Violeta Santiago

“Nadie imaginó que los periodistas íbamos a estar en el centro de este caos”: Violeta Santiago

Desde hace varios lustros Veracruz dejó de ser una tierra festiva para convertirse en un estado del país con los males sociales más demoledores: huachicoleo, secuestro, narcofosas, levantones capitaneados por policías y sicarios. En estas páginas se ofrece un recuento de los daños hoy padece Veracruz… y todo México.

Ciudad de México, 27 de agosto (MaremotoM).- A veces Veracruz queda tan lejos. Pero está muy cerca de nuestros corazones, de nuestro sentir mexicano, de esa ciudad que si no fuera nuestra algo se rompería en nuestro espíritu.

Pero, ¿de quién es Veracruz? ¿De sus miles de pobladores que cosechan, siembran, de sus sones jarochos, de su enorme y maravilloso puerto donde se comen unos platillos deliciosos? ¿Es de su cultura indígena, de su café, de Salma Hayek, de su Córdoba preciosa? ¿O es del narco? ¿o es de los gobernadores corruptos que uno tras otro se dedican a robarla, asesinarla, secuestrarla?

Guerracruz, ese “rinconcito donde hacen su nido las hordas del mal”, escrito por Violeta Santiago y editado por Aguilar es un libro escrito con optimismo, con valentía, por una periodista de la nueva generación. Ella cree que alguna vez Veracruz dejará de ser guerra y volverá a sus ciudadanos naturales. Mientras tanto, describe a esta región como una “tierra de fosas clandestinas y corrupción política, de homicidios a periodistas y lucha sangrienta de cárteles. Lo que fue un estado de esplendor cultural es espejo de México donde se refleja el infierno de la impunidad y el delito”.

Violeta Santiago
Fue cuando nos dimos cuenta de que esa persona era muy peligrosa para los veracruzanos, dice de Javier Duarte. Foto: Facebook

–Una de las cosas que tiene el libro fue cuando la gente de Veracruz descubrió que Javier Duarte “era malo”

–Sí, lo vimos al poco tiempo de su mandato, la represión, cómo aumentaron los delitos de alto impacto, cómo el secuestro, las desapariciones forzadas, fue cuando nos dimos cuenta de que esa persona era muy peligrosa para los veracruzanos.

–Una de las cosas imperdonables de Javier Duarte es haber asesinado a Rubén Espinosa, pero no está acusado por eso

–No hay una investigación que lo señale como tal, sin embargo a que hay muchos indicios de que hubo mano del estado. Rubén era una persona trabajadora, no tenía problemas con nadie, su activismo lo volvió foco para ser observado por el estado, al ser asesinado hay una gran conexión con eso. Era una persona incómoda para el Gobierno y también ya hemos visto cómo hay otros periodistas incómodos que han sido asesinados. Nadie considera que se trate de una casualidad.

–¿Consideras a estas personas asesinadas como héroes?

–Hay muchos que han luchado por la libertad de expresión. Definitivamente, más que una cuestión heroica no tendría que haber pasado. Ellos lucharon por hacer las cosas bien y consiguieron la muerte. Dejan un ejemplo de valentía, aunque también un ejemplo de tener cuidado, de tener precauciones a la hora de escribir para no tener el mismo destino.

–Tu libro parece la segunda parte de Aquí no es Miami, de Fernanda Melchor. Esta cosa de entrar a un mundo totalmente desconocido para nosotros

–Más o menos desconocido. En los últimos meses se han dado algunos episodios en la Ciudad de México. Hace 10 años empezamos a vivir esos episodios en Veracruz. Es un foco rojo, a pesar de que sean casos aislados. Ningún hecho de violencia se desata de un día para otro. Es gradual y habría que averiguar esas relaciones que existen entre la Ciudad de México y Veracruz.

Violeta Santiago
En los últimos meses se han dado algunos episodios en la Ciudad de México. Hace 10 años empezamos a vivir esos episodios en Veracruz.

–Es cierto, pero también lo que es cierto es que el país es poco federal

–Sí. Hay muchos hechos de Veracruz que no sobresalen en lo nacional. La realidad es que todos los días hay reportes de homicidios, de feminicidios, de algún secuestro. A menos que sea alguna cuestión muy fuerte, como la masacre de Minatitlán, hace algunos meses. Pero la verdad es que ha habido otras masacres y que son niños asesinados y no se conoce la historia.

–Cuando murió Rubén Espinosa, que tenía 31 años, uno piensa “para qué se dedicarán al periodismo”, a pesar de que uno es periodista desde hace 30 años

–Lo que pasa es que cuando elegimos ser periodistas, la situación no era tan grave como imaginábamos. Comencé a estudiar hace 10 años, salí hace cinco y había cuestiones delicadas, pero no pensábamos que fuera a ese nivel. El problema es para las nuevas generaciones, cada vez hay menos que se quieren dedicar a informar. Para muchas personas como Regina, como Rubén, conocieron el periodismo cuando no había agresiones contra ellos. Nadie imaginó que íbamos a estar en el centro de este caos. Apenas el 2 de agosto tuvimos el caso número 23 en lo que va de esta década. Este trabajo sigue siendo peligroso.

–Hace 20 años uno podía andar tranquilo por Veracruz, ahora es Guerracruz

–Así es. La palabra Guerracruz la usábamos para identificar al Puerto de Veracruz, identificando a los hechos violentos que allí ocurrían. Me dejó muy marcada la combinación del nombre, está extendida ahora a toda la ciudad. No hay una región, de las siete que tiene el estado, que no haya sido trastocada por la violencia. En la región de Córdoba, por ejemplo, hay un gran movimiento de las rutas del crimen, se han dado muchos hechos violentos, secuestros, extorsión, no podría negar que hay una especie de peligros para todos. No es un grupo contra otro grupo, hay muchos delitos que tocan a la ciudadanía en general. Al sur de Veracruz, en Coatzacoalcos, muchos negocios han cerrado por el nivel de extorsión que hay. Entre el alquiler y lo que deben pagar al crimen organizado, no les alcanza.

Violeta Santiago
Me dejó muy marcada la combinación del nombre, está extendida ahora a toda la ciudad.

–¿De qué viven hoy las personas en Veracruz?

–Cada vez es más complicado. Acabamos de tener el ingreso de una planta trasnacional, que fue presentada como una inversión para el estado, y hay muchos cultivadores de café veracruzanos que no están de acuerdo con eso. En general el campo en Veracruz, a pesar de que tiene mucha producción de piña, de naranja, de café, ha estado muy rezagado y muy olvidado. Muchos de los ranchos han terminado en manos de los grupos del crimen organizado. Eran terrenos que pertenecían a particulares, fueron arrancados y terminaron en manos de otras personas.

Violeta Santiago
Estamos gobernados por personas que han sido remisas a gobernar sin estar involucradas en el tema de la violencia.

–¿Uno puede pensar que Veracruz está gobernada por los narcos?

–Más bien no tenemos que hacer un separación entre buenos y malos, es decir, la narrativa del gobierno es decir: los grupos criminales son los malos y nosotros somos los buenos, es un error. Estamos gobernados por personas que han sido remisas a gobernar sin estar involucradas en el tema de la violencia. Son partícipes directos de la violencia o simplemente han cometido omisión.

–¿Cómo se soluciona esto? ¿Tu libro tiene algo de optimismo, de esperanza?

–Sí, claro, la gente que lea esta historia, sobre todo la gente que no es de Veracruz, tengan una conciencia de lo que la violencia puede generar en un lugar específico.

Guerracruz
Guerracruz, de Violeta Santiago. Foto: Cortesía

Fragmento de Guerracruz, de Violeta Santiago, con autorización de Aguilar

Prólogo. Carmen Aristegui

Violeta Santiago es una joven y valiente periodista que se metió en las entrañas de un estado sumido en la violencia, la corrupción y los abusos de poder, para contarle a los demás lo que ha pasado ahí en los últimos años. Presenta aquí el resultado de sus investigaciones. Para dar título a su trabajo combinó palabras para referirse a la cruenta historia del lugar donde se encuentra un heroico puerto: Guerracruz es la palabra que resultó.

La periodista se adentra en esa guerra en la que han perdido la vida muchas personas, demasiados jóvenes y una lista muy larga de periodistas. Una guerra que convirtió a Veracruz en un estado ensangrentado y mancillado por la violencia extrema, las desapariciones y las estrujantes fosas clandestinas.

La autora muestra también las luces de quienes han sacado fuerzas del dolor para organizarse y buscar a los que han sido desaparecidos. Cuenta cómo surgieron los colectivos, relata quiénes han sido los principales impulsores y describe todo aquello a lo que se han enfrentado en esa ardua tarea. Y, en medio de todo, la trama política y sus personajes principales: Fidel Herrera, Javier Duarte y el quiebre político encarnado por Cuitláhuac García, que enfrenta el desafío formidable de un nuevo gobierno.

En estas páginas están reseñados los principales casos del sexenio de Duarte, los casos de feminicidios, las historias de jóvenes y niños que perdieron la vida. Las víctimas que nunca debieron ser víctimas.

Guerracruz es el retrato de todo aquello que se rompió a punta de abusos, corrupción y delincuencia organizada. La fractura de un estado que perdió la frontera entre delincuentes y autoridades.

Introducción

Pensar en Veracruz trae a la mente palmeras, deliciosos mariscos, danzón, playas de arena canela, son jarocho con arpas y jaranas, culturas prehispánicas y el primer Ayuntamiento fundado por los españoles. Aún prevalece toda la belleza y riqueza cultural de esta noble tierra, pero hace muchos años que ha quedado bañada de sangre, herida por fosas y balas, dolor y horrores, llena de impunidad y coraje.

Guerracruz surgió como un grito de auxilio en las redes sociales para que los ciudadanos, a través de una etiqueta en Twitter, pudieran informarse libremente de los hechos violentos que comenzaron a empañar la vida del estado, que penetraron por el norte, se enraizaron en las Altas Montañas y llegaron hasta la última playa del sur.

Lo que sucedió en los últimos diez años a nivel social y económico sirve de ejemplo para el resto del país. Veracruz no es poca cosa: estado petrolero que cuenta con una de las seis refinerías de México y es sede del complejo petroquímico más grande de América Latina. A nivel demográfico, con más de 8.1 millones de habitantes, es el tercer estado con mayor población de la nación y una de las tres joyas de la corona en el tema electoral por la cantidad de votantes. Con más de 700 kilómetros de costa, su tierra está salpicada de vestigios prehispánicos como El Tajín, la belleza de los Pueblos Mágicos y sus cascos antiguos repletos de historia colonial, sin olvidar el peso histórico de la cuatro veces Heroica ciudad de Veracruz, asediada por españoles, franceses, norteamericanos y hasta piratas. Produce café, piña, naranjas, azúcar y vainilla, y posee tres de ocho puertos de altura ubicados en el Golfo de México.

La historia del estado de Veracruz está destinada a ser grande. Por desgracia, comenzó a destacar a nivel nacional por las muestras de violencia en niveles nunca antes imaginados de maldad humana en México. De pronto, el hermoso Veracruz se convirtió en el estado del gobernador más corrupto y que más dinero robó, el de la fosa clandestina más grande de América Latina, el de los más de 10 mil desaparecidos, el lugar donde los cuerpos se “cocinaban” (reducían) en combustible hasta desaparecer el ADN, el de la policía que cazaba jóvenes para entregarlos a los cárteles a cambio de dinero, el del segundo lugar en feminicidios, el de la larga lista de periodistas asesinados.

Por tal razón surgió la necesidad de escribir este libro, un testigo que indigne, mueva y haga reaccionar a quienes se sientan identificados con nuestros años tranquilos salpicados de advertencias de lo que se veía venir o con los meses que más nos horrorizaron. Aquí hay historias de personas cuyas vidas se apagaron en el camino; de periodistas amordazados gubernamentalmente y los que sobrevivieron a la amenaza del narcotráfico o a la precariedad de la industria de los medios de comunicación; de valientes madres que encontraron a sus hijos con las manos y que los sacaron con las uñas hasta de los pozos; y el testimonio de la descomposición de un lugar tan entrañable a manos de gobernantes cegados por la venganza personal, el enriquecimiento, la vanidad y avaricia.

Cuando leo que en otro estado de la República repuntaron los asesinatos de periodistas o las acciones del crimen… recuerdo cómo empezó todo aquí, porque no siempre fue así. Si escucho que aumentaron los asesinatos de periodistas en Guerrero o Quintana Roo… así pasó en Veracruz. Balaceras o mantas en la Ciudad de México… ya lo vivimos. Antes le temíamos a los estados del norte como si fueran los únicos en merecer tal desgracia, como si la posición geográfica fuera una especie de barrera protectora del mal, hasta que Veracruz demostró que ningún estado es ajeno a convertirse en una zona de disputa en vivo con toda su población de por medio. Ahora, hasta el cuello en el terreno cenagoso de la muerte, nuestra experiencia podría fungir como un espejo o una especie de placa de Petri para avizorar la forma en que la violencia y el enriquecimiento ilícito destrozan a una sociedad hasta desaparecer el último milímetro de hueso de sus integrantes.

Ojalá vuelvan pronto las noches de luna plateada sin los acordes de las balas de fondo. Que nunca más una madre desentierre a sus hijos de la arena. Que no haya otro periodista asesinado y ninguneado por ejercer dos oficios. Que Veracruz recupere la gloria que fue inspiración para músicos, poetas, escritores, escultores y artistas. Y que ningún otro lugar del país llegue a una crisis de Derechos Humanos que hagan recitar con tristeza “qué mal, este lugar ya se parece a Veracruz”.

1

UNA GUERRA AJENA

EL LUGAR MÁS PELIGROSO PARA EL PERIODISMO

Poco antes de cumplir diecisiete años, mi hermano mayor, también periodista, me llevó a ver mi primer muerto. En aquel entonces, durante los primeros años del gobierno de Felipe Calderón Hinojosa, las escenas más graves de nota roja en mi pequeña ciudad, al sur de Veracruz, eran accidentes automovilísticos, asaltos o crímenes conocidos como “delincuencia común”. El primer cuerpo sin vida que observé fue el de un infortunado alcohólico que cayó a un canal de aguas negras. No había morgue en la ciudad y los de Servicios Periciales venían desde Coatzacoalcos, así que tardaron más de dos horas en llegar. La plancha estaba forrada con tela de gallinero que rasgó los guantes de látex del trabajador encargado de levantar, literalmente, los cuerpos. Mientras algunas compañeras reían como papagayos cuando ocurría el levantamiento, mi hermano me dio una lección: sé prudente, sé respetuosa. Ha pasado una década desde entonces y, con amargura e ironía, debo de confesar que hubo cosas que cambiaron y otras que permanecen inamovibles: Servicios Periciales sigue llegando tarde, la Fiscalía General del Estado (FGE) no les da guantes y, prácticamente, su trabajo se limita a levantar cuerpos sin resolver el caso; en cambio pasamos de ver escenas de accidentes vehiculares, apuñalados por asaltos violentos y alcohólicos que cayeron en desagües… a niños, jóvenes, hombres y mujeres desmembrados, quemados, baleados, clavados con un mensaje, decapitados, reducidos, desaparecidos, enterrados u olvidados.

Te puede interesar:  "El Fondo de Cultura Económica ahora es una editorial popular": Paco Ignacio Taibo

Y, de repente, también aumentaron los asesinatos de periodistas.

La organización Artículo 19 documentó que entre el 2000 y el 2010, en Veracruz, se registraron cinco asesinatos de periodistas cuya muerte estaba relacionada con su labor: José Miranda Virgen (2002); Raúl Gibb Guerrero (2005); Roberto Marcos García y Adolfo Sánchez Guzmán (2006); y Luis Méndez Hernández (2009).

En esa década, los asesinatos de periodistas no fueron la excepción en Veracruz, pero su incidencia fue menor que la de otros estados como Guerrero, Tamaulipas o Chihuahua, por lo que el tema aún no alcanzaba una notoriedad en el estado. De los cinco crímenes, el primero fue un “accidente” (fuga de gas y explosión) y los últimos cuatro se perpetraron con arma de fuego. Desde entonces, las autoridades procuradoras de justicia ya se esforzaban por desligar la muerte de los reporteros con su trabajo, omitiendo las amenazas previas y directas por parte de grupos de poder. Resultaría, sin que nosotros lo supiéramos, que éste era el tímido prefacio de la historia de horror que estaba por escribirse.

Fidel Herrera Beltrán le entregó el estado de Veracruz a Javier Duarte de Ochoa, electo en los comicios del 4 de julio de 2010. Con la llegada de Javier Duarte a la gubernatura, la violencia contra la sociedad civil y los crímenes de alto impacto alcanzaron niveles nunca antes vistos, además se desataron los asesinatos contra periodistas. Bastaron dos años con Duarte para que se sumaran más muertes que las de la década anterior. A partir del 2011, la cifra de comunicadores asesinados se disparó hasta alcanzar la histórica cantidad de 22 casos (2018) que posicionó a la entidad como la más peligrosa para ejercer la Libertad de Expresión en México y América Latina.

Veracruz, nuestro “rinconcito donde hacen su nido las olas del mar”, una entidad relativamente tranquila, se transformó en una zona donde se disputaba una guerra por la “plaza”, encabezada por una de las organizaciones criminales más crueles y sádicas: Los Zetas. Con el paso de los años, también fue campo de batalla de otros grupos delictivos como el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) y el Cártel del Golfo (CdG). En 2011 la transformación se hizo visible: las calles del puerto pasaron de ser vialidades tranquilas a vías saturadas por convoyes de la Policía Estatal, el Ejército Mexicano o la Marina Armada y su Policía Naval. Los efectivos, encapuchados, apuntaban desde sus torretas de ametralladoras soldadas a los toldos a lo que parecía un enemigo invisible a nuestros ojos, pero cuya presencia advertíamos oculta entre el horizonte del cielo y el mar de Veracruz.

El periodismo de nota roja pasó de cubrir la delincuencia común a tocar temas de narcotráfico, secuestro o desapariciones forzadas. Los periodistas de información general tampoco se vieron exentos de este cambio, pues al final la violencia nos alcanzó a todos y transformó nuestra vida laboral y cotidiana: se modificaron las horas de cierre o apertura de los comercios, bajó la matrícula de las escuelas, la cantidad de casas rentadas, la vida nocturna y la tranquilidad en el camino al trabajo o en casa.

Como reporteros, aprendimos el abanico de posibilidades que implica la tortura y la muerte, bajo las formas menos imaginadas en las que descubrimos los cuerpos: encajuelados, embolsados, enterrados (en fosas clandestinas), colgados, apilados, cercenados, calcinados, etc. Completos o incompletos, la escena de la muerte se volvió el medio y el mensaje del crimen. Llegó un punto en el que los asesinos dejaban elementos simbólicos como escobas, para referirse a una “limpia”, o cortaban la lengua o las manos, para acusar a la víctima de ser “chapulín” (cuando alguien pasa de un grupo delictivo a “independiente” o a otra organización) o “sapo” (soplón), en un código no escrito para interpretar el grado de deshumanización frente a nuestros ojos.

Con el aumento de la violencia en Veracruz y el establecimiento de grupos delincuenciales, también se profundizó la corrupción en el Gobierno. Para los periodistas veracruzanos, las disputas del narcotráfico rivalizaban con la corrupción gubernamental: tan mortífero era el sicario como el funcionario.

Apenas bastaron unos meses para darnos cuenta en qué se había metido Veracruz con Javier Duarte en la “plenitud del pinche poder” (aunque creo sinceramente que ninguno de nosotros imaginábamos que sería tan malo). El viernes 20 de mayo del 2011, durante su primer año de Gobierno, se desató una de las balaceras más recordadas del puerto. El Festival de la Salsa se celebró en Boca del Río y a media noche la gente apenas regresaba a sus casas, cuando de pronto se encontraron en medio de un fuego cruzado en la avenida Ruiz Cortines, cerca de la Facultad de Ingeniería de la UV y casi frente al hotel Lois. El auge de las redes sociales no era como el de hoy en día, pero en Twitter se había formado una importante comunidad y de los hechos violentos nació la etiqueta #Verfollow y luego la de #Guerracruz. Las personas que se quedaron atrapadas en el intercambio de plomo nos contaron por Twitter lo que veían, escuchaban y sentían. Por otra parte, el gobernador se apropió de esa red social para informar su versión de los hechos: “En el enfrentamiento de esta noche entre las fuerzas del orden y el crimen organizado, el saldo es de 5 delincuentes abatidos.”

Como habitantes del puerto, comenzamos a usar seguido esas etiquetas para saber qué pasaba en la ciudad, dónde arrojaron alguna granada o evitar zonas en donde se desarrollaba alguna balacera. Twitter se volvió una ventana de la Libertad de Expresión ciudadana y un recurso de seguridad ante la ola de violencia que nos alcanzaba, pero pronto la sombra de Duarte cayó sobre los tuiteros.

El 25 de agosto del 2011 ocurrió un episodio de histeria colectiva salpicada de realidad: desde la mañana los helicópteros sobrevolaron el puerto porque en redes sociales surgieron rumores de una amenaza de bomba en escuelas (incluso de que grupos armados iban a secuestrar niños). La gente, espantada, fue por sus hijos y se armó un caos en las calles; en la Universidad Veracruzana dijeron que fuéramos a casa y nos resguardáramos, mientras que las líneas telefónicas colapsaron. Antes de irme, pasé al Centro de Idiomas del campus Mocambo y estaba con dos profesoras y algunas compañeras, cuando escuchamos varias detonaciones. Nos escondimos en uno de los salones, hechas ovillos bajo los mesabancos. Luego, en la calle vi cómo una chica de una secundaria contigua subió llorando a un taxi, abrazando a un joven en una evidente crisis nerviosa.

Los medios de comunicación, cuya línea oficial era bien conocida, insistieron en que no pasaba nada. Justamente de allí salió una de las frases con las que se identificaría el Gobierno de Duarte: “En Veracruz no pasa nada.” Pero aquel hecho marcó un antes y un después. Por un lado, surgió la postura del mal uso de redes sociales, mientras que por el otro nació la desconfianza de la gente hacia su Gobierno cuando ocurrían disturbios.

A las 02:52 de la tarde, por Twitter, @Javier_Duarte advirtió: “Ya tenemos ubicado el origen de toda la desinformación de hoy, quiero informar q esto tendrá consecuencias legales Art. 311 (terrorismo).” Y casi de inmediato, con la ayuda de la Policía Cibernética, detuvieron a dos personas que resultaron ser María de Jesús “Maruchi” Bravo Pagola y Gilberto Martínez Vera, usuarios de redes sociales acusados de terrorismo. Maruchi había sido colaboradora de artículos de opinión en periódicos, estuvo en radio y fue funcionaria estatal en los tiempos de Fidel Herrera Beltrán, pero con la llegada de las redes sociales, se convirtió en una de las principales difusoras de los hechos violentos que ocurrían en el puerto. A punto de ser condenada a 30 años de cárcel por tuitear, Maruchi fue liberada en septiembre. Javier Duarte dijo que no era censura y que respetaba la Libertad de Expresión, para entonces ya habían asesinado a cuatro periodistas.

Dos semanas después de la liberación de Maruchi, en Veracruz se realizó una compra masiva del semanario Proceso. Se estima que se agotaron más de cinco mil ejemplares en pocas horas y que sólo quedaron en unas manos, las del Gobierno, pues la portada exponía la violencia del crimen organizado en el estado. Años después, la portada de esa misma revista aderezaría el exilio y el posterior asesinato de un colega más.

En diciembre del 2012, Javier Duarte de Ochoa, tras cumplir los dos primeros años de su administración, lanzó al Congreso del Estado una iniciativa para conformar la Comisión Estatal de Atención y Protección para los Periodistas (CEAPP), un órgano subsidiado con recursos públicos que pretendía hacer frente al ya preocupante número de periodistas asesinados.

Pero ni la CEAPP, con sus 15 millones de pesos anuales de presupuesto inicial, logró detener los crímenes, en cambio se convirtió en una caja chica para formar una gruesa plantilla laboral con onerosos salarios. El periodista Jorge Morales Vázquez (entonces comisionado de la institución) declaró a Proceso (2013) la siguiente información: de los 15 millones, sólo 747,745 pesos se utilizaron para atender a periodistas, mientras que los 14.2 millones restantes se emplearon para pagar los salarios de los nueve comisionados que conformaban la Comisión (además de otros 37 funcionarios contratados para diversos puestos y que poco tenían que ver con la ayuda a los comunicadores o que, de plano, desconocían la situación por la que atravesaba el gremio). En ese período, la presidenta de la CEAPP fue Rocío Ojeda Callado y la secretaria ejecutiva, Namiko Matzumoto Benítez. La primera fue directora de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana; tras su paso por la CEAPP aspiró a convertirse en rectora de la máxima casa de estudios del estado sin que lo consiguiera. La segunda fue propuesta por Javier Duarte y designada presidenta de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) en 2016, por un período de cinco años, con el apoyo de legisladores locales del PRI, Verde Ecologista, Nueva Alianza y el Partido Alternativa Veracruzana, a pesar de las críticas de su mal desempeño al frente de la CEAPP, pero sobre todo, de ser postulada por el mismo hombre señalado de contribuir a la muerte de periodistas cuando ella lideró el órgano que tenía que defendernos.

En 2015, durante una reunión con reporteros y dueños de medios en el norte de Veracruz, Duarte, casi al término de su administración, sentenció con una de las frases que marcó al sexenio y que caló hondo entre las fibras de los comunicadores, de esas veces en que las palabras duelen más por su soberbia y cinismo que por su mensaje. El gobernador, iracundo, señalado de mandar callar voces críticas, solapador de funcionarios que siguieron su ejemplo, advirtió a los periodistas que venían “momentos difíciles” y les pidió que se portaran bien. “Si algo les pasa a ustedes, a mí me crucifican todos. Pórtense bien, todos sabemos quiénes andan en malos pasos, dicen que en Veracruz sólo no se sabe lo que todavía no se nos ocurre” y de la forma más cínica posible agregó que, si alguien se sentía en riesgo, acudiera con su Gobierno para que lo ayudara.

En 2016, con la llegada al poder de Miguel Ángel Yunes Linares (PAN), la CEAPP renovó a sus integrantes: como presidenta se designó a Ana Laura Pérez Mendoza y como secretario ejecutivo a Jorge Morales Vázquez, el mismo comisionado que años atrás luchó contra la corrupción dentro de la Comisión. Aunque fue evidente el cambio dentro del programa de trabajo de la CEAPP, sobre todo al multiplicar el número de capacitaciones y talleres en el estado, eso no impidió que cinco periodistas fueran asesinados en el bienio del panista. De hecho, los protocolos de seguridad fueron los mismos: vincular a los periodistas con personal de la Policía Estatal, la instalación de cámaras, la detección de vulnerabilidades y v …

Comments are closed.