Víctor Benítez

“Mi trabajo no es disruptivo”: Víctor Benítez

100 autores de 5 países conforman Cartografía íntima / Habitaciones literarias

Desde que decidió que este iba a ser el proyecto de su vida, invirtió peso sobre peso para viajar, para tomar fotos y para ahora hacer 30 copias de imágenes que veremos a partir del 4 de noviembre en la librería Rosario Castellanos.

Ciudad de México, 1 de noviembre (MaremotoM).- Ser fotógrafo de escritores, ¿hay muchos? Es difícil hacer la cuenta. Está Daniel Mordzinski. Está Alejandro Meter. Antes estuvo Rogelio Cuéllar. Por ahí no son tantos y unos los recuerda inmediatamente. Ahora está Víctor Benítez, alguien que como bien decía Meter la semana pasada, trata de unir a la literatura con la fotografía. “¿No se parecen mucho esos dos oficios?”, me pregunta cuando está a punto de inaugurar su primera muestra. El trabajo de Benítez es la intimidad de los escritores. Lee los textos de los escritores y trata de mostrarlos como seres humanos. Él lo ha hecho con mucho sacrificio. Desde que decidió que este iba a ser el proyecto de su vida, invirtió peso sobre peso para viajar, para tomar fotos y para ahora hacer 30 copias de imágenes que veremos a partir del 4 de noviembre en la librería Rosario Castellanos.

–Hay muchos fotógrafos de escritores…¿o no?

–Soy lector. Luego me atrevo a hacer fotografía y soy muy admirador de la literatura. Son tres cosas muy importantes para hacer el trabajo que hago; los escritores dicen que no pueden escribir sobre algo que no conocen y creo que lo que yo conocía de cerca era a los escritores.

Víctor Benítez
Soy lector. Luego me atrevo a hacer fotografía y soy muy admirador de la literatura. Foto: MaremotoM

–Es increíble cómo sacas la intimidad de los escritores

–Creo que siendo muy puntual, me parece que los fotógrafos de escritores no son muchos. El trabajo de Rogelio Cuéllar es importante, me gusta mucho toda la época de los ’70, pero a veces se mete a la intimidad y a veces no. Daniel Mordzinski de plano hace una cosa totalmente diferente. Es como romper algo para llegar a otra parte. Yo no necesito romper, porque lo que quiero es meterme adonde nadie ha podido llegar tan fácil. Para mí los escritores son personas, pero muchas veces hay una solemnidad y nos sentimos tan distintos, cuando somos similares. Todos han llegado a la literatura por diferentes caminos, rompiendo el mito de por qué es escritor.

Víctor Benítez
No transgredo su intimidad en ningún sentido. Foto: MaremotoM

–¿Cómo lograste meterte a la intimidad de cada uno?

–En gran parte fue trabajando de cerca con Lorena, conocí así a muchos autores. Mi trabajo es muy claro. No es disruptivo. No transgredo su intimidad en ningún sentido, todo va sucediendo solito. La otra es el trabajo, las fotografías, las han visto y han dicho, me parece bien.

Te puede interesar:  Amnesiac, de Thom Yorke y Stanley Donwood, será editado por Sexto Piso

–¿Alguien te dijo que no?

–Las citas que se han caído tienen que ver con tiempo, con logística, en Europa se cayeron varias, por falta de tiempo, de acomodo, de agenda…El gran reto es encontrar ese gesto que está en los escritores. Fotos de Juan Villoro hay muchas, pero son pocas de él, su gato, él en suéter, él en comedor. La transgresión que se está generando, permito que sucedan cosas.

Víctor Benítez
La muestra es precisamente una muestra de lo que hice aquí como en Europa. Foto: MaremotoM

–¿Cómo fue la Muestra?

–Lo primero es que este es un proyecto de hacer un mapa de la literatura universal, tengo la necesidad de que identifiquemos como un mapa que está sucediendo en varios países. No lo sabemos, a pesar de Internet. La literatura no va a la misma velocidad que van otras cosas. Tenía la necesidad de saber qué estaban pensando. Estoy haciendo que mi vida sea ese proyecto. Hace tres años que vengo con este trabajo y lo he pagado solamente yo. Ojalá el resultado motive a instituciones, a la Secretaría de Cultura, que se dé cuenta del valor que tiene. La muestra es precisamente una muestra de lo que hice aquí como en Europa. Produje la obra, que es realmente un costo, no es fácil, pero hasta el día de hoy no tengo un solo peso de nadie. Creo en eso, a veces es inagotable, por eso los artistas dejan de crear. Tengo una hija que mantener, soy persona. Las ferias se la pueden llevar para mostrarla. Hay 30 fotografías, tienen que ver con el espacio, va a quedar un poco saturada, acortar es difícil. ¿A quién saco, a quién meto?

–¿Pensaste en algún libro?

–He pensado en esa posibilidad. Hay personas muy lindas que se han acercado. Por ejemplo, Manuel Ortuño, que tiene la editorial Trama. Me ha dicho que le interesaba sacar un libro. Es difícil definir el rumbo exacto que tiene que tener el catálogo. No se trata de retratar figuras canónicas de la literatura. Son personas que me parecen como referentes. Ahí está Guadalupe Loaeza, hay una fuerte relación entre lo que escribe y la foto que está.

–¿Haces literatura con la fotografía?

–Hay una relación fuerte. Los escritores cuando escriben van construyendo imágenes. Del otro lado la fotografía te cuenta una historia. A veces las fotos están movidas, pero te comunican algo. También el instante es valioso, captar lo que estaba pasando en torno. La muestra se inaugura el 4 de noviembre en la Rosario Castellanos.

Comments are closed.