Verónica Maza Bustamante

“Mientras más sepamos de sexualidad, más cerca estaremos de la felicidad”: Verónica Maza

Acaba de sacar su libro Sinfonía del placer, donde la sexóloga y periodista hace un recorrido por algunas etapas de la historia, desgranando el papel del sexo y la música.

Ciudad de México, 15 de junio (MaremotoM).- Tiene una de las mejores sonrisas del mundo y con esa sonrisa explica a veces lo inexplicable. Hablar de sexo no es fácil, aunque cuando es una sexóloga de muchos años, colabora con muchos medios digitales, es escritora en Milenio y dice las cosas con mucha empatía.

Ahora, por primera vez en Turner, acaba de sacar el libro Sinfonía del placer, donde Verónica Maza Bustamante hace un recorrido por algunas etapas de la historia en donde se irá desgranando el papel del sexo y de la música para entender sus características, definiciones, los cambios que aportaron o el significado que le dieron a fenómenos culturales, sociales y hasta médicos.

“Yo no enseño a coger”, explica divertida, en esta entrevista donde nuestra querida Vero, nos suelta y nos libera para hablar del sexo y de la música, esas dos fuerzas de la vida.

Sinfonía del placer
Sinfonía del placer, editada por Turner. Foto: Cortesía

–La música y el sexo son dos pasiones fuertes

–Creo que todos los seres humanos somos únicos e irrepetibles y cada uno tiene una visión de la música y el sexo. Es parte de la sexualidad con la que los relacionamos y en mi libro hablo de varias dimensiones entre música y erótica. He relacionado a ambas cosas de manera inconsciente durante gran parte de mi vida y ahora lo he hecho consciente en todos estos años que llevo estudiando la sexualidad. Para mí van como muy de la mano.

–Haces un recorrido a lo largo de la historia y de las vivencias de la gente. ¿Qué podrías decir de las cosas que te contaron?

–Fue muy interesante; lo que quería era sacar a mis entrevistados, personas ligadas con la música y personas ligadas con la sexología, un poco de su zona de confort. Les preguntaba a los músicos cosas sobre el sexo y a los sexólogos, que son hombres, les preguntaba sobre la música, sus gustos y cómo la usaban en sus prácticas. Fue divertido y al final lo que hice fue seccionar estas entrevistas, lo que me iban contando lo fui acomodando en los diferentes capítulos.

–¿Cómo definirías la sexualidad?

–Seguimos sin entender todo lo que implica la sexualidad humana. Normalmente en México hablamos de eso y nos remitimos al coito heterosexual, pero la sexualidad tiene muchas dimensiones. Hablamos de quiénes somos, de nuestra orientación sexual, del placer, de la salud, de nuestras vivencias desde que nacemos. La sexualidad se ocupa de quiénes somos, cómo nos percibimos, cómo nos mostramos en la sociedad y cómo la sociedad nos ve. Una de las problemáticas de México es que no logramos entender todo esto y por eso censuramos. Por eso me parece la parte histórica de todos mis libros, porque con esta idea del medioevo, de que si hablamos de sexualidad hablamos de pene, vagina, penetración hombre/mujer y lo prohibido, lo oculto, lo sucio, lo innombrable.

Verónica Maza Bustamante
Seguimos sin entender todo lo que implica la sexualidad humana. Foto: Facebook

–Acaba de salir un libro de Paul Preciado diciendo que en el tema de la sexualidad todos hemos nacido en Urano

–Son logros de las últimas generaciones las que tienen que ver con quitar todas esas etiquetas que traemos desde hace muchos años. En términos de sexología hablamos de ser binarios y no binarios. También se habla de sexo fluido, que es otro concepto que quiere decir que no podemos casarnos con una sola orientación sexual, también ha entendido y se ha comprobado que el ser humano tiene la posibilidad de decir de pronto en esta etapa de mi vida me percibo como una persona heterosexual, quién sabe si dentro de 10 años me enamore de alguien de mi mismo sexo. Sigue habiendo etiquetas, a veces las necesitamos como las nomenclaturas, pero hay cada vez más apertura sobre todo para tener menos prejuicios en torno a las identidades de orientación sexual.

Te puede interesar:  "Los otros eran los españoles", dice Omar Nieto al hablar de El juego secreto de Moctezuma

–Tus libros son maravillosos y tú dices cosas siempre muy interesantes. ¿Qué has querido buscar con este libro?

–Mi objetivo tiene que ver con decirle a los lectores que mientras más sepamos de sexualidad humana, más nos conozcamos a nosotros mismos, más cerca vamos a estar de la felicidad o de la idea de la felicidad. Si venimos con tabúes, con miedos, con prejuicios, con limitantes, nuestra vivencia se quedará sesgada. La libertad es uno de los mayores bienes de los seres humanos. Nos tenemos a nosotros mismos para partir de ahí con el aprendizaje. La música en esta experiencia de vida sirve mucho. El ritmo está ligado con el ritmo de nuestro corazón. La música es una gran herramienta para explicar los temas de la sexualidad.

–Pienso en la música y en la sexualidad en gente con discapacidad

–Acabo de dar un taller que se llama El placer y la melodía como herramienta para entender la sexualidad. Me fue muy bien, la gente logra abrirse teniendo la música de por medio, la gente con alguna discapacidad encuentra en la música una herramienta para liberarse.

Verónica Maza Bustamante
Esta cuestión de los miedos nos crean discapacidades. Foto: Facebook

–En ciertos aspectos, casi todos somos discapacitados para la sexualidad

–Coincido contigo. Esta cuestión de los miedos nos crea discapacidades. Me gusta este término nuevo que se ha acuñado de “diversidad funcional”, porque tiene que ver con que todos nos movemos de diferente manera y todos tenemos una diversidad funcional.

Verónica Maza Bustamante
A veces cuando pienso en las personas violentas, me parece que su interior debe parecer una cacofonía tremenda o de melodías muy agresivas. Foto: Facebook

–Pensaba también en la melodía y en la violencia

–A veces cuando pienso en las personas violentas, me parece que su interior debe parecer una cacofonía tremenda o de melodías muy agresivas. También como existe ese poder sanador de la música, también está la música que creo que nos puede hacer daño. El poder de la lírica, qué mensajes estamos recibiendo a través de las canciones.

–¿Qué cosas has escuchado de la gente que se te acerca?

–Por fortuna siempre he tenido experiencias muy buenas e interesantes. Curiosamente he vivido muy poca censura. Muchas personas se abren conmigo, me dicen cosas que siempre me sorprenden. A veces llegan con ideas confusas, cómo tratar a una mujer. Los celos son buenos para la relación o a la mujer les gusta que se la trate mal, el chiste es empezar a quitar todas estas ideas.

–¿Qué sientes con respecto a tu figura?

–Justo ayer me reuní con dos sexólogas que presentarán mi libro el 19 de junio, estábamos en El Péndulo y me pareció que la reunión estaba buena un poco para desmitificar que hacemos las educadoras sexuales. En eso sonó el teléfono con la música de Psicosis. Normalmente piensan que las sexólogas somos sexo-servidoras. Luego piensan que somos acompañantes o parejas sustitutas. En realidad, tampoco vamos a decir que esto se hace o esto no. Somos educadoras, tenemos muchas herramientas para enseñar a las personas en el tema de la sexualidad. Ya voy para 20 años en esta especialidad y los años me han dado mucha seguridad. No tengo sexo con todo el mundo y tampoco te voy a enseñar a coger. Me siento muy contenta conmigo misma, pero ha sido un proceso largo. Me ha ayudado el budismo para todo. Me encanta ser educadora sexual.

Comments are closed.