Mario González Medrano

“No voy a escribir siempre poesía, pero nunca me voy a alejar de ella”: Mario González Medrano

Es el autor del poemario Nebde, una poesía “craneada” que habla del cuerpo, de las ausencias y posee muchas reflexiones.

Ciudad de México, 14 de septiembre (MaremotoM).- Una entrevista a quien saca el primer libro de poesía, Nebde (Ediciones del Lirio), que ha recibido bastantes elogios, un poco para disfrutar su literatura y otro poco para ver hacia dónde va el camino de este escritor y periodista.

Mario González Medrano estudió la carrera de Ciencias de la comunicación en la UNAM y el diplomado en Creación literaria en la Sociedad de Escritores de México (SOGEM). Fue galardonado en la categoría de Poesía en el Concurso Literario sobre Salud y Cultura de la Prevención en 2013, organizado por la Secretaría de Salud.

Su poesía es formal, un poco “craneada”, como él mismo dice y “demuestra una relación con la inusual poesía, pues es madura y rigurosa. En Nebde perfila un modo de mirar delicado y preciso. La mesura de su tono y la firmeza de su pulso revelan un sosiego propio de quien ha emprendido la aventura de su propia interrogación y se conoce”, ha dicho Eduardo Parra Ramírez.

Mario González Medrano
Una poesía formal y reflexiva. Foto: Cortesía

“El poema de Mario González Medrano explora muy dentro de sí en busca de sosiego; y el lector, tocado por sus palabras, se adentra por sus propios caminos interiores”, también ha dicho la escritora Aline Pettersson.

–Leyendo tu libro Nebde me pareció que era un homenaje a Octavio Paz

–Hay mucha cercanía con la obra de Octavio Paz, sobre todo en esa necesidad de la claridad, él era un poeta de la luz, de la transparencia. Hay una cercanía, un diálogo, aunque no me di cuenta conscientemente.

–¿Cómo un poeta tan joven accede a esa formalidad de la poesía?

–Este poemario nació como una necesidad mía de rescatar formas, como el heptasílabo, como el octosílabo, como el endecasílabo, no pude del todo quitar esa huella. Tallereaba el libro y el prologuista que es Eduardo Parra me decía que había que dejar que el verso fluyera un poco más, porque se perdía en la necesidad mía de hacer versos perfectos. Estaba dejado que se cortara la voz. Aunque a veces se acercaba a la prosa narrativa.

Mario González Medrano
Quiero ser como José Gorostiza, dice el poeta. Foto: MaremotoM

–¿Qué cosas te resultaron más dificultosas, eliminar los adjetivos, cerrar un poco la aliteración?

–Yo trataba de no adjetivar mucho. Si no funciona, estorba. Que no hubiera estas aliteraciones, estas cacofonías, me costó bastante trabajo lograr poder romper con estos vicios poéticos. Esos vicios que en un primer libro pueden ser muy evidentes.

Te puede interesar:  "Yo no estaba planeando hacer un libro", dice la ganadora del Premio Juan José Arreola

–Obviamente no escribes en forma automática

–Para nada. No soy muy cercano al tema de la escritura automática. Yo pensé demasiado este libro, cranée demasiado este libro para mí mismo, qué quería que dijera. Por eso este libro es tan reflexivo.

–Aline dice que hablas de la ausencia del padre, pero me interesó mucho cuando hablas del cuerpo

–Sobre todo el otro se materializa en el cuerpo y es para mí importante. Reflexionar sobre si el otro existe. Que mi padre no estuviera, es importante. Su cuerpo, su vitalidad, su belleza en general, se vuelven invisibles, ese recuerdo. La madre es también un cuerpo lacerado, vencido y Nebde es ese eterno femenino donde el hombre va a buscar el placer, la comunión, el entendimiento. Lo corporal en donde se sumergen mi yo poético y los personajes es importante.

–El tema del cuerpo transmite una idea sobre México

–Mi libro ha nacido de acuerdo a las caminatas que tuve. A la caminata de la ciudad y he visto cómo la ciudad ha venido para abajo. Cuántas personas van al vacío, a la desaparición, a la muerte. El saber que alguien ha muerto, ha sido torturado, era algo que me generaba una explosión en mi cabeza. Nuestra palabra y nuestra vida es lo único con lo que contamos. Este libro tiene mucha reflexión en torno a cómo nos movemos hoy.

Mario González Medrano
Sí, es un libro que tiene ese principio: caminar y pensar. Foto: MaremotoM

–Fue un libro caminando como decía Nietzsche

–Sí, es un libro que tiene ese principio: caminar y pensar. Lo escribí en una adolescencia en el que uno piensa cambiar el mundo con varias ideas, pero de pronto te das cuenta en esas reflexiones que nada de eso pasa. A veces lo único que genera son mundos idealizados en tu mente. Tal vez las muertes no son violentas, las peleas no son tan sangrientas, hay cierta pureza, cierta esperanza.

–¿Vas a escribir siempre poesía?

–No voy a escribir siempre poesía, pero nunca me voy a alejar de ella. No me voy a transportar a un género que sea muy distante. Estoy escribiendo un libro de cuentos sobre las discapacidades. El cuento puede generar demasiada poesía. Antonio Gamoneda como poeta ha sido un autor fundamental, uno de los poetas que más me han influido. Y siempre voy a aspirar a ser José Gorostiza.

Comments are closed.