Los indios olvidados

México, un país adolescente

Pero nos da por idealizar, por romantizar y nos encanta el papel de víctimas. Por otro lado, también nos gusta asumirnos como los dignos herederos de la raza de bronce y ahí vamos con nuestro penacho imaginario por todos lados y nuestros apellidos castizos o de múltiples orígenes.

Ciudad de México, 10 de septiembre (MaremotoM).- Así grosso modo, me parece que este furor indigenista, el odio recalcitrante contra Colón, lo europeo y esta forma en que a todo culpan de la colonización (igual que todo, todo, tooooooodo les parece que es un constructo social) es ridículo.

Esta idealización absurda por los pueblos originarios también muestra lo poco que en realidad la gente sabe de ellos. Porque vamos a ver: los mayas, por ejemplo, devastaron la selva y no es que sus modelos de producción eran sostenibles y ecologistas. O que esas formas de comunismo primitivo que ustedes imaginan entre los pueblos mesoamericanos no existieron. Había un imperio, el Azteca y poco más allá, otro, inmenso, el Inca. Y claro, las castas.

Pero nos da por idealizar, por romantizar y nos encanta el papel de víctimas. Por otro lado, también nos gusta asumirnos como los dignos herederos de la raza de bronce y ahí vamos con nuestro penacho imaginario por todos lados y nuestros apellidos castizos o de múltiples orígenes.

¿Se dan cuenta de que México es un país mayoritariamente mestizo?  Su pensamiento y su cultura y su gobierno y todo en México lo es. Miren si no, que el escultor Pedro Reyes es quien realiza la escultura de Tlali, la mujer indígena que sustituirá a la de Colón.

Incluso podríamos hablar de esta disneylandización del mundo indígena porque los rasgos de Tlali no representan a todas las mujeres indígenas de México; porque no es lo mismo una indígena Ñöñho que una Mehpa o una Yaqui, pero bueno, sigamos alimentando el imaginario colectivo de la igualdad más que el de la diversidad. Y a ver si no salen los indignidades contra la imposición whitexican porque el autor de la escultura no es indígena (¿Y porqué no, eh? ¿Porque tenía que ser un hombre blanco con apellido español quien hiciera la escultura para reivindicar a los pueblos originarios? Digo, porque entonces hay que ser congruentes o no andar de hipócritas.

Te puede interesar:  El consulado de México en Barcelona recibe protestas por la designación de Claudia Pavlovich
México
Antes a la gente le daba vergüenza asumir su parte indígena y ahora le da vergüenza asumir su parte proveniente de cualquier otro lugar. Foto: Cortesía

Eeeen fin. Antes a la gente le daba vergüenza asumir su parte indígena y ahora le da vergüenza asumir su parte proveniente de cualquier otro lugar y qué poco sabe de la evolución de la especie y de la importancia de las migraciones para este propósito.

En un descuido también vamos a rechazar nuestra parte neandertal. Y de odio en odio y de rechazo en rechazo nos vamos a quedar sin identidad porque no hay un sólo ser humano sobre la faz de la Tierra que haya surgido por generación espontánea.

Todos vinimos de algún lugar. Y si no me creen háganse una prueba de ADN.

Ay y luego dicen que no son nacionalistas. Y que no les gusta promover el odio, el separatismo y la discriminación.

¿Y qué proponen? ¿Dejamos de hablar español porque es la lengua de los colonizadores? ¿Rechazamos el 80% de nuestra gastronomía, de nuestra música?

¿Qué hacemos con nuestra cultura mestiza, con la mixtura que se dio en tantos ámbitos?

No me cabe duda de que México es un país adolescente y que hay que mandarlo a terapia para que se reconcilie con mamá y papá.

Comments are closed.