Lionel Messi

Luz

Entre los diez o los cien o los mil, lo detectas eligiendo esos cantos que no parecen hechos para la tribuna porque lo que dicen es que la vida brilla. Le preguntás por qué. Él, uno cualquiera, no explica largo. Sólo responde: “¿Lo viste a Messi? Le canto a Messi: Messi es la luz”. Y, entre diez, entre cien, entre mil, sigue cantando luces. Dale, date el gusto, cantá luces y cantá Messi, cantá con él también contigo.

Ciudad de México, 4 de diciembre (MaremotoM).-  1) Hay diez o hay cien o hay mil que alrededor le truenan “Vamos vamos Argentina”, pero él, uno cualquiera, en medio de esos diez o cien o mil, sonríe como todos y canta distinto. Canta a Los Enanitos Verdes, mirá vos: “Porque puedo ser luz de noche, ser luz de día/ frenar el mundo por un segundo/ y que me digas cuanto querías/ que esto pasara una vez más y otra vez más”.

2) Hay diez o hay cien o hay mil que alrededor le vociferan “Volveremo’ a ser campeones como en el 86”, pero él, uno cualquiera, con la camiseta de celeste y blanco como esos diez o cien o mil, palpita como todos y canta distinto. Canta al Flaco Spinetta, fijate vos: “Dale luz al instante/ y que el cielo le responda al mar/ dale luz, luz, luz”.

3) Hay diez o hay cien o hay mil que alrededor le desafinan “Que de la mano de Leo Messi”, pero él, uno cualquiera, en medio de esos diez o cien o mil, se abraza como todos y con todos y canta distinto. Canta a Fito Páez, oílo vos: “Todo lo que diga está de más/ las luces siempre encienden en el alma“.

Te puede interesar:  Desnutrición, enfermedades y olvido: La tragedia yanomami que moviliza al Gobierno de Lula en Brasil
Lionel Messi
Lionel Messi. Foto: Cortesía Facebook

4) Hay diez o hay cien o hay mil que alrededor le braman “Argentina, carajo”, pero él, uno cualquiera, con mucha Argentina por soltar y con mucho carajo por pronunciar, en medio de esos diez o cien o mil, se entusiasma igual que todos y canta distinto. Canta a Daniel Reguera, temblá vos: “Quiero ser luz y quedarme”.

5) Hay diez o hay cien o hay mil que alrededor le gritan diez o cien o mil veces más los dos goles de la victoria de la Selección frente a Australia, pero él, uno cualquiera, se vuelve más loco que todos y canta distinto. Canta a Los Piojos, tomá vos: “Y no te asustes si me río como un loco/ es necesario que a veces sea así/ será la vida que siempre nos pega un poco/ nos encandila con lo que está por venir”.

6) Entre los diez o los cien o los mil, lo detectas eligiendo esos cantos que no parecen hechos para la tribuna porque lo que dicen es que la vida brilla. Le preguntás por qué. Él, uno cualquiera, no explica largo. Sólo responde: “¿Lo viste a Messi? Le canto a Messi: Messi es la luz”. Y, entre diez, entre cien, entre mil, sigue cantando luces. Dale, date el gusto, cantá luces y cantá Messi, cantá con él también contigo.

Comments are closed.