José Luis Cabezas

No se olviden de Cabezas, la frase que no ha perdido vigencia en Latinoamérica

El fotógrafo y el cartero: el crimen de Cabezas: un documental directo a la memoria llegó a Netflix y hoy aparece como uno de los más vistos de la cadena.

Ciudad de México, 27 de mayo (MaremotoM).- Olvidamos todo. Y eso está bien. A veces tener memoria es al mismo tiempo ganas de matarse, como recordar los dos gobiernos de Carlos Saúl Menem en la Argentina, cuando se vendió el país y la corrupción llegó prácticamente a gobernar. Yo me vine a México en el 2000 y si bien recuerdo todos los días a la Dictadura Militar, que dejó tantos muertos y el cuerpo de los opositores “desaparecido”, me cuesta mucho esa primera parte del gobierno de Menem, cuando el susodicho traicionó al pueblo y la nación comenzó a ser neoliberal y de derechas.

Ahora, en este México sangriento y luminoso (se puede ser las dos cosas), un documental relata las circunstancias que rodearon al crimen del fotógrafo José Luis Cabezas en 1997.

El fotógrafo y el cartero: el crimen de Cabezas: un documental directo a la memoria llegó a Netflix y hoy aparece como uno de los más vistos de la cadena.

Es curioso, porque con la cantidad de periodistas asesinados en este país, hay pocos audiovisuales que los evocan. Sueño con un documental sobre Javier Valdés, un trabajo que valoraría la enorme capacidad del profesional y para que todos sepamos lo mucho que hemos perdido. Claro, ni hablar con todos los otros periodistas asesinados por la impunidad del estado y por esos periodistas que trabajan a diario, a pesar de que como dice el líder priísta “hay que matarlos a todos de hambre”.

Lo cierto es que algo bueno de Argentina, que por ese reportero gráfico José Luis Cabezas se levantó el pueblo entero. Fue el 25 de enero de 1997 cuando fue asesinado. Trabajaba en la revista Noticias y ahora se cumplieron 25 años de su muerte.  el país entero conocía la noticia de que José Luis Cabezas había sido asesinado. El nombre del reportero grafico y fotógrafo de la revista Noticias quedaría instalado para siempre en la memoria colectiva. Cabezas fue la victima fatal de un entramado político-policial y de corrupción empresarial que hoy, 25 años después, es el motivo detrás de la película documental estrenada por Netflix: “El fotógrafo y el cartero: el crimen de Cabezas”.

Te puede interesar:  Joaquin Phoenix y cómo escuchar detenidamente a los niños en C’Mon C’Mon

“No se olviden de Cabezas” fue la frase de los reporteros que no dejaba de sonar y se hizo carne entre los argentinos. Tanto así que cuando matan a algún periodista todos deberíamos decir: “No se olviden de Cabezas”.

“Fue todo un desafío llevar a cabo esta historia que tiene muchos años y que a su vez es extremadamente dolorosa para todos aquellos que fueron protagonistas. El caso de José Luis Cabezas tiene muchas aristas, lo público y lo privado se entrecruzan. Fue un momento muy importante de la historia argentina que es necesario recordar y hacer conocer al mundo porque abre los ojos e invita a reflexionar sobre cuestiones que no pierden vigencia”, dijo Alejandro Hartmann a Matías Reynoso, del periódico Ámbito.

José Luis Cabezas
Los reporteros gráficos piden el esclarecimiento del crimen. Foto: Cortesía

Precisamente, el periodista dice que él tenía 8 años cuando asesinaron a Cabezas y en ese sentido el documental es clave para las nuevas generaciones. Tiene razón Hartmann: todavía produce mucho dolor y para quienes lo hemos vivido quizás la película no agregue mucho como aporte de información, pero sí que nos obliga a recordar ese proceso que no sólo asesinó a Cabezas, sino al hijo de Carlos Menem, Carlos Menem Junior y durante las acciones de gobierno Argentina quedó sin nada: sin teléfonos, ni trenes y con mucha pobreza.

Las entrevistas Gabriel Michi, Mariano Cazeaux, Alejandro Vecchi, Eduardo Duhalde, Oscar Andreani, Raúl Aragón, Osvaldo Baratucci, Cora Gamarnik, Miguel Gaya, Dr. Jorge Gómez Pombo, Gustavo González, Manuel Lazo, Eduardo Longoni, Lorena Maciel, Julio Menajovsky, Ricardo Ragendorfer, Hugo Ropero, Edgardo Zunino, son un lujo que prodce Vanessa Ragone, quien junto con Hartmann decidió no extenderla. Dura 105 minutos. Hay que verla.

Comments are closed.