Mercedes Barcha

Mercedes Barcha Pardo, ejemplar de su tiempo

Ciudad de México, 16 de agosto (MaremotoM).- Mercedes Barcha Pardo, mujer alegre, inteligente, discreta y elegante, como afirman sus amigos, nació en una familia de ganaderos en Bolívar, Colombia, en 1932 y falleció el sábado 15 de agosto en la Ciudad de México. Desde la infancia, su rostro eclipsó a uno de los escritores más famosos de América Latina, Gabriel García Márquez, de quien fue compañera y su principal apoyo.

Sus parientes y amigos la describen como una gran conversadora, que opinaba con facilidad, no obstante, de ella, se ha sabido únicamente lo que ha querido que se sepa: que ha sido, como dice, buena esposa y buena madre; que ha acompañado a García Márquez en las buenas y en las malas, cita un texto de Héctor Feliciano para la Fundación Gabo, de la cual Mercedes Barcha asumió la presidencia de honor de la Junta Directiva en 2012, tras el deceso de su esposo.

Mercedes Barcha
Mercedes Barcha, la esposa de Gabriel García Márquez. Foto: Cortesía

“Hoy la despedimos, agradeciéndole su cariño, apoyo y paciencia en los más de 25 años que ha tomado el desarrollo de la Fundación Gabo. Querida Mercedes, que fuiste polo a tierra, jamás te olvidaremos. Tu recuerdo nos inspirará”, afirmó Abello Banfi, director general y cofundador de la Fundación Gabo.

Fue en Colombia donde Gabriel García vio a quien sería su esposa, considerada por muchos de una belleza sorprendente de ascendencia egipcia, se conocieron cuando ella tenía 9 años de edad y él 13. La propuesta de matrimonio llegó cuatro años después y se casaron en 1958 en Barranquilla, Colombia.

Gabriel Torres García, sobrino del premio Nobel de Literatura, confirmó el deceso de Barcha Pardo (6 de noviembre, 1932-15 de agosto, 2020), acaecido en su domicilio de la Ciudad de México.

Te puede interesar:  El único eclipse solar total del 2021 tendrá lugar este fin de semana

Mercedes Barcha y El Gabo, como se le conoció al escritor colombiano radicado en México, duraron 56 años casados, desde 1958 hasta el 17 de abril de 2014, cuando él falleció a los 87 años.

Mercedes Barcha Pardo asumió siempre, divertida y jovial, su papel de imprescindible compañera de vida del Nobel de Literatura 1982. Sin ella, lo dijo el escritor, dedicarse a escribir no hubiera sido posible, destaca el apoyo que le dio para la publicación de su más grande obra Cien años de soledad.

“Sin Mercedes no habría llegado a escribir el libro. Ella se hizo cargo de la situación. Yo había comprado meses atrás un automóvil. Lo empeñé y le di a ella la plata calculando que nos alcanzaría para vivir unos seis meses. Pero yo duré año y medio escribiendo el libro. Cuando el dinero se acabó, ella no me dijo nada. Logró, no sé cómo, que el carnicero le fiara la carne, el panadero el pan y que el dueño del apartamento nos esperara nueve meses para pagarle el alquiler. Se ocupó de todo sin que yo lo supiera: inclusive de traerme cada cierto tiempo quinientas hojas de papel. Nunca faltaron aquellas quinientas hojas. Fue ella la que, una vez terminado el libro, puso el manuscrito en el correo para enviárselo a la Editorial Sudamericana”, llegó a decir sobre ella el autor.

Le sobreviven sus hijos Gonzalo y Rodrigo García Barcha.

Comments are closed.