Ale Meter

“Mi punto de partida con la fotografía es ir más allá de lo obvio”: Alejandro Meter

Saca fotografías a escritores buscando la elegancia y la dignidad. Ha unido sus dos pasiones: la imagen y la literatura. Vive en San Diego.

Mexicali, 29 de octubre (MaremotoM).- Siempre veo a Alejandro Meter sacar fotografías a escritores y cada vez que hago una nota me llega una foto sacada por él. Es argentino. Es profesor de la Universidad de San Diego. Profesor de Literatura latinoamericana y en el medio desarrolla un proyecto en imágenes con mucho talento.

Ahora, por ejemplo, está preparando a Los escritores de la frontera, tanto de un lado como del otro, no sólo a esos que conocemos (Cristina Rivera Garza, por ejemplo), sino a autores de los que nadie se acuerda y que han sacado un solo libro trascendental, a quienes por otro lado les está pidiendo un texto para ilustrar el destino y el origen geográfico de su escritura.

Hizo bautismos (bautizos, como le dicen en México), a pesar de que es judío nunca sacó fotografías del Bar Mitzvá y le sacó a la cámara fotográfica todas las posibilidades comerciales que proporciona. Por eso, cuando le pregunto qué es, no sabe qué contestar. Las personas somos muchas cosas, tenemos varias vidas y por ellas transcurrimos con mucha libertad. El tema son las etiquetas.

Ale Meter
Está preparando a Los escritores de la frontera. Foto: MaremotoM

–¿Eres un fotógrafo o eres un fotógrafo de escritores?

–Soy fotógrafo. Es difícil decir qué soy, somos muchas cosas a la vez. Soy profesor académico hace 20 años en la Universidad de San Diego. Porque vengo del mundo de las letras, entré a la fotografía desde la literatura. En el 2008 empecé a hacer cursos de fotografía y en el 2012 me lancé al oficio profesional de la cámara. Hice bastante trabajo fotográfico y con el pasar del tiempo se me iban abriendo carreras que no las podía juntar, había cierta disonancia. En la Universidad me miraban con cierto desdén cuando sacaba fotografías, porque la fotografía no otorga conocimiento.

–¿Dónde estudiaste Literatura?

–Estudié en la Universidad de Los Ángeles, hice el doctorado en la Universidad de Pittsburgh y luego entré a trabajar en San Diego. Soy de padres argentinos, criado en Argentina, pero me fui muy chico. Uno resiste el desarraigo con el acento. Empecé a hacer unas fotografías de escritores, poco a poco y uní las dos profesiones. Ahora estoy trabajando escritores de la frontera, ya lleva tres años. Es una suerte de mapeo de la literatura de la frontera. Es una forma de ver quién es quién y una suerte de resistir al discurso de Donald Trump. Es un proyecto súper inclusivo, que toma en cuenta a escritores muy publicados y a escritores emergentes, a gente que ha desaparecido del radar, que publicó en los 70 y en los 80 y hoy nadie se acuerda, pero es gente que está. Ha sido una experiencia muy interesante. A veces lo que hago es una suerte de entrevista informal y estoy en contacto con ellos así que les pido un texto original, para que pueda usar con el libro que voy a hacer.

Te puede interesar:  “La literatura, arma para abatir el miedo”, John Boyne
Ale Meter
Llevamos el celular, hacemos clic y sacamos una imagen. Foto: MaremotoM

–¿Qué te ha dado el retrato de escritores?

–Mi punto de partida con la fotografía es ir más allá de lo obvio. Hoy por hoy todos somos fotógrafos. Llevamos el celular, hacemos clic y sacamos una imagen. En cualquier contexto, te retratamos. ¿Cómo te corres de la abundancia fotográfica que nos bombardean? Destaco la iluminación, el juego de luces y sombra y tratar de llegar a algún tipo de gesto en la persona retratada.

–He visto varios retratos tuyos, el de Mauricio Bares me llamó mucho la atención, porque es alguien imposible de retratar

–Exacto. Yo lo había retratado ya una vez y no fue exitoso. Es como la literatura, uno ve el texto terminado, pero no viste todas las correcciones que hizo la persona en ese texto. No photoshopeo, pero sí busco a cada persona retratar con empatía, hay que estar en los zapatos del fotografiado. Un respeto y el retratado en una posición de elegancia y dignidad. El tema de la frontera, me preocupa mucho eso, porque la imagen que te siguen vendiendo desde los Estados Unidos es al inmigrante como la persona indeseable, como los “bad hombres”, que dijo Trump.

Ale Meter
La mayoría de las fotos que hago es a color, pero me gusta el blanco y negro y lo dejo para varias cosas. Foto: MaremotoM

–¿Blanco y negro o a color?

–La mayoría de las fotos que hago es a color, pero me gusta el blanco y negro y lo dejo para varias cosas. La gente retrata en color y luego juega con photoshop y la hacen en blanco y negro. Para mí, el blanco y negro es algo que decido de antemano. A veces no te queda otra y eso es la flexibilidad del mundo digital, pero trato de manejar eso de antes. No soy documentalista en la fotografía, estoy tratando de sacarle algo más a la imagen. La verdad es que la paso bien y con la cantidad de gente a la que le saco retratos termino teniendo algún tipo de vínculo.

–¿No eres historiador?

–No. No soy fotoperiodista. No me dedico a la documentación per se. No es registrar, es fotografiar pensando en la fotografía.

Comments are closed.