Benjamín Walker

Mi disco trae pequeños universos que forman un universo macro: Benjamín Walker

Walker, un chico encantador, ha realizado “Quiero verte hoy” especialmente para cantarlo junto a la mexicana Vanessa Zamora, un sencillo que forma parte del nuevo disco del cantante, que comenta que “la canción habla de dejarse llevar y darle rienda suelta a los impulsos, como el querer estar con alguien sin pretender nada más”.

Ciudad de México, 3 de febrero (MaremotoM).- Entrevistar al cantautor chileno Benjamín Walker es también hacerlo a la gran cantidad de cantautores que de esa parte vienen a México, tomando a este país como la punta de lanza para su carrera profesional.

Por supuesto, tienen a Mon Laferte, una autora que ha triunfado aquí, que es probablemente la que más se escucha ahora y quien no ha renunciado a su esencia, a su verdadero sentir.

Walker, un chico encantador, ha realizado “Quiero verte hoy” especialmente para cantarlo junto a la mexicana Vanessa Zamora, un sencillo que forma parte del nuevo disco del cantante, que comenta que “la canción habla de dejarse llevar y darle rienda suelta a los impulsos, como el querer estar con alguien sin pretender nada más”.

Benjamín Walker
Es un disco para escucharlo en bicicleta, dice el autor. Foto: Cortesía

“Viene en una clave más popera que las últimas cosas que he lanzado, es una canción que compuse para escucharla arriba de la bicicleta, que es mi medio de transporte y mi mejor escape cuando quiero soltar un poco la cabeza, y eso es lo que quiero lograr con este tema”, dice.

Benjamín Walker abrió el show de Carlos Rivera en el Auditorio Nacional y el show de Silvana Estrada en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris y ha tocado en Puebla, Cholula y Veracruz, prepara su próximo disco y mientras tanto pasa la pandemia lo mejor que puede.

“México siempre ha sido un eje importante de la música, sobre todo en mi caso, viniendo de un país como Chile, que tiene una industria musical pequeña pero poderosa. La particularidad de México es que convive una población grande como la que tiene y muchos géneros musicales, algo que ha sido siempre estimulante”, dice Benjamín Walker.

El cantautor dice que su industria es “pequeña pero poderosa” y uno recuerda desde Los Jaivas, pasando por Quilapayún, mucho más acá Los tres, hay mucha música en Chile.

“Tenemos todos. Hay grandes referentes, sobre todo en la cantautoría. Con respecto a Mon Laferte, siempre he sentido que ha sido como una fuerza de la naturaleza, una de las personas más poderosas que he conocido en mi vida. Por su convencimiento de lo que ella ha querido hacer, su intuición y todo lo que ha logrado en México, es casi una película cinematográfica”, expresa.

Te puede interesar:  Cecilia Toussaint celebra a Gustavo Cerati en su cumpleaños y estrena Crimen

“Creo que aquí todos pensarán que ella es mexicana, guarda una simbiosis con este país. Las últimas canciones que ha sacado son música regional mexicana, algo que me encanta”, agrega.

Mon, también es cierto, jamás ha perdido la conexión con Chile, todo un ejemplo para estos nuevos cantautores, algo que acepta Benjamín Walker, un formado en la guitarra acústica con cuerdas de nylon.

“Me formé mucho en el folclore, como Quilapayún, como el folclore estilizado argentino, Cuchi Leguizamón…me pasa que yo hago pop, pero mi formación fue tan ligada al folclore latinoamericano que hay algo de la sonoridad, de la esencia rítmica. Hay algo mezclado entre lo anglo del folk y la música latinoamericana”, explica Walker.

Benjamín Walker
Mon Laferte, siempre he sentido que ha sido como una fuerza de la naturaleza. Foto: Cortesía

“Argentina logró con su expresión folclórica algo estilizado que a mí siempre me llamó la atención, la versión folclórica de Pedro Aznar siempre me conmovió mucho, que conversa mucho con Chile, Mercedes Sosa era la voz de Violeta Parra…”, agrega.

“La canción que acabo de sacar ahora tiene el sonido que va a tener el disco. Convive más con sonidos electrónicos, de forma sutil, Xavier Barría es el productor, recurrimos a cosas digitales para la percusión. Una conversación entre lo digital y lo orgánico, que siempre me ha interesado”, dice este fanático de Sufjan Stevens, un artista estadounidense, nacido en 1975, que mezcla precisamente los géneros y hace sonar el banjo como si estuviera en tu casa.

“Siempre quise llegar a ese ímpetu musical y estos dos temas muestran lo que va a ser el disco a nivel sonoro. A través de la mezcla, la tecnología de la canción forma parte de la canción misma”, agrega.

El disco dice que es para andar en bicicleta y para no pensar en nada. Saldrá tema por tema, a la usanza de la industria musical. Tiene canciones muy diversas, como pasó con su primer disco Felicidad.

“Son pequeños universos que forman un universo macro”, dice Benjamín Walker.

Comments are closed.