Messi jugó para 8 puntos en un equipo que jugaba para 2

Buenos Aires, 25 de marzo (MaremotoM).- Me fatigan los cráneos de nick, maní, birra y sentencias al revoleo.

Los presuntos campeones mundiales de los 280 caracteres.

Los opinadores seriales que andan por las redes sin conocer la cara de un concepto.

Los pescados que andan por la vida dichosos en el océano de la crueldad.

Los repetidores de naderías.

Los perezosos con aire de superados.

Los que encuentran en los hechos sólo lo que han ido a buscar.

Los que pretenden vender como plato gourmet de una idea lo que no es más que un guiso de ternerita, sin ternerita, sin papas… y recalentado.

No soy quien para defender a Messi. Ahí está la biografía de Messi, con sus sí y con sus no, a mano de quien quiera, pueda y sepa mensurarla.

Te puede interesar:  Irán

Pero nadie, ningún cultor de las las parroquias aludidas, me sacará de la cabeza que en el primer tiempo de ayer Messi jugó para 8 puntos en un equipo que jugaba para 2.

Que jugó para todos cuando sus compañeros, ni uno, jugaba para él, ni siquiera con él.

Messi predicó en el desierto.

Y soportó el aturdimiento de un rejunte de abejas chocadoras, tibias y blandas para peor, dirigidas por un tipo, Scaloni, que pretende explicar a los beduinos de qué se trata un camello.

Comments are closed.