Mentiría si dijera que hay un día en la vida que me levante quejándome por tener que ir a dibujar: Horacio Altuna

A sus 79 años, Horacio Altuna dice que no puede hacer otra cosa más que dibujar y describe a Hot L.A., el cómic que acaba de editar el FCE, como algo “demasiado vigente”.

Ciudad de México, 12 de marzo (MaremotoM).- Entrevistar al dibujante Horacio Altuna es para nosotros los argentinos casi entrevistar a un prócer. Creador de El Loco Chávez y Gran Premio del Salón del Cómic de Barcelona, está convencido de que los lectores crecientes en torno al cómic lo representan personas más grandes, que ya no está captada sólo por los jóvenes.

Es cierto, durante mucho tiempo las novelas gráficas fueron consideradas un género menor de la literatura y luego, con su auge, se convirtieron en ejemplares de culto y se vendieron a precios inaccesibles para la mayoría de los lectores, por esto el Fondo de Cultura Económica (FCE) decidió añadir a su catálogo dentro de la colección Popular, títulos y autores emblemáticos de la narrativa gráfica.

A sus 79 años, Horacio Altuna dice que no puede hacer otra cosa más que dibujar y describe a Hot L.A., el cómic que acaba de editar el FCE, como algo “demasiado vigente”.

Hot L.A. describe cómo el objetivo común de pelear contra el racismo y la injusticia logra hacer a un lado la rivalidad entre dos pandillas emblemáticas, los Creeds y los Bloods. Eso sucedió en Los Ángeles en 1992 como consecuencia de la brutalidad policiaca en el arresto del taxista afroestadunidense Rodney King, las protestas se desbordaron y debió intervenir la Guardia Nacional.

Horacio Altuna
A 85 pesos el cómic de Horacio Altuna, editado por el FCE. Foto: Cortesía

Tras seis días de enfrentamientos hubo un saldo de 63 muertos, más de dos mil heridos, siete mil incendios provocados y tres mil cien establecimientos con daños. Se trata de una historia que, desgracia, tiene una candente actualidad puesta ahora de manifiesto por el movimiento Black Lives Matter.

Hot L.A., que tendrá un precios de sólo 85 pesos, enlaza cuatro historias breves y contundentes sobre cómo el conflicto trasciende las diferencias raciales para dejar que los matices queden al descubierto en un entorno permeado por la violencia.

Horacio Altuna (Córdoba, Argentina, 1941) es uno de los grandes narradores mundiales de la historieta y la novela gráfica, comenzó su colaboración con el guionista Carlos Trillo en su serie El Loco Chávez, cómic que fue premiado en 1979 como mejor tira diaria argentina.  En 2012, obtuvo el Premio Konex. Entre sus obras maestras se encuentran Tragaperras y Chances.

El tercer título que está por salir a librerías es Los escorpiones del desierto, una magistral obra de Hugo Pratt, sin duda uno de los pilares de la narrativa gráfica, donde a manera de diario de guerra, un polaco judío narra las vicisitudes de un escuadrón de aguerridos combatientes contra los nazis. Se trata de una historia que transita de la seriedad al humor, propia para un lector que guste de la complejidad y la ambigüedad.

“El cómic siempre ha sido una lectura juvenil. Lo bueno que tiene ahora es que el espectro del universo del lector de cómics se ha agrandado un poco. Aborda temáticas más adultas, va acompañando el desarrollo del individuo. El tipo que antes leía Spider Man a los 15, a los 30 no tenía ya nada que leer”, dice Horacio Altuna en una entrevista por zoom.

Te puede interesar:  El primer día de la Feria, una infausta noticia: Muere Almudena Grandes

“Yo no podría hacer otra cosa en mi vida. Si te tengo que decir la verdad mentiría si dijera que hay un día en la vida que me levante quejándome por tener que ir a dibujar. Me encanta esto que hago y tengo la fortuna de poder vivir de esto”, afirma.

Horacio Altuna
Hot L.A. plantea el tema de los inmigrantes y de los negros. Foto: Cortesía

Hot L.A. plantea el tema de los inmigrantes y de los negros. Es un trabajo que tiene 30 años y sin embargo sigue vigente. “Al cabo de 30 años la realidad es recurrente, hay los mismos conflictos raciales, los mismos problemas de clase y de raza y además es a nivel planetario. En los Estados Unidos ya lleva dos largos siglos de existencia el problema racial”, afirma Altuna.

“Cada vez hay más muros, más murallas y si no se las inventan. El mar es el principal muro que encuentran los migrantes en Europa. Esto que sucede es terrible, pero no ha cambiado nada. Soy escéptico en que yo pueda ver algún cambio en lo que me queda de vida”, agrega.

“El mundo desarrollado acopia vacunas y los países desarrollados hacen lo mismo y el Tercer Mundo sufre un montón para conseguir vacunas”, expresa.

¿Qué pensará Horacio Altuna sobre el futuro?

“La gente joven, mis hijos, es probable que no mejoren la calidad de vida que he tenido yo. Y los más jóvenes no mejorarán el horizonte de hoy. Es muy terrible lo que pasa, es muy desalentador. Ahora, gran parte de la juventud, pensará en cambiar el mundo, pero no sé si estarán en las corrientes que había hace 40 años”, expresa.

¿El pasado fue mejor, entonces?

“No quiero pensar eso. Han mejorado cosas hoy, en tecnología, en ciencia, en salud, pero no ha mejorado la decencia del ser humano. El poder económico, el mercado, es el que manda. El futuro está en manos de la gente joven, pero la gente joven no sé si tiene en claro que tiene en sus manos ese futuro”, afirma.

Horacio Altuna
Han mejorado cosas hoy, en tecnología, en ciencia, en salud, pero no ha mejorado la decencia del ser humano. Foto: Cortesía

“Cuando yo dibuje Hot LA me gustaron los dibujos, pero como soy un perfeccionista ahora le encuentro defectos. Lo que si me gusta es lo que quise decir con la historia. Eso que ha pasado hace 30 años, ha vuelto a pasar otra vez recientemente. El problema es recurrente, lo que quise hacer en ese momento es hacerla lo más universal posible, lo que me daba de pensar esa rebelión que había sucedido”, expresa.

“Una de las cosas buenas que tiene esta época es precisamente la difusión. Cuando hacíamos antes un trabajo teníamos que ir a la editorial cercana para publicar, hoy está el universo al alcance de cualquier colega joven que quiera mostrar su trabajo. La desventaja de hoy es que pagan mucho menos”, agrega.

Comments are closed.