MI BITÁCORA | Caminar cuesta arriba para llegar a la Acrópolis

Córdoba, Veracruz, 26 de abril (MaremotoM).- Es fácil imaginar a la Acrópolis de Atenas en sus tiempos de gloria, imaginar a Pericles paseando por ahí, orgulloso de la obra de reconstrucción que llevó a cabo sobre la destrucción que dejaron los persas.

La Acrópolis, que era también un lugar de defensa gracias a su elevada ubicación en una meseta caliza, era sobre todo, un lugar de culto, donde se proclamaba la democracia y sobresalían el arte y la riqueza. Ahí en la Acrópolis, para ser más precisos en el teatro de Dionisio, se presentaban las trágicas obras de Sófocles y Eurípides, llegando a haber hasta 17 mil espectadores.

En tiempos actuales, se debe caminar cuesta arriba para llegar a este lugar de culto. Primeramente a los Propileos, grandiosas columnas que constituían la imponente entrada a la  Acrópolis. El edificio mas importante es el Partenón, de estilo dórico. En su construcción, bajo la supervisión del escultor Fidias, los griegos demostraron que además de tener una bella arquitectura, dominaban la geometría. Algo notable es el particular color del mármol de sus columnas, procedente del monte Pentélico.

Te puede interesar:  La galería 526 del SCM presenta la exposición fotográfica Paisajes de Agua, de Bob Schalkwijk

Erecteón es el lugar mas sagrado de todo el recinto, un templo jónico cuya fachada sur es sostenida por las cariátides, 6 sinuosas columnas de figura femenina. ¡Fue aquí donde la diosa Atenea hizo florecer el primer olivo de Grecia!

Al fondo de la meseta y dominando la ciudad, ondea orgullosa una gigante y blanquiazul bandera griega.

Después de figurarse todo este lugar en su época de esplendor y para complementar la visita hay que volver cuesta abajo hacia el barrio de la Plaka, cuyas estrechas calles están llenas de restaurantes, tiendas de souvenirs; y sobre todo de turistas que van tras los pasos de estos dioses de la antigüedad.

En la Plaka, lo propio es sentarse en uno de estos agradables lugares a disfrutar de una bebida y de unas aceitunas de Kalamata, un lugar al sur del Peloponeso que las produce y exporta al mundo entero con una gran calidad.

La visita a Atenas puede ser breve, pero llena de cultura, un lugar que durante siglos ha sido referencia de arte e historia.

Comments are closed.