Francisco Haghenbeck

Morir matando, la novela póstuma de Paco Haghenbeck sobre la masacre de la piñata

“La acción del libro se detona por un acto de violencia. Llegan unos pistoleros a una fiesta infantil en Jalisco. Dejó como saldo 19 fallecidos y 7 heridos. La acción comienza cuando la única sobreviviente de la “Masacre de la Piñata” Renata de la Colina queda a cargo de un sicario apodado Lobo y de nombre Damián Ross.  Es una novela muy fuerte y atípica respecto a las obras más conocidas de la trayectoria de Haghenbeck”, dice el editor

Ciudad de México, 25 de julio (MaremotoM).- ¿Qué escritor era Francisco Haghenbeck?

No le tenía miedo a la palabra terror, al horror, a lo paranormal. Su imaginación era la realidad de este país que a veces se vuelve increíble, pero también iba a los terrenos de la ciencia ficción, de los zombies, un autor muy moderno o por lo menos siempre atento a lo que leía la mayoría.

Ahora bien, ¿qué clase de escritor era Haghenbeck? La otra vez me decía el joven autor Roberto Abad (autor de Cuando las luces aparezcan, una gran novela de ciencia ficción publicada por Paraíso Perdido) de la increíble imaginación que tenía Paco, que dio frutos en libros algunos muy distintos que los otros.

Desde el famoso Simpatía por el Diablo, hasta ese tratado secreto de Frida Kahlo, donde la pintora ponía sus recetas para la Santa Muerte o el infantil Corre, democracia, corre, que cuenta la historia de Álex, que cuando le hablan de política, se aburre y duerme.

Claro que Haghenbeck hizo El caso Tequila, La primavera del mal, otro infantil: Santa vs.Vampiros y los Hombres Lobo y su elogiado Trago amargo, las aventuras de su detective Sunny Pascal. Es una gran novela, con las piernas de Ava Gardner, con los alcoholes de Richard Burton, quien llega a Puerto Vallarta acompañado de Elizabeth Taylor.

Ahora, con la presentación del libro póstumo, Morir matando (Océano) es el editor Pablo Martínez, quien lo recuerda.

ENTREVISTA EN VIDEO A PABLO MARTÍNEZ

“Es un asunto muy agridulce. Por un lado, siempre nos gustó muchísimo trabajar con Paco, estar hablando con él de sus libros, es muy lindo publicar otros de sus trabajos, que es muy grato para nosotros, pero al mismo tiempo no poder discutir con él la edición, ni ver la portada y que esta entrevista te la dé yo por él”, afirma.

Te puede interesar:  RESEÑA | Nosotras, de Suzette Celaya Aguilar

Morir matando narra la historia sobre un ataque sangriento en una fiesta infantil de la clase alta de México.  Océano publicó seis de sus novelas, “era un escritor muy prolífico, que escribía y publicaba mucho, trabajó con varios editores sobre todo en los últimos años de su vida. Su novela póstuma es un texto muy crudo. La última vez que hablé con él me dijo que tenía un libro, aunque luego no supe que era un libro póstumo. Me preguntan si este libro es su testamento y lo que digo que no necesariamente. Paco trabajaba mucho y publicaba mucho. Es un libro eso sí que le costó trabajo, pues no estaba acostumbrado a hablar sin ningún filtro de México y de su violencia”, expresa Martínez.

“Esto es una evidencia más de lo versátil que era él”, agrega.

Francisco Haghenbeck
Morir matando, F. G. Haghenbeck, editó Océano. Foto: Cortesía

“La acción del libro se detona por un acto de violencia. Llegan unos pistoleros a una fiesta infantil en Jalisco. Dejó como saldo 19 fallecidos y 7 heridos. La acción comienza cuando la única sobreviviente de la “Masacre de la Piñata” Renata de la Colina queda a cargo de un sicario apodado Lobo y de nombre Damián Ross.  Es una novela muy fuerte y atípica respecto a las obras más conocidas de la trayectoria de Haghenbeck”, dice el editor

F.G. Haghenbeck (Ciudad de México, 1965-Tehuacán, 2021). Se desempeñó como novelista y escritor de cómic.

“Hemos trabajado en adelantar y proponer a autores no mexicanos, en distintos ámbitos de la ficción, de la no ficción, de la literatura juvenil. Siempre nos gustó mucho trabajar con Haghenbeck, un autor que siempre estaba pendiente de las entrevistas, del circuito de ferias, cuando no estaba de acuerdo nos daba muy buenos argumentos. Publicarlo ahora es homenajearlo”, concluye.

Comments are closed.