Luis Donaldo Colosio

México desempolva el caso Colosio: Aburto sostiene que es inocente

La activación del expediente lleva a la única persona que ha pagado por este crimen de sostener un único testimonio: “Soy inocente”.

Ciudad de México, 13 de julio (MaremotoM).- Mario Aburto Martínez es el reo más oculto y mejor guardado por el Estado mexicano. Desde que el 24 de marzo de 1994 fue presentado como el asesino solitario de Luis Donaldo Colosio Murrieta, candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI), por la entonces Procuraduría General de la República (PGR, hoy FGR), jamás ha vuelto a aparecer de manera oficial.

Tres fiscales y un subprocurador, además de una inversión de millones de pesos durante diez años arrojaron la versión que desde el primer día subsistió: no hubo conspiración y el asesinato lo cometió un solo hombre.

México regresará a la revisión del expediente. El pasado 9 de julio, la Fiscalía General de la República informó que integra un equipo especial para retomar la investigación y de ser necesario, reabrirá los procesos penales. La persona designada para dirigir las nuevas pesquisas es el fiscal Abel Galván Gallardo, quien hasta ahora estuvo a cargo del área de Investigación de los Delitos de Desaparición Forzada.

Luis Donaldo Colosio
México regresará a la revisión del expediente. Foto: Cortesía

Así, el Estado mexicano reconoce que el asesinato no está resuelto y que aún cuenta con muchas partes oscuras.

Pero mientras, Mario Aburto Martínez pasa sus días en prisión.

Una serie de preguntas hechas a través del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) dan cuenta que la situación de Aburto Martínez no ha cambiado desde 2004, cuando la última fiscalía de su caso concluyó con la hipótesis del asesino solitario y un juez le impuso una condena de 45 años de prisión.

El expediente del hombre identificado con el nombre de Mario Aburto Martínez se mantiene clasificado como confidencial y nadie que no sea él mismo o un familiar autorizado puede tener acceso a él.

Dada la confidencialidad del reo, La Cerradura pidió “pruebas de vida” del hombre que ha encarado solo la responsabilidad del homicidio en Lomas Taurinas.

Sobre su peso físico, el Órgano Administrativo Desconcentrado de Prevención y Readaptación Social (OADPRS) respondió que el dato era confidencial porque integraba su expediente personal.

La respuesta del organismo respecto a la alimentación de Aburto en el penal de Huimanguillo, Tabasco, para La Cerradura fue:

“El interno de mérito recibe una alimentación nutritiva, balanceada, higiénica y en buen estado, alimentación que se otorga en general a la población penitenciaria federal, la cual se compone por tres tiempos de alimento: desayuno, comida, cena. En cada uno se incluye guisado y complementos, dependiendo del tipo de preparación, así como tortillas, agua de sabor y postre, asimismo, en cuanto a la distribución nutricional se incluyen alimentos de cada uno de los grupos alimenticios comprendidos por alimentos de origen animal, cereales y tubérculos, leguminosas, frutas, verduras cubriendo la demanda diaria de macronutrimentos (carbohidratos, proteínas y lípidos) y micronutrimentos (vitaminas y minerales) que un individuo en edad adulta y estado fisiológico normal requiere”.

Y como otra prueba de vida solicitada, el OADPRS especificó que Mario Aburto Martínez había asistido a los siguientes cursos y programas:

Programa de Intervención Cognitivo-Conductual. Mario participó en el tema Reestructuración Cognitiva el 27 de enero de 2015.

Programa de la Asociación de Superación por México AC “ASUME”, en octubre de 2014.

Taller “Ventana al Mundo” entre el 2 de abril al 26 de agosto de 2014.

Programa de Activación Física y Deporte.

Atención Psicológica Individual, el 7 de enero de 2015.

Actividad de Ludoteca de agosto de 2014 a enero de 2015.

Te puede interesar:  FIL GUADALAJARA | Sobre supervivencia y pospandemia en Crónica 4, de María Fernanda Ampuero

Un taller complementario.

De Aburto Martínez, no se sabe cuál es su aspecto físico hoy y qué piensa de esa funesta tarde en la colonia Lomas Taurinas de Tijuana. Incluso, la fecha de salida de prisión, estuvo reservada hasta 2011, pero el dato fue liberado después de que el Instituto Federal de Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI, en ese tiempo, IFAI) ordenó a la entonces Secretaría de Seguridad Pública, darla a conocer. Será el 23 de marzo de 2039.

Luis Donaldo Colosio
De Aburto Martínez, no se sabe cuál es su aspecto físico hoy y qué piensa de esa funesta tarde en la colonia Lomas Taurinas de Tijuana. Foto: Cortesía

La última noticia suya fue una queja en la Comisión Nacional de Derechos Humanos puesta el 25 de febrero de 2021 en la que pidió intervención en su caso. En la queja da cuenta que desde 1994, es víctima de “tratos crueles, inhumanos, degradantes y de tortura que vulneran su integridad física y psicológica”. De acuerdo con este comunicado, el interno expuso que este maltrato habría sido sistemático desde el momento de su ingreso hasta ahora.

Parte de la queja que sigue la CNDH señala que “no se le brinda atención médica, ni la alimentación que requiere con motivo de los padecimientos crónicos que presenta, por lo que se encuentra muy débil y deteriorado en su estado de salud”.

Por el comunicado de la CNDH se conoció de su traslado del Centro Federal de Readaptación Social número 6 Sureste en Huimanguillo, Tabasco al Centro Federal de Readaptación Social número 12 CPS-Guanajuato en Ocampo, pero al respecto no hubo un comunicado de la Secretaría de Gobernación.

Si se desempolvan los cuatro tomos del Informe de la Investigación del homicidio del licenciado Colosio Murrieta, elaborado por la Subprocuraduría Especial dispuesta para el caso, Mientras, Aburto Martínez se asoma con un solo dicho:

“Soy inocente”.

Lo dijo en 1994 en una carta que le dirige a su familia, contenida en el tomo I:

“… Los internos del Penal creen también en mi inocencia. Y la gente afuera también cree en mi, porque saben perfectamente bien que soy inocente. Sólo unas cuantas gentes que le conviene seguir viéndome como culpable y seguir haciéndome culpable de un delito que no cometi (SIC)”.

Lo dijo en las 12 fábulas y decenas de cuentos que escribió entre 1994 y 2000 y que están contenidas en el tomo II. El chivo, el búho, la tortuga, el camaleón, el gusano, el cerdo, el pato, las hormigas, el topo, la víbora y el zopilote son algunos de los protagonistas de sus relatos. Los juicios y la injusticias son las circunstancias. La libertad (siempre una justicia divina que llega a poner orden y brindar libertad) es la moraleja.

Los psicólogos contratados para el caso Colosio, dudaron de la autenticidad de la autoría y calificaron esos textos como “lejanos a las reglas de la Literatura”. Pero a la vez, los mismos analistas reconocieron la insistencia del interno a decir que es inocente.

“A través de sus fábulas, Mario Aburto indica que recibió presiones de infinidad de gentes de diferentes estatus sociales: “Presidentes, congresistas, legisladores de diferentes partidos (…) Gobernantes del Estado”, se indica en los documentos de los psicólogos contenidos en el Informe de la Investigación del homicidio del licenciado Luis Donaldo Colosio Murrieta, El Autor Material, elaborado por la Subprocuraduría Especial para el Caso Colosio que continúa como un testimonio de uno de los episodios más traumáticos de México que aún no encuentra cura.

Fuente: La Cerradura / Original aquí.

Comments are closed.