Mariana Carrizo

Mariana Carrizo: “A la copla la llevo en la sangre”

Viene del norte de Argentina, un país esencial y folclórico que poco se conoce en México. Tiene una voz y una interpretación prodigiosa. Hay que escucharla.

Ciudad de México, 10 de mayo (MaremotoM).- Mariana Carrizo (1975) viene de Argentina. Pero decir que viene de ese país, no significa que traiga lo que ese país enciende o materializa. Sin embargo, la coplera nacida en Salta, en los Valles Calchaquíes, tiene en su voz toda la fuerza del canto de su cultura.

Ferviente luchadora de la preservación y revalorización del Canto Ancestral de la Copla, los derechos de la mujer y los más débiles, posee la prestancia de quien se sabe auténtica, la que no está vendiendo espejitos de colores.

Cuando le hablamos de Soledad, de Luciano Pereyra, de Abel Pintos, de esos que creen desconocer el folclore cuando llegan a México, porque lo que quieren es pegarse a la balada, a la canción pop, se muestra sorprendida. No hace ningún juicio sobre sus colegas, pero ella es distinta.

Incluso le recordamos a Leda Valladares (1919-2012) y enseguida se encarga de aclarar que fue una investigadora sobre la copla que Mariana Carrizo lleva en la sangre.

Mañana canta en el Festival Internacional 5 de mayo en Puebla y esta es la conversación mantenida con ella.

https://www.youtube.com/watch?v=kEhdZ1xd3Fc

–¿Tienes alguna relación con Leda Valladares?

–Yo vengo de adentro de la cultura que ella fue a investigar. Todo ese acervo que pudo poner en su trabajo muy bonito, yo lo tengo desde niña, desde la panza de mi madre, lo tengo incorporado en mi memoria colectiva. Cuando uno vive dentro de ese lugar, lo lleva en la sangre.

–¿De qué parte eres?

–Del Norte de Argentina, de la provincia de Salta, de un pueblo que se llama Angastaco, de los Valles Calchaquíes.

–El folclore argentino para México es muy exótico. Luciano Pereyra, Abel Pintos, dejaron el folclore, sobre todo viniendo para México

–Ellos hacen canciones de la música folclórica. Se ponen nerviosos cuando les hablan del folclore. El folclore argentino tiene sus momentos y sus regiones. Argentina es un país netamente folclórico. El tango es el folclore de Buenos Aires. La que está primero en la gente es la música folclórica, durante todo el año hay festivales de todo el folclore por toda la República. Está el Chaqueño Palavecino, que es un artista folclórico, que salió de su propuesta del Chaco, una cultura muy sencilla desde el lado técnico musical, una propuesta campesina. Nunca se salió de ese estilo, de esa esencia.

Mariana Carrizo
Es fuerte venir a México a hacer folclore, dice Mariana Carrizo. Foto: Cortesía

–Para afuera se conoce poco

–Es fuerte venir a México a hacer folclore. Hoy venía pensando en junio voy a ir a Europa, voy a ir al norte de Suecia, donde ahora hace frío y pienso qué loco, en esos lugares uno se aferra más a la raíz de uno. Lo que canto son las coplas, que es una expresión de una cultura viva, una cultura milenaria. Por ejemplo, los trabajos de recopilación de Leda Valladares me conmueven, porque creo que fue la única persona de la gente que no pertenece a esa cultura que hizo un trabajo de estudio, pero también estuvo la artista. Ella es una artista e intentó cantar copla. Ella contó de una manera muy cercana a lo que es, porque me resulta muy difícil contar lo que es la copla, es abrirte y mostrar tus tripas.

Te puede interesar:  El sol candente de Ozono, la novela de Laetitia Thollot

–La copla, de hecho, no es tan popular en Argentina. Antes está la chacarera, el malambo…

–Sí, es cierto. Me pasa tener diferencias con mis colegas, porque ellos están muy lejos de la copla, aunque no se dan cuenta de que la copla está dentro de las canciones que ellos cantan. Siempre Peteco Carabajal cuando canta conmigo dice: aquí está quien canta el verdadero folclore. Yo soy en esa copla el pueblo que está marginado y que canta la vida en esos cuatro versos.

–¿Tú defenderías la pureza del folclore? ¿Cómo te llevas con los festivales?

–Es una batalla constante. Lo fui descubriendo a medida que fui creciendo, me tocó vivir en carne propia ser excluida de los festivales y conciertos tanto por los colegas como por los organizadores. Porque cantaba copla, que a la gente no le gusta. Me eché al hombro varios encuentros de copleros de muchas provincias, en el trayecto de la producción, toparme con miles de cosas obtusas que a causa de esas ignorancias se excluye al coplero. Es triste ver a los viejitos copleros dependiendo de mí. Todo lo que está vivo tiene un alma y merece respeto.

–Eres muy popular, el tema por el que luchaste está dando resultados

–Sí, totalmente. Hoy tengo un lugar en la Argentina muy consolidado. Me he aguantado las consecuencias de lo que significaba y este arte es de resistencia. He resistido. Yo podría hacer covers de folclore, sería mucho más fácil.

–¿Este arte de resistencia se parece un poco al flamenco, a esas músicas populares de los países?

–Sí, el tema es la música de raíz profunda. Es como el canto primario de las emociones que fueron causadas en un formato. La mayoría de las coplas son cuartetas, el corazón del arte son las personas que lo interpretan a modo de subsistencia. La copla es la alegría de la vida.

–¿Cómo es tu espectáculo?

–Varía mucho. No es un espectáculo para saltar, sino uno muy emotivo. Vengo en un formato acústico, tengo un par de músicos que me acompañan en algunas canciones. Canto algunas canciones tradicionales del folclore como de Atahualpa Yupanqui, la canción de “Doña Ubenza”, un tema que es un relato musical, fundamentalmente para la mujer. Canto sola, una parte muy interactuada, la impronta que tengo es el hecho de poder conectar con la gente, contarles lo que estoy cantando. Me gustan las cosas serias y las divertidas. Voy a cantar en el Festival 5 de mayo, en Puebla.

Comments are closed.