MI BITÁCORA | La bella Italia y el encantador Portofino

Ciudad de México, 17 de julio (MaremotoM).- Toda Italia es muy bella y en la Riviera de Liguria hay un pequeño lugar con un gran encanto, Portofino. La mejor forma de llegar es por mar, por su azul y cristalino mar que contrasta con el colorido de sus casas, es una vista que enamora al ver todo aquello a la llegada.

Una vez en tierra, es una auténtica delicia sentarse frente a la bahía en uno de los tantos cafecitos a disfrutar viendo el ir y venir de diminutas lanchas o lujosos yates. Aunque Portofino es un pueblo pesquero, con pocos habitantes, en verano se distingue por los personajes que suelen visitar el lugar y que llegan en busca de esa tranquilidad que ofrece. Turistas y paseantes también caminan por sus angostas calles con casas color pastel; o bien subiendo a visitar el Castillo de Brown, que data del siglo XVI y que otrora sirvió como defensa militar. Otro punto a visitar es el faro de Punta di Capo, amerita caminar cuesta arriba a donde se llega para disfrutar de una vista impresionante. Cuesta abajo y de regreso a la diminuta villa está bien merecido un delicioso gelato, un aromático espresso o según las preferencias, una birra.

Te puede interesar:  En FIL Guadalajara con "Al pie del Támesis", una obra de Mario Vargas Llosa 

Este paradisíaco lugar tiene un bello atardecer, hay que estar a la hora precisa cerca del muelle para verlo. Poco a poco, la gente se empieza a ir, los que no dormirán en el pueblo, porque solo vinieron a pasar el día o porque tienen anclado su gran yate en la bahía.

Es sumamente placentero ver cómo al caer la noche se acrecienta la calma; conversando, compartiendo y ¿porqué no?, con una copa de champán.

Comments are closed.