Merry MacMasters, la reportera que recibe un premio y deja de “ser anónima”

La especialista en Artes Visuales de la sección Cultura de La Jornada, recibió el Premio Nacional de Periodismo Filey 2019 y se lo dedicó a sus compañeros.

Mérida, 19 de marzo (MaremotoM).- Merry MacMasters nació en Nueva York y todavía tiene las erres “americanizadas”, como una herencia de su padre, que era periodista y que deseaba que ella también lo fuera.

Su columna  “Recuerdos del son” apareció por primera vez el 19 de diciembre de 1983 en La Jornada y aunque ha cubierto todos los temas, la trayectoria de la pintora Remedios Varo forma parte de sus grandes logros.

Ha entrevistado a personalidades como Rufino Tamayo, Vicente Rojo, Manuel Felguérez, Francisco Toledo, entre otros y su premio lo vive como algo que es propio para alguien que “siempre es anónimo” y que nunca recibe ni los saludos.

Premio Nacional de Periodismo que otorga la Feria Internacional de la Lectura (Filey) 2019, Merry MacMasters dedica su galardón a sus compañeros, entre ellos el gran jefe Pablo Espinosa.

–Es una labor humana y técnica, pero pocas veces los periodistas reciben premios

–Sí, es así. Fui periodista por insistencia de mi padre, siempre quiso que yo fuera periodista. Tuve oportunidad de estar en un medio y de ahí hacia adelante. Trabajo en La Jornada.

­–¿Cómo es tu labor?

–Estoy en la sección cultural, soy reportera, cubro de todo, pero estoy especializada en Artes Visuales, porque estudié la carrera de Historia del Arte y cuando saben eso, entonces me dicen que debo cubrir esa fuente. El gran problema es que los periodistas culturales no están especializados, pues no tienen cómo. Hay personas que les gusta mucho la literatura, pero las demás disciplinas es muy difícil.

–¿Cómo ves el arte mexicano?

–Soy reportera y no entro en conflicto con eso. Me gusta el arte bien hecho, tengo ojo para eso y me doy cuenta si el artista es serio, es lo que más me importa. No me gusta que juegue y me encanta verlo comprometido con lo que está haciendo. Hay que apoyarlos. No los juzgo, todos son muy diferentes. Los reporteo mucho.

Te puede interesar:  La novela y el humor materializan el duelo: Franco Félix, autor de La lengua dormida

­­–¿Has visto crecimiento en las artes plásticas mexicanas en los últimos años?

–Es impresionante. Hay una cantidad de galerías, la misma feria de arte Zona Maco ha propiciado un crecimiento hacia las artes visuales, no quiere decir que todos lo entiendan, pero quieren saber de qué se trata.

­–¿A través de tus notas la gente ha ido aprendiendo de artes plásticas?

–Bueno, tengo un caso. Cuando aún vivía Juan Soriano, yo cubría todo lo que hacía. Uno hace su trabajo y no piensa en otra cosa. Unos años después de él ya fallecido, un señor se me acercó y me dijo: -Gracias a usted y todo lo que publicó sobre Juan Soriano yo me puse a hacer una investigación sobre él.

­–Extrañamente los periodistas reciben esa devolución

–Es cierto. Me acuerdo una vez que iban a ser los 150 años del fallecimiento de Posadas y queríamos un texto. Yo se lo pedí a un académico, no, qué barbaridad, me lo tiene que pedir con mucho tiempo, estoy muy ocupado…yo sólo le pedía unas 40 líneas, así que lo hice yo (risas).

­–¿Qué cosas recuerdas haber cubierto para La Jornada?

–Tuve la fortuna de cubrir todo el litigio de los cuadros de Remedios Varo, que el viudo le había donado al INBA y estaba en comodato con el Museo de Arte Moderno. Luego la sobrina tuvo oportunidad de reclamarla como herencia, fue un litigio largo y yo lo cubrí todo.

­–Has ganado el Segundo Premio Filey 2019…

–Y estoy muy contenta. Es un premio que está dirigido a reporteros en activo, no toma en cuenta a columnistas ni a colaboradores y nuestro trabajo está bastante ignorado. Inclusive los lectores leen la nota, si bien nos va, pero jamás se fijan en la firma. Somos anónimos. Cuando me avisaron del premio, me dio muchísimo gusto. Se los dedico a mis compañeros.

Comments are closed.