Argentina / México

MUNDIAL 2022 | México ya no depende de sí mismo

México ahora no depende de sí mismo, tiene que ganarle a Arabia Saudita y esperar que Argentina y Polonia no empaten, sino que haya un ganador, para no tener que hacer cuentas de goles a favor y en contra, donde puede salir perdiendo, porque hasta ahora no marcó ninguno.

Ciudad de México, 26 de noviembre (MaremotoM).- En un partido muy parejo, donde México impuso su juego en el primer tiempo y Argentina reaccionó en el segundo, la categoría individual de Lionel Messi y de la joven promesa Enzo Fernández le dieron un triunfo al equipo argentino, que si perdía se despedía del Mundial.

México ahora no depende de sí mismo, tiene que ganarle a Arabia Saudita y esperar que Argentina y Polonia no empaten, sino que haya un ganador, para no tener que hacer cuentas de goles a favor y en contra, donde puede salir perdiendo, porque hasta ahora no marcó ninguno.

Gerardo Martino planeó muy bien el partido de entrada, con una línea de cinco que impedía que Argentina pudiera usar su mejor arma, Messi, que terminó bajando a la mitad de la cancha para encontrarse con el balón. En ese esquema, la idea era cortar y salir en velocidad con el Chucky Lozano y Alexis Vega, haciendo diagonales, ya que jugó sin delantero centro, pero eso falló porque Argentina con los cambios en defensa presentó una zaga muy rápida con un Lisandro Martínez impecable y con Gonzalo Montiel firme, no dejando que lo desborden.

México volvió a sufrir su problema prioritario, que es la falta de definición y solo tuvo una jugada clara, en un tiro libre,  que ejecutó muy bien,  Alexis Vega, pero se lució Dibu Martínez con una gran atajada,  sin dar rebote.

Argentina, en ese primer tiempo, estaba cortada en su mitad de la cancha, con un Guido Rodríguez que era más defensor que mediocampista y con De Paul y Alexis Mac Allister imprecisos, tratando de buscar siempre a Messi, que fue bien marcado.

Te puede interesar:  Anthony Bourdain: correr más allá del cuerpo

Los ingresos de los ex River, Enzo Fernández y Julián Álvarez le dieron al equipo argentino el aire que necesitaba. Fernández se hizo dueño de la mitad de la cancha y Álvarez se movió en forma inteligente en ataque, no dándolo referencia a sus marcadores, acostumbrados a un Lautaro Martínez, estático y que solo trataba de jugar de espaldas, para buscar a Messi.

México no juega mal, pero los partidos se definen en el arco rival y allí mostró que le cuesta mucho crear situaciones y mucho más convertirlas.

De cualquier manera, ninguno de los dos creaba situaciones claras de gol, hasta que Lionel Messi frotó la lámpara y luego de un pase lateral de Di María, la levantó ante su marca con sutileza y antes que cayera le pegó con gran precisión y la puso junto a un poste. Allí Martino cambió el esquema y salió a jugarse a todo o nada y en ese juego (parecido a la ruleta rusa) es más fácil que salga nada que todo.

Lionel Messi
La elegancia de Lionel Messi. Foto: Cortesía

Argentina empezó a jugar contra el reloj y con el miedo que solo le llevaba un gol a México, acordándose de la experiencia con  los árabes que le habían metido dos goles en 5 minutos, hasta que una jugada que parecía intrascendente, Enzo Fernández demostró que tiene pasta de crack y se sacó una marca de encima en un costado del área y sacó un remate cruzado y con efecto que dejó sin chances a la volada del Memo Ochoa.

Argentina encaminó su rumbo y ahora buscará ganarle a Polonia el miércoles para terminar primero y eludir a Francia, México debe ganar, para lo que tiene que patear mucho más al arco rival, pero también esperar un triunfo argentino o polaco. No es imposible, pero es difícil. México no juega mal, pero los partidos se definen en el arco rival y allí mostró que le cuesta mucho crear situaciones y mucho más convertirlas.

Comments are closed.