Malva Flores

No hay quien tenga el peso intelectual que tuvieron estos dos creadores: Malva Flores

Este libro lo empezó hace 10 años y lo que hace es demostrar en 600 páginas que el trabajo de Enrique Krauze no fue la verdadera razón de la separación de la amistad entre Octavio Paz y Carlos Fuentes, “quizá fue la última de las separaciones visibles, pero no fue la causa”, dice Malva Flores, autora de A ingrata línea quebrada (dos cuentos), editado por Literal.

Ciudad de México, 10 de febrero (MaremotoM).- Malva Flores ha recibido recientemente el Premio Mazatlán de Literatura por su libro Estrella de dos puntas (Ariel), dedicado a Carlos Fuentes y Octavio Paz.

La misma pregunta hecha a Ángel Gilberto Adame, autor de Pasiones, fracturas y rebeliones (Taurus), se la hacemos a Malva Flores. ¿A la gente de la nueva generación le interesarán estos temas?

“Creo que es muy importante saber que hubo un tiempo que era posible hacer polémicas de una manera inteligente, valiente y pública”, dice la también poeta.

“Es recuperar la posibilidad de que las polémicas que hubo en la República de las Letras son polémicas valiosas que nos sirven a nosotros. El libro de Gilberto que ya leí, recupera otra polémica que ha sido muy valiosa entre esos tres intelectuales, Paz, Neruda y Bergamín. Me encanta que se recuperen ese tipo de historias para que nos demos cuenta de cuál ha sido nuestro devenir, nuestro pasado y a partir de allí ver cuál es nuestro porvenir”, agrega la también editora de poesía de Letras Libres.

Malva Flores
Un libro editado por Planeta. Foto: Cortesía

Este libro lo empezó hace 10 años y lo que hace es demostrar en 600 páginas que el trabajo de Enrique Krauze no fue la verdadera razón de la separación de la amistad entre Octavio Paz y Carlos Fuentes, “quizá fue la última de las separaciones visibles, pero no fue la causa”, dice Malva Flores, autora de A ingrata línea quebrada (dos cuentos), editado por Literal.

“Para mí fue muy valioso entrevistar a Silvia Lemus y a Marie Jo. Ambas fueron gentiles y con Marie Jo hablé durante los últimos tres años de su vida una vez por semana. Ellas no están citadas porque no me pareció que era correcto citar a Marie Jo estando ella muerta. Lo que yo hice fue ir a verificar en las fuentes cuando ellas me decían algunas cosas”, expresa.

Te puede interesar:  Las cartas de amor que Octavio Paz escribió a Elena Garro, analizadas por Alberto Perea

“Mi padre era un ferviente admirador de Carlos Fuentes y me regaló el libro Aura. Yo leí a Fuentes antes que a Paz. Fuentes fue un narrador con una pericia verbal incomparable, que fue importante para la literatura latinoamericana, gracias a él se fundó el boom. Sus primeros cuentos me encantan, La muerte de Artemio Cruz, tengo cariño por varias de sus obras”, dice.

“La amistad entre Paz y Fuentes fue de mucha admiración, cuántas cosas los unían en su visión de México, sobre todo antes de los 70, particularmente en el ‘68 que es el momento en el que se da una relación mucho más intensa cuando Paz sale de la Embajada de la India y Fuentes le ofrece trabajo, un lugar para vivir. Fue una relación intensa, que luego se va enfriando, hasta 1971, que es cuando Luis Echeverría toma el poder y entonces empiezan a surgir diferencias ideológicas y artísticas”, agrega Flores.Malva Flores

Octavio Paz era alguien muy leal a la poesía, pocos creadores en estos tiempos son leales a esta especialidad. “A mí me encanta Paz, sus ensayos sobre poesía son iluminadores y restauradores y sanadores diría yo. Hay un libro de Paz que se llama La otra voz, que siempre que me siento triste yo lo leo, encuentro respuestas a las preguntas que me estoy haciendo. El pensamiento poético y el pensamiento social de Octavio Paz está entre nosotros todavía”, expresa.

“Para mí es triste esta época. Hay intelectuales valiosos, pero tienes razón de que no existe un medio en el que permita que se encuentren los intelectuales y tengan un peso mayor frente a la sociedad. Eso es algo que los intelectuales mexicanos deben recuperar y recuperarse también. Fuentes y Paz fueron intelectuales extraordinarios, pero creo que es momento de movernos hacia otros rumbos”, afirma.

¿Cómo está la literatura mexicana sin Octavio Paz y sin Carlos Fuentes?, es la última pregunta que le hacemos a Malva: “Yo sé que a todos les va a caer muy mal, pero la literatura está completamente huérfana. Hay muy buenos poetas, hay extraordinarios narradores, pero salvo Gabriel Zaid, no hay quien tenga este peso intelectual que tuvieron estos dos creadores”, afirma Malva, quien va a invertir el Premio Mazatlán en su hijo, quien viene a estudiar la carrera a la Ciudad de México.

Comments are closed.