Chloe Aridjis

“México representa para mí esos años tan formativos de mi adolescencia”: Chloe Aridjis

La reciente ganadora del premio PEN/Faulkner habla desde Londres de su novela, Monstruos marinos (Lumen), de su padre Homero Aridjis y de ser una escritora híbrida.

Ciudad de México, 11 de abril (MaremotoM).- Chloe Aridjis vive en Londres, pero su apellido es bien mexicano. Ella es escritora y traductora y es la hija de Homero Aridjis, uno de nuestros escritores más notables.

Recientemente, con su novela Monstruos marinos, Chloe ha ganado el Premio PEN/FAULKNER, cuyo jurado –integrado por Patricia Engel, Ru Freeman y Porochista Khakpour— revisó más de 400 novelas y antologías de cuentos de autores estadounidenses que publicaron durante el 2019.

“Frente a espectaculares paisajes oaxaqueños y múltiples posibilidades surrealistas, Monstruos marinos es una magnífica exploración de los mundos interior y exterior de su narradora adolescente, los cuales fluyen en oposición”, dijeron los jueces en su declaración.

“Esta historia de ensueño, casi como una fábula, conlleva partes tanto filosóficas como intelectuales, lo que la hace un libro lleno de vigor como ningún otro; es un verdadero regalo en estos tiempos donde todos anhelamos escapar”, agregaron.

“Me siento profundamente honrada y agradecida por recibir esta noticia, la cual llega en un momento extraño, por el aislamiento del mundo exterior. He tenido conmigo esta historia durante 30 años y nunca me hubiera imaginado, ni en mis sueños más locos, que se pudiera concretar de esta manera. Monstruos marinos, es en el fondo una novela acerca de la transformación y mi deseo más ferviente hoy es que la humanidad emerja de esta crisis, transformada, con más compresión del otro, de las otras especies y con un gran sentido de renovación.”

Chloe Aridjis es una escritora mexico-americana, que creció entre México y Holanda. Es autora de tres novelas: El libro de las nubes, el cual ganó el Prix du Premier Roman Etranger en Francia; Desgarrado, situada en la National Gallery de Londres y Monstruos marinos.

Una tarde de otoño en la Ciudad de México, Luisa, de diecisiete años, no regresa a casa. En su lugar, aborda un camión a la costa del Pacífico con Tomás, un muchacho al que apenas conoce. Él parece representar todo lo que le falta a su vida: temeridad, impulso e independencia. Y Tomás también puede ayudarla a satisfacer una extraña obsesión: encontrar a la compañía de enanos ucranianos. Según los reportes del periódico, los enanos escaparon recientemente de un circo soviético durante una gira por México.

Los imaginados destinos de estos artistas circenses llenan los surrealistas sueños de Luisa cuando se instala en una comunidad playera de Oaxaca. Rodeada de hippies, nudistas, buscadores de tesoros y excéntricos contadores de historias, ella busca a alguien, a quien sea, que le prometa “sin importar nada, seguirá siendo un misterio”. Todo esto es una misión más fácil de imaginar que de lograr. Mientras pasea por la orilla del mar y visita el bar local, Luisa comienza a desaparecer peligrosamente de las vidas de los desconocidos de Zipolite, la Playa de los muertos.

Chloe Aridjis escribe en inglés, pero historias mexicanas. Habla español con cierto acento y es como ella misma dice “una escritora híbrida”. Monstruos marinos es una novela genial.

Chloe Aridjis
Monstruos marinos, de Chloe Aridjis. Foto: Cortesía

–Felicitaciones por el premio, en estos días recibir una noticia así es grato

–Sí, aunque nada se siente real, inclusive el premio. Lo que pasa es que ciertos libros se pasan por alto cuando no tratan temas actuales. Con mi novela ha recibido buena crítica, pero no mucha atención porque no habla de temas actuales. Fue muy inesperado el premio.

–Bueno, una cosa es el noticiero y otra la que nos pasa directamente

–Exactamente. La novela está basada en un episodio que viví a los 16 años. Subí en la costa de Oaxaca a Zipolite y me fue a buscar mi padre. Ese episodio es completamente verídico. Tejí toda una historia alrededor de este hecho, el reto fue cómo usar el pasado darle una forma adecuada y volver a esa etapa de mi vida. Es la primera novela que escribí sobre México, fue muy interesante revivir en ese momento. Mi padre, que es escritor, me decía: ¡Suéltate! Es algo fácil para decir, pero cuando es tu propia historia, te tienes que convencer de que no estás traicionando la verdad ni tu pasado. Escribí esta novela muchas veces, cada vez me distancié más de la verdad.

Te puede interesar:  Entre París y Acapulco, las líneas de agua de la infancia de María José Romero

–Le iba a preguntar por su padre, ¿ha tenido que responder muchas preguntas acerca de Homero Aridjis, un autor muy respetado en México?

–Afortunadamente escribimos en idiomas distintos, eso me liberó mucho. Ha sido una inspiración muy grande para mí, leo su poesía mucho y mantenemos un diálogo casi cotidiano. Me ha apoyado mucho. Físicamente esa distancia nos ha favorecido, me he desarrollado como escritora fuera de México.

Chloe Aridjis
Mi padre ha sido una inspiración muy grande para mí, leo su poesía mucho y mantenemos un diálogo casi cotidiano. Foto: Hay Festival

–Estaba pensando en Mateo García Elizondo, que es nieto de Gabriel García Márquez y Salvador Elizondo, ¡nada más ni nada menos!

–Escribir en la propia lengua es más complicado, creo.

-Dice Manuel Vilas que recordar nos engrandece, ¿como ha sido recordar en Monstruos marinos para usted?

–La adolescencia es cuando creas tu imaginario, lo que lees, la música que escuchas, la gente que conoces, a veces personajes que no conoces pero cobran una importancia simbólica, en mi novela pensé en esos que en mi memoria viven vívidos y que llegaron a representar algo. Fue un ejercicio intelectual muy interesante, fue llegar a esa edad joven con todo lo que he vivido y experimentado desde entonces. Todo es como un balance de esos impulsos inmaduros pero luego pensamientos y cierta contemplación maduros.

–¿Cuál es su lengua materna?

–Es inglesa. Hasta ahora mis libros casi no han sido reseñados en México. Las otras dos novelas salieron tímidamente. No soy una figura pública en México, quizás el premio cambie algo. Aquí formo parte de la comunidad literaria en Londres y me identifico como escritora inglesa. Aunque la verdad es que me siento una híbrida. Tengo cierto reconocimiento y mucho diálogo con ciertos escritores en Inglaterra. Lo maravilloso es que no es necesario definirse demasiado.

Chloe Aridjis
Una historia que mezcla el pasado con el presente. Foto: Cortesía

–¿Qué es México para usted?

–No lo sé. Es complicado para mí. México representa para mí esos años tan formativos de mi adolescencia, pero la ciudad misma ha cambiado mucho desde mi adolescencia. Vuelvo y siento el dinamismo y me siento muy inspirada, pero también me doy cuenta de que no he vivido allí muchos años. Los cambios los noto cuando vuelvo y que estoy muy acostumbrada a ciudades europeas. México representa un pasado muy vívido y un presente que tiene que ver con mis padres, con mi cuarto, que lo han mantenido desde que me fui, es como un poco viajar en el tiempo.

–¿Cómo se lleva con el coronavirus?

–Espero mucho ir en el verano en México, extraño mucho estar en casa. Es algo tan insólito lo que estamos pasando, algo tan nuevo. Quiero caminar por mis calles favoritas de México. En la vida de un escritor este tipo de aislamiento no es tan distinto de lo que vivimos en general, pero claro es distinto escoger la soledad a que se te imponga. He estado trabajando mucho en mi nueva novela, es lo único que hago, porque estoy aquí en Londres, en una soledad bastante extrema, leo y escribo. Por lo menos espero acabar mi nueva novela en estos meses. Tiene que ver mucho con la prehistoria del cine, la ilusión óptica y esos temas.

Comments are closed.