Los mejores cuentos

¡México cuenta el mundo con una joya literaria propia! 10 libros de cuentos maravillosos

Tendremos que formalizarnos como el escudo de este género, teniendo en cuenta que este año han salido unos libros inolvidables y que han sostenido el inicio de autores como Hiram Ruvalcaba o la eterna cuentista Elma Correa.

Ciudad de México, 27 de diciembre (MaremotoM).- Este es el país del cuento o el continente o aquí miramos todo desde esa joya literaria donde todo es un círculo y donde muchas veces no se alcanza a definir el final.

Tendremos que formalizarnos como el escudo de este género, teniendo en cuenta que este año han salido unos libros inolvidables y que han sostenido el inicio de autores como Hiram Ruvalcaba o la eterna cuentista Elma Correa.

Ambos son de adentro de México. No han tenido que venir a los dimes y diretes de la ciudad para ser reconocidos como unos grandes escritores.

Yael Weiss ha sacado su segundo libro de cuentos luego de los grandes elogios de Hematoma (2019) y ahora disfrutamos Las cicadas, ambos por Elefanta Editorial.

Roberto Abad ha sacado un exquisito libro de cuentos sobre ciencia ficción o sobre algo parecido, que a veces parece una novela y a veces no, por Paraíso Perdido.

Ana García Bergua ha dirimido unos personajes íntimos y medianos para hacer su gran Leer en los aviones (ERA) y Viridiana Carrillo, de Sinaloa, ha sacado su libro de cuentos Antes del juego, un trabajo que nos permite pensar en una buena escritora.

Hiram Ruvalcaba
Uno de los mejores libros de este año. Foto: Cortesía

1

Padres sin hijos, de Hiram Ruvalcaba (UANL)

A veces llega un libro a la Redacción que nos vuela la cabeza. Como este Padres sin hijos (UANL), de Hiram Ruvalcaba (Que no es nada de Eusebio, nuestro recordado escritor), donde la verdad y la destreza literaria se hacen juego para tener siempre atento al lector.

Le digo que me hace acordar a Canción de tumba, de Julián Herbert, aunque aquella es una novela, en el sentido de clavar los dientes en aquellas cosas que no siempre queremos ver y sentir.

Antonio Ortuño
Un libro editado por Página de Espuma. Foto: Cortesía

2

Esbirros, de Antonio Ortuño (Páginas de Espuma)

Son cuentos, además, con finales abiertos. “Me gusta mucho el efecto de un personaje que está de pie en una playa y hay una ola enorme a punto de golpearlo y el cuento se detiene antes de que la ola lo golpee. Creo que la narrativa finalmente aborda el conflicto, la crisis, me gusta retratar esos momentos críticos sin que necesariamente haya soluciones de continuidad”, expresa.

Luis Muñoz Oliveira
Luis Muñoz Oliveira y Dharma Books, unidos por segunda vez. Foto: Cortesía

3

El mismo polvo, de Luis Muñoz Oliveira  (Dharma Books)

“Los hoteles son efectivamente un no lugar, sobre todo los internacionales y cuando son hoteles pequeños en ciudades no tan acostumbradas al turismo, igual suelen ser bastante genéricos. Hay gente que vivía en hoteles, eso nunca me ha pasado por la cabeza. Era más común antes. Los hoteles son lugares de paso, ahora en la pandemia no sé cómo lo hacen los hoteles”, dice Luis Muñoz Oliveira.

Alberto Chimal

4

La saga del viajero del tiempo, de Alberto Chimal (UANL)

Ahora, todos esos microrrelatos aparecen en Libros UNAM, titulados La saga del viajero del tiempo. Se basa, por supuesto, en el protagonista de La máquina del tiempo, de H. G. Wells y estas pequeñas estampas, que representan un homenaje no solo a Wells sino a la ciencia ficción, nos transportan al pasado, presente y futuro, donde podemos observar el mundo desde un punto de vista privilegiado y presenciar tanto grandes acontecimientos de la historia falsos y verdaderos, así como sucesos cotidianos casi imperceptibles.

Te puede interesar:  Centroamérica es una región que sorprendentemente respira y vive una frecuencia similar a México: Diego Olavarría
Cecilia Eudave
Un libro de Páginas de Espuma. Foto: Cortesía

5

Al final del miedo, de Cecilia Eudave (Páginas de Espuma)

“Su escritura es irreverente, audaz, singular, y tiene la capacidad de llevarnos siempre a los sutiles límites que existen entre lo insólito y lo real”, ha dicho Margo Glanz, como frase de promoción para su reciente libro Al final del miedo (Páginas de Espuma). Ella está muy contenta porque cree que haber atravesado las puertas de la editorial que dirige Juan Casamayor, es “como entrar en la catedral del cuento”.

Elma Correa

6

Mentiras que no te conté, de Elma Correa (Universidad de Guadalajara)

Los ocho cuentos de Mentiras que no te conté son un mordaz retrato de las fronteras, desde las geográficas hasta las individuales. Horadados por la violencia, la soledad y la desesperanza, los límites son un espacio de transgresión permanente tanto en los conflictos visibles –rupturas, planes fallidos, fiestas que terminan en torturas- como en el carácter de profunda ambivalencia en las mujeres que los protagonizan.

Yael Weiss

7

Las cicadas, de Yael Weiss (Elefanta Editorial).

Las cicadas viven bajo tierra bebiendo de las raíces de los árboles y cada 17 años emergen para aparearse, poner huevos y morir. El canto –la estridulación- de los machos es atronador, tan alto como el de una aspiradora y multiplicado por millones resulta en un sonido imbatible y pesadillesco. No es casualidad que en Asia las cicadas sean consideradas el símbolo de la inmortalidad. Este libro es eso.

Roberto Abad
Cuando las luces aparezcan es de Paraíso Perdido. Foto: Cortesía

8

Cuando las luces aparezcan, de Roberto Abad (Paraíso Perdido)

“Son una serie de relatos que están atravesados con una temática extraterrestre. Quise tomar algunos recursos que ya están en la literatura y algunos personajes que están en la memoria colectiva de México y que para mí son significativos, sobre todo en la infancia”, dice Abad.

Viridiana Carrillo
Un libro de cuentos delicioso. Foto: Cortesía Facebook

9

Antes del juego, de Viridiana Carrillo (Nitropress/Instituto de Cultura de Sinaloa)

Cuando miramos el anverso de una figura tejida, o el negativo de una fotografía, vislumbramos sus secretos. Ignoramos cuáles son, pero intuimos que están allí. Los sentimos. Así sucede con los cuentos de Viridiana Carrillo. No vemos las sonrisas de la foto familiar: entramos en el negativo, en el envés del tejido, donde sus personajes deambulan imprecisos. La vida es una niebla densa, pesada, pastosa, casi una sustancia en el pasaje difuso entre el sueño informe y la estricta vigilia. En esos límites endebles, donde cabe también lo extraordinario, vivimos sus relaciones personales, siempre enturbiadas, dentro de una naturaleza palpitante que sin embargo está muriendo siempre.

Ana García Bergua
La edición es de ERA. Foto: Cortesía

10

Leer en los aviones, por Ana García Bergua (ERA)

Esos cambios de realidad a los que somos tan afectos, para que precisamente nos saquen de lo cotidiano, son el centro de su nuevo libro de cuentos; García Bergua relata ese lado cómico, particular y al mismo tiempo casi íntimo de nuestra vida.

El mayordomo enamorado de una fascinación que ejerce la señorita Rossini, el hombre dispuesto a matar a su compañero porque no lo deja leer (evocando también a Ítalo Calvino), son elementos que nos llevan a una vida casi secreta, a situaciones que probablemente no contaríamos.

Comments are closed.