Juan Del Val

“Me interesaba mucho hacer una novela que tuviera que ver con las apariencias”: Juan del Val

Me interesa mucho lo que pasa por encima de lo que se ve. Estamos todo el tiempo pendientes de lo que el otro ve en nosotros. A veces se nos olvida de lo que realmente nos pasa. Eso se ve en las redes sociales, lo que se muestra es una vida de alegría o de belleza o de satisfacción que luego no se corresponde con la realidad. Tener una casa más grande, un buen auto, una buena posición económica y al final cuando exploras ves un gran vacío y mucha inseguridad.

Ciudad de México, 17 de octubre (MaremotoM).- Juan del Val (Madrid, 1970) hace la labor de testigo o quizás de detective teniendo como slogan la frase de la editorial Planeta: “En Delparaíso todo parecía idílico y perfecto. Hasta que Juan del Val nos ha abierto las puertas: pasen y vean”.

Delparaíso, que es la quinta novela del autor, se parece un poco a la de Claudia Piñeiro, esas prisiones cerradas donde la escritora argentina hablaba de los habitantes del country (Las viudas de los jueves) y da a cada uno de ellos características a veces inhumanas o salidas de ese entorno privilegiado, pero que al mismo tiempo funciona como una cárcel.

Se lo digo a Del Val y menciona que no soy la primera que se lo marco, aunque en Delparaíso es un edificio cerrado, pero en el centro de la ciudad. ¿Los derechistas de Madrid viven ahí? Bueno, no es un escritor que haga crítica social ni denuncie las ideologías de sus personajes, antes más bien deja que el lector complete la historia y saque sus propias conclusiones.

Juan del Val
Delparaíso, editada por Planeta. Foto: Cortesía

Juan del Val ha trabajado en obras (de construcción, no de teatro), en periódicos, en revistas, en radio y en televisión; director, productor, guionista y presentador, comenzó su andadura profesional en Radio Nacional de España en 1992 y desde entonces ha desempeñado su labor en TVE, Antena 3, Telecinco, Canal 9, Onda Cero y Melodía FM. En la actualidad es guionista y colaborador de El Hormiguero.

Escribió Para Ana de tu muerto, Lo inevitable del amor, Parece mentira y Candela, con la que recibió el Premio Primavera de Novela en 2019.

ENTREVISTA EN VIDEO A JUAN DEL VAL

–Esta cosa de aislarnos me parece que es la esencia de Delparaíso

–Yo creo que Delparaíso habla de muchas cosas. Algunas personas me comentan que es una novela que tiene cierta crítica social. A mí que no me gusta juzgar, me parece que sí hay un retrato de cómo está la sociedad hoy. Me interesaba mucho hacer una novela que tuviera que ver con las apariencias. Me interesaba mucho hacer una novela en lo que contara lo que realmente pasa, mucho más allá del lujo y de ese edificio inexpugnable. Es una novela en la que intento ir a la esencia de las cosas que pasan.

–Claudia Piñeiro hizo una novela sobre el vivir en los countrys, esos barrios también inexpugnables de Argentina

–Me han hecho esta misma referencia y creo que tiene algo que ver. Hay algo también universal y que es perfectamente reconocible en cualquier lugar del mundo. Cierto que hay mucho aislamiento de los personajes que buscan protección. Lo que al final es que terminamos viendo es que esa protección es aparente.

–Hablas del tema de la apariencia y estamos todo el tiempo al servicio del otro

Te puede interesar:  CAPITAL MUNDIAL DEL LIBRO | Primer Magno Remate de Libros

–Esta es una de las esencias de la novela. Me interesa mucho lo que pasa por encima de lo que se ve. Estamos todo el tiempo pendientes de lo que el otro ve en nosotros. A veces se nos olvida de lo que realmente nos pasa. Eso se ve en las redes sociales, lo que se muestra es una vida de alegría o de belleza o de satisfacción que luego no se corresponde con la realidad. Tener una casa más grande, un buen auto, una buena posición económica y al final cuando exploras ves un gran vacío y mucha inseguridad.

Juan Del Val
Yo diferencio mucho lo que es la televisión de lo que es literatura. Foto: Cortesía

–¿Qué pasa en El Hormiguero?

–Es que me presento polémico. Yo entiendo a esta sección como una parte de humor. Yo diferencio mucho lo que es la televisión de lo que es literatura. Independientemente de que para mí la risa tiene que estar en casi todo. No solo soy tertuliano en El Hormiguero, sino que también soy guionista y como escritor le pongo toda mi alma y todo mi conocimiento a la literatura. Las dos actividades, muy satisfactorias.

–Tus libros están más vistos ahora

–Hay algo sobre esto que me parece interesante. Cuando sales en TV, eso es muy bueno para que una novela se conozca y eso va a hacer que la gente se interese por el libro. Es algo positivo. Luego, por otra parte, tiene algo muy curioso, que cuando sales en la televisión, de repente en el mundo de las letras parece que no te toman enserio como autor. Hay veces que para poder escribir y contar cosas interesantes tienes que andar por la vida con cara de serio. Tiene que ver con las apariencias.

–También es cierto que por el coronavirus hay necesidad de promover el libro

–También te diré que en el sector del libro todo el mundo se queja todo el tiempo. Al mundo del papel no le ha venido nada mal el coronavirus. En España la epidemia le ha dado cierta salud al libro. Ahora bien, qué bueno que la gente pueda promocionar su libro, en cualquier lado. A mí que alguien se compre un libro es una buena noticia para todo el mundo. Alguien se compra un libro y es un acto que tiene cierta magia.

–Estará contento el reciente Premio Nobel Abdulrazak Gurnah, que no lo conocía nadie y ahora a comprar sus libros

–Sí, claro, por supuesto que yo no lo conocía y pues ahora nos interesaremos. ¡Qué maravilla! Es una enorme medida de publicidad ganar el Nobel, con todos mis respetos.

Juan Del Val
Al mundo del papel no le ha venido nada mal el coronavirus. Foto. Cortesía

–¿Cuál es su personaje favorito de Delparaíso?

–Yo tengo debilidad por dos personajes. Por Mayte, la señora mayor que tiene una mirada global y lúcida y también por Mijail, el obrero migrante y sordo. Detesto profundamente a Pascual. No me gusta nunca construir personajes demasiado lineales, pero Pascual es un miserable completamente. Es lo peor, pero esas personas existen. Todos nos parecemos a menudo a ese que no queremos ser. Todos tenemos un poco de Pascual.

–Hay partes muy eróticas, lo que es difícil escribir

–Siempre me comentan con que escribo bastante sexo. El sexo es imprescindible porque el sexo y el no sexo dan mucha información sobre un personaje.

Comments are closed.