Mujeres que cuentan secretos se presentará en la Biblioteca Central

Veintiséis escritoras latinoamericanas reúnen sus historias en este libro de la serie Mujeres que cuentan. Se presentará el 4 de febrero a las 19:00 horas a través de la cuenta en Facebook de la Biblioteca Central del Estado de Hidalgo Ricardo Garibay.

Ciudad de México, 9 de enero (MaremotoM).- Mujeres que cuentan secretos es la nueva antología en la que Ligia Urroz publica el cuento Diario de un aislamiento que aparece junto a los textos de 25 escritoras que, gracias a la coordinación de la autora nicaragüense y promotora cultural Linda Báez Lacayo, sale a la luz este 2021 publicado por Narratio Aspectabilis.

El libro será presentado, de manera virtual, el jueves 4 de febrero a las 19:00 hrs. desde https://www.facebook.com/BibliotecaCentraldeHidalgoRicardoGaribay. Participan Irene Selser, Martha Cecilia Ruiz, Mayte Alcelay Arcelus, Alejandra V. Báez y Ligia Urroz.

En Mujeres que cuentan secretos, Ligia contribuye con “Diario de un aislamiento”. El libro fue prologado por la escritora chilena Pía Barros, miembro de la llamada generación de los 80 y conocida especialmente por sus cuentos.  Este es el cuarto libro de la serie “Mujeres que cuentan”, que además de Mujeres que cuentan secretos, incluye Mujeres que cuentan, Once Mujeres que cuentan erotismo y Mujeres que cuentan de miedo. En los dos últimos Urroz participa con Viajes oníricos y Narciso negro, respectivamente.

 Mujeres que cuentan secretos
Linda Báez. Foto: Cortesía

Barros escribe “He aquí una diversa muestra de historias, con el secreto como telón de fondo y disculpa narrativa para aunar un grupo de autoras que, desde sus países, construyen cuentos para seducir a personas lectoras que en las antologías encuentran un punto en común”.

“El secreto puede ser el amor prohibido, el desgarro, la lenta putrefacción del alma en la ausencia y la inutilidad del gesto de vivir después de ello, o la suplantación de vidas maquilladas por la fama, la intimidad reivindicada por las múltiples primeras veces, u otra versión de los amores eclesiásticos y la vulneración de derechos cuando se trata de mujeres. Las medias verdades construyen realidades de alta complejidad emotiva que fragilizan familias y relaciones. Y entre tanto, aparece un texto donde el amor, sus escondites, las jerarquías, enmascaran un sujeto femenino que no se percibe como sojuzgada, con todas las falencias del amor romántico que es incapaz de ver su victimología.”

Te puede interesar:  La música tradicional perdura en el tiempo: Pablo Gómez Molina
Mujeres que cuentan secretos
Ligia Urroz. Foto: Cortesía

Una peculiaridad de la serie es que incluye a autoras nacidas en países como Cuba, Nicaragua, Chile, Argentina y México. Los secretos de las historias que ofrecen creadoras como Linda Báez Lacayo en Lo observas y callas; Mayte Alcelay Arcelus, a través de El funeral de la abuela Patita; Verónica Mas en Un café convertido en concierto; Martha Govea a lo largo de Mala mujer; El tren azul por Irene Selser, Las malas lenguas de Georgina Viteri; pasan por fuertes matices como el descubrimiento por parte de una de las protagonistas que se unió en matrimonio con el asesino de su madre, el revivir recuerdos de infancia vinculados a la pérdida de personas amadas, secretos en las relaciones de pareja, amores prohibidos o incluso llevarse a la tumba aquello que se escribía para compartirse.

Pía Barros asegura que “Ninguna obra existe si no se encuentra con su par: el auditor de la sinfonía, el espectador de la obra o película, el o la lectora que descubre la magia de completar el proceso de la escritura”. “Completamos esta diversidad en su lectura: bienvenidas las personas a este ritual maravilloso de leer”, invita.

Comments are closed.