IMANOL CANEYADA

No asumimos nuestros fracasos y se los estamos cargando a las nuevas generaciones: Imanol Caneyada

El suicidio, la depresión, el encierro emocional, el miedo, son sentimientos que explora Nómadas. “Lo que parecía un juego de ficción, ha tomado la realidad total”, afirma.

Ciudad de México, 7 de febrero (MaremotoM).-  Dice Verónica Murguía que para explicar la violencia mexicana y para ver el futuro hay que hacer una novela distópica, algo que ella no puede.

Lo que es cierto es que mirar el futuro o mirar el pasado deja los mismos resultados. Y algo de eso sabe el escritor mexicano (aunque su partida de nacimiento dice que nació en el Pueblo Vasco) Imanol Caneyada, que ha ganado el Premio Bellas Artes de Novela José Rubén Romero 2020, con Nómadas (FCE), una historia distópica que toma lugar en Sonot, una ciudad bajo el mandato de una democracia cuestionable, sumida en una epidemia de risa mortal y un monopolio farmacéutico que enajena y controla a la población.

Ante el asesinato de su mejor amigo, un enano llamado Ele, el gigante Veneno llega a este lugar con la esperanza de conocer algo de su misterioso pasado. En tal recorrido, se encuentra a una sociedad viviendo el fin del mundo, para librarse de este funesto destino, Veneno tendrá que desprenderse de todo lo que limita al mundo como una sola verdad absoluta y ver más allá de los horizontes.

ENTREVISTA EN VIDEO A IMANOL CANEYADA

“Yo terminé de escribir Nómadas en mayo del 2020, todavía la pandemia tenía dos meses y no vislumbrábamos lo que iba a ser. Curiosamente, la novela sale editada a mediados del 2021 y la leo diferente. Cuando yo fantaseaba y tenía en mente la epidemia de suicidios que se convierte en un tema de salud pública porque los cadáveres se iban apilando en la ciudad, era una distopía. De pronto, el coronavirus me hizo ver que esto estaba acá, nos había alcanzado la distopía. Cambié mucho la lectura de mi novela, es mucho más estremecedora y tenebrosa”, afirma Imanol Caneyada.

El suicidio, la depresión, el encierro emocional, el miedo, son sentimientos que explora Nómadas. “Lo que parecía un juego de ficción, ha tomado la realidad total”, afirma.

El escritor como adivino es predecir lo que va a pasar en la realidad. Predecirlo sin darse cuenta. “No quiero esa responsabilidad de ser el guía, pero en este ejercicio de adivinación que mencionas los autores que me precedieron contaban con la ventaja de que el futuro no estaba tan cerca. Yo sí tengo la sensación muy angustiante a partir de esta experiencia literaria. A la velocidad en que se nos acerca el futuro, no estamos preparados para absorber ese tren que viene a atropellarnos”, expresa.

Te puede interesar:  LIBROS DE LUNES | El libro que ojalá tus padres hubieran leído (y que a tus hijos les encantará que leas), de Philippa Perry

“Leí hoy la circunstancia de una mujer que fue víctima de una violación virtual, algo que podría estar sacado de Nómadas o de cualquier otra novela”, agrega.

Imanol Caneyada
Editada por el FCE. Foto: Cortesía

El miedo que Imanol Caneyada marca en Nómadas nos lleva también a pensar en la muerte. La rutina y la falta de futuro es la muerte misma. “La clave está en la falta de futuro. La ausencia de esperanza, de proyecto, nuestros padres, nuestros abuelos, tenían muy clara la posesión, comprar una casa, tener un trabajo, el ser humano atraviesa uno de nuestros más profundos miedos que es el miedo a la muerte, que combatíamos antes con la idea del futuro, de la redención, del paraíso, todos cancelados”, afirma el autor.

“No hemos construido herramientas alternas para contrarrestar ese sentimiento. Cuestiones como el suicidio y la depresión colectiva, esos ataques de ansiedad que nos suceden a diario, son los que nos caracterizan”, agrega.

“Tampoco asumimos nuestros fracasos y se las estamos cargando a las nuevas generaciones. Ante la incertidumbre no estamos asumiendo responsabilidad y estamos arrojando todo el peso y la culpa a los jóvenes con modelos que ya no resisten”, es la impresión de este autor que ha publicado además los libros de cuentos La nariz roja de Stalin (ganador del Premio Nacional de Cuento Efrén Hernández 2011), La ciudad antes del alba (ganador del Premio Regional de Cuento Ciudad La Paz 2009), Los confines de la arena e Historias de la gaya ciencia ficción. Tiene también las novelas Un camello en el ojo de la aguja, Tardarás un rato en morir, Espectáculo para avestruces, Las paredes desnudas y Hotel de arraigo, acreedora al Premio Nacional de Literatura José Fuentes Mares en 2015.

Imanol Caneyada
Imanol Caneyada, desde Aguascalientes. Foto: Cortesía

“Sin embargo, la posibilidad de la inmortalidad está cada vez más cerca y en ese sentido, la inmortalidad es inútil”, dice este escritor que con el humor y el sarcasmo reivindica toda desazón.

“Lo del humor negro, esperpéntico, se dio cuando estaba buscando la voz. No la encontraba. Fui dando con esta voz ubicada en el futuro del futuro y di con la idea del humor, el rostro fársico de la tragedia estaba en el futuro. La historia se repite siempre con la idea de farsa, como decía Marx”, explica Imanol.

Comments are closed.