No Futuro

NO FUTURO | FILMTY | Reflexiona Amelia Valcárcel sobre las ideas apocalípticas de hoy, en la FIL-Monterrey

NO FUTURO: La filósofa española fue invitada por la Cátedra Alfonso Reyes del Tecnológico de Monterrey. Por medio de un seminario de dos días, compartió con la audiencia cómo la “sensación de no futuro” se releja en diferentes escenarios artísticos y situaciones humanas.

Monterrey, N.L., 14 de octubre (MaremotoM).- NO FUTURO. En el marco de la 30 edición de la Feria Internacional del Libro Monterrey 2022, la Fiesta de los Libros más importante del Noreste de México, la filósofa Amelia Valcárcel, invitada por la Cátedra Alfonso Reyes, impartió un seminario de dos días, titulado “Apocalipsis: imágenes, músicas y relatos del fin del mundo”.

En este encuentro, Valcárcel compartió sus reflexiones sobre las expresiones humanas en las que está plasmada la idea de que el mundo va rumbo al desastre y que no hay remedio para detener esta trayectoria.

Explicó que esa sensación de “no futuro” permea también en el cine, en las artes plásticas y en la música. Una de las más recientes expresiones sucede con la trama de la película No mires arriba, (2021, Adam McKay), cuyos personajes protagónicos hacen esfuerzos por advertir al mundo sobre la llegada de un meteorito que destruirá el planeta Tierra.

“Vivimos un tiempo extraño, lleno de maravillas, lleno de desafíos. Tiene todas las trazas de poder ser un buen tiempo apocalíptico”, afirmó Valcárcel, también vicepresidenta del Museo del Prado.

“Primero, de Oriente nos llegó la peste; el enorme virus se extendió por todo el planeta y nos hizo sentir uno de los grandes fantasmas. Después de la peste siempre llega el hambre, y después del hambre, la carestía”, señaló.

En el seminario abordó cómo es que desde sus orígenes, la civilización occidental ha imaginado la idea del fin del mundo para guiar sus acciones; las diferentes épocas han contemplado la posibilidad del fin de los tiempos desde diversas ópticas y lenguajes. A lo largo de dos días, Valcárcel expuso algunos pasajes del libro que relata “acontecimientos de los últimos días”, en el que narra la enorme cantidad de elementos simbólicos presentes en las artes.

Te puede interesar:  MUNDIAL 2022 | México ya no depende de sí mismo

La clásica imagen del tríptico del Juicio Final de El Bosco, los frescos de Miguel Ángel Buonarroti, que se aprecian hasta hoy en las bóvedas de la Capilla Sixtina de la Basílica de San Pedro, las pinturas de Van Eyck que refieren al tema de los últimos días, fueron mostradas por Valcárcel para ejemplificar el Apocalipsis en el arte.

Igualmente, la filósofa enseñó escenas de cintas como “El Planeta de los simios”, “La Guerra de los mundos”, “El día después de mañana”, entre otras, lo mismo que hizo sonar algunas notas de “Así habla Zaratustra”, de Richard Strauss y “Réquiem”, de Mozart, en una contundente muestra del tema del fin de los tiempos.

Amelia Valcárcel
Valcárcel dijo que es alucinante entrar a Twitter para observar el “oleaje” de las cosas. Foto: Cortesía

En su charla, Valcárcel dijo que es alucinante entrar a Twitter para observar el “oleaje” de las cosas y darse cuenta de cómo existen cientos de entradas con escritos usuarios de esta red que refieren a una conciencia sobre “el final”, en la que parece que la humanidad se dirige al desastre y en donde nadie, aparentemente, hace algo por cambiar el rumbo.

“Esta persona nos hace una revelación espontánea y bien articulada de la que probablemente no sepa que es la número ‘sabe Dios’ que se hace en la historia humana, esta conciencia de que el mundo está llegando a su final, que no merece que nadie va a poder parar ese final, que la bestia está desatada, que barrerá con su cola la Tierra y la gente no se da cuenta y todavía hace planes de compra. Es la sensación del no futuro”, puntualizó Valcárcel.

“El apocalipsis es precisamente eso; nos quiere meter en la sensación de que no hay futuro, esto es especialmente difícil, cuando no grave, en el caso de un mundo como el nuestro que pivota sobre el futuro y, así, todos los mundos que nos han precedido no tenían su visión en el futuro, lo tenían en el pasado. El pasado era probablemente lo mejor que había sucedido en el mundo”, concluyó la filósofa.

Comments are closed.