Martin Scorsese, el migrante que filma

¿Este hombre irlandés que es De Niro, es también una respuesta a aquel filme que tiene 17 años? Ese hombre condecorado con la Legión de honor francesa, entre muchísimos premios que tiene está viendo como su Nueva York ya no hay irlandeses, ya no es la ciudad que fundaron los Judas, esos ladrones buenos que fundaron un lugar indestructible, que poco a poco fue abandonando sus firmes escenarios.

Ciudad de México, 3 de enero (MaremotoM).- El irlandés, esa nueva película de Martin Scorsese (1942) nos obliga a pensar no sólo en ese filme, sino en toda la producción del gran cineasta.

Una de las cosas para analizar a propósito de esa historia protagonizada por Robert de Niro y Joe Pesci es el tema del tiempo.

Cuando Martin estuvo en México, en 2003, presentaba por entonces Pandillas de Nueva York, un filme donde el exquisito Daniel Day Lewis hacía de un carnicero impiadoso, con el peinado tan grasiento que cuando terminó el rodaje el actor se afeitó completamente.

Martin Scorsese habló entonces de cómo “los buenos ladrones, los que como Judas tuvieron que hacer la tarea más difícil, delinquir porque no les quedaba opción y, de paso, ir formando la nación que luego se convirtió en los Estados Unidos”.

Ambientado en 1860, el filme contaba el nacimiento de la ciudad de Nueva York cuando grupos de corte mafioso intentaban adueñarse de ella. Scorsese utiliza este telón de fondo para contar la historia de la entonces Nueva Amsterdam, a través de un duro chico irlandés de la calle (Leonardo DiCaprio) que busca vengar la muerte de su padre, asesinado por Bill (Daniel Day-Lewis), apodado “el Carnicero”.

El director de Taxi Driver y New York, New York, entre otras sagas neoyorquinas, tardó 30 años en ver cumplido el sueño de filmar el libro de Herbert Asbury que leyó en 1970 y destacó el privilegio de haber trabajado con un actor de la talla de Day-Lewis, quien salió de su retiro en Florencia para trabajar a las órdenes de Scorsese. “Daniel y yo habíamos desarrollado una interesante relación cuando hicimos La edad de la inocencia. El es un actor metódico, que se queda con el personaje hasta que la filmación termina. Interpretar a un psicópata que casi no se controla debe haber sido más difícil para él que para un actor que se desprende del personaje después de cada toma”, explicó Scorsese. “Fuera del set, Daniel hablaba como ‘el carnicero’ Bill, se movía como él, caminaba como él”, agregó divertido.

¿Este hombre irlandés que es De Niro, es también una respuesta a aquel filme que tiene 17 años? Martin Scorsese, condecorado con la Legión de honor francesa, entre muchísimos premios que tiene está viendo como su Nueva York ya no hay irlandeses, ya no es la ciudad que fundaron los Judas, esos ladrones buenos que fundaron un lugar indestructible, que poco a poco fue abandonando sus firmes escenarios.

Te puede interesar:  La música tradicional perdura en el tiempo: Pablo Gómez Molina

Donald Trump va “contra la idea básica de lo que es Estados Unidos desde su fundación y si se hubiese empezado a aplicar en 1909, yo no estaría aquí”, fue lo que dijo en la conferencia de prensa antes de recibir el Premio Princesa de Asturias de las Artes como renovador y figura indiscutible del cine estadounidense.

“Había personas mayores, emigrantes antiguos, que venían de Sicilia y que estaban muriendo, luego mis padres en medio y nosotros que ya nos convertimos en estadounidenses”, recordó.

Martin Scorsese
Scorsese, con Pacino y de Niro. Foto: Cortesía

MARTIN SCORSESE, UN HIJO DE MIGRANTES

Es de Flushing, New York, quiso ser sacerdote, aunque se sintió atraído por el cine desde muy joven. Su padre era planchador de pantalones y ambos trabajaron en varias películas, no sólo como extras, sino que su madre era la proveedora oficial de comida en todas las producciones de Scorsese, mientras su padre colaboraba en el vestuario. Scorsese asistió a la Universidad de Nueva York, obteniendo una licenciatura en la escuela de cine en 1964 y una maestría en la misma disciplina en 1966.

Su preocupación en estos momentos son los migrantes a quienes no se deja entrar a los Estados Unidos. Recuerda que “en la Estatua de la Libertad está grabado el lema Traednos a quienes no tienen casa” y evocó que en Gangs of New York “retraté el odio contra los irlandeses en Estados Unidos en el siglo XIX, ante el temor a su obediencia al Papa en un país que nació sobre la base de la separación Iglesia-Estado”.

New York, New York, la inolvidable película con Robert de Niro y Liza Minelli fue un fracaso de taquilla, pero tuvo un éxito en la canción homónima cantada por Frank Sinatra.

Con De Niro y con Paul Schrader hizo Toro salvaje en blanco y negro, otro gran fracaso comercial (aunque un Oscar para Robert), pero afianzó nuevamente a Scorsese en el podio de los realizadores más poderosos del panorama estadounidense.

Hizo Buenos muchachos, hizo La última tentación de Cristo, hizo Casino. Hoy hace El irlandés, como una vuelta de tuerca a su obra, donde la vejez, el paso del tiempo y los nuevos paradigmas que gobiernan el mundo están muy lejos de su universo.

Comments are closed.