NOCHES DE ESTRENO | El teatro musical hecho a la mexicana

Basta recordar, como se ha mencionado en este texto, que la primera comedia musical escenificada en la Ciudad de México fue de origen cien por ciento nacional, Ni fu, ni fa, creada por Edmundo Mendoza.

Ciudad de México, 15 de septiembre (MaremotoM).- Aunque la gran mayoría del teatro musical que se escenifica en la Ciudad de México tiene su origen en otros países, primordialmente de Estados Unidos y Londres, hay que dejar en claro que la creatividad de dramaturgos, compositores y demás creativos mexicanos no se ha quedado atrás, entregando excelentes resultados con el paso de los años, enfocándose no sólo en obras con contenido político, sino también con historias de carácter universal y con el deseo de mostrar la cultura y folclor nacional.

Basta recordar, como se ha mencionado en este texto, que la primera comedia musical escenificada en la Ciudad de México fue de origen cien por ciento nacional, Ni fu, ni fa, creada por Edmundo Mendoza.

Otro texto que llamó la atención en su momento fue el estrenado en el Teatro de Los Insurgentes en 1969, El Quelite, de Alfonso Anaya, llevando a escena géneros musicales como la tambora y el mariachi y presencias más que simbólicas, como la de Lucha Villa. Para esta puesta, Armando Manzanero escribió el tema Te extraño, siendo esta también uno de los primeros acercamientos del cantautor yucateco con el teatro musical, encuentro que se consagró en 2006 con Ciudad blanca, en la que se interpretaron varios de sus temas.

En 1972, Luis Reyes de la Maza hizo lo propio con su adaptación a comedia musical del drama escrito en 1833 por Manuel Eduardo de Gorostiza, Contigo pan y cebolla, escenificado también en el Teatro de Los Insurgentes con mucho éxito, teniendo como uno de los atractivos la presencia de los Hermanos Zavala.

Otro suceso sin precedentes dentro de la historia del teatro musical en la Ciudad de México sucedió en 1976, en ese mismo escenario, con el estreno de la primera versión para este género de El fantasma de la Ópera, realizado por el productor, director y actor de origen argentino, pero asentado en México, Raúl Astor quien lo realizó basándose en la novela de Gastón Leroux, y alcanzando uno de los éxitos dentro del teatro musical mexicano más recordados.

La música fue responsabilidad de Nacho Méndez y en el elenco figuraron actores como Julio Alemán, interpretado al enigmático personaje, además de Lucía Méndez, la primera ‘Christine Daaé’ en la historia del teatro musical a nivel internacional, sustituida por Hilda Aguirre; además de Juan Peláez, Oscar Servín, Olivia Buccio y Armando Pascual, entre otros.

La puesta contaba también con secuencias llevadas a cabo en el escenario y tras bastidores del Teatro de la Ópera de París, Francia, además de los acueductos situados en los subterráneos del inmueble; además del majestuoso candelabro que también caía sobre los espectadores que se encontraban en la butaquería del mismo.

Teatro Musical
La obra tuvo tal éxito que la función conmemorativa a las 100 representaciones, fue apadrinada por Anthony Quinn. Foto: Cortesía

La obra tuvo tal éxito que la función conmemorativa a las 100 representaciones, fue apadrinada por Anthony Quinn, quien en ese entonces se encontraba en nuestro país filmando Los hijos de Sánchez, dirigida por Hall Bartlett, teniendo en el reparto además a Dolores del Río, Ignacio López Tarso, Katy Jurado, Lupita Ferrer y Lucía Méndez.

Diez años más adelante, en 1986, se estrenó la versión musical de Andrew Lloyd Webber, con letras de Charles Hart y Richard Stilgoe, la cual también logró hacer historia dentro del teatro musical a nivel mundial. Sin embargo, quienes lo conocieron y vivieron la experiencia, saben que en nuestro país se llevó a cabo la primera versión de esta historia que ofrecía música en la oscuridad.

Guillermo Méndez Martínez fue otro de los intrépidos artistas deseosos en realizar buen teatro musical mexicano, labor que inicio con Anjou, presentada en una segunda temporada como Catalina Cruel, un cuento de horror, basándose en el nombre de la terrible villana de la telenovela Cuna de lobos e interpretada por María Rubio; años más adelante haría lo propio con el que es considerado por muchos como su mayor éxito: ¡Qué plantón!, obteniendo resultados sorprendentes en taquilla, además de buenos comentarios de la prensa y el público.

Te puede interesar:  ¿Por qué (no) leer a Byung-Chul Han?

Incluso, el también actor, cantante, compositor, productor y director, recibió algunas ofertas para llevar su propuesta a escenarios de neoyorquinos, dentro del circuito del Off-Broadway, lo cual no se ha podido concretar debido a la necesaria adaptación del texto, el cual debe de hacer a un lado la idiosincrasia mexicana y ser adaptado a la norteamericana, lo cual es prácticamente imposible.

Otro que tampoco logró escapar del encanto que tiene el teatro musical fue el actor, productor, director, compositor, escritor y dramaturgo Roberto Gómez Bolaños Chespirito’, quien en 1985 impactó a propios y extraños con el montaje en los Televiteatros de Títere, su propia versión del cuento de Pinocho, haciendo a un lado cualquier semejanza con el tipo de comedia que venía realizando en sus programas de televisión y películas.

El éxito de esta puesta en escena fue tal, que críticos de teatro de gran impacto en su momento, como Gloria Luz González, ubicó este proyecto, en el que participaban además de Gómez Bolaños, Florinda Meza, Angelines Fernández, Rodolfo Rodríguez, RaúlChato Padilla y el otrora productor de telenovelas Roberto Gómez Fernández, al mismo nivel de producciones extranjeras como Violinista en el tejado, El diluvio que viene y El hombre de La Mancha.

Otro éxito que tuvo el teatro musical hecho cien por ciento en México fue el obtenido por la dupla Evita MuñozChachita’ y Hugo Macías Macotela, primera actriz y dramaturgo, actor, productor y director, respectivamente, al llevar a escena en el Teatro Jorge Negrete la comedia musical Las modelos de Chachita, llamando la atención del público asiduo a este género y atrayendo a nuevas audiencias.

Mención aparte merecen César Balcázar y Angélica Ortiz, dos importantes impulsores de la comedia musical en México, quienes dieron un lugar dominante al género en el país. El primero realizó puestas en escena dirigidas en su mayoría a los niños, quizá con el objetivo de crear una tradición para la comedia musical, sin escatimar recursos en su producción.

Por su parte, Angélica Ortiz fue otra de las más importantes productoras del teatro musical mexicano, siendo de hecho la única mujer en realizar esta labor. Ella realizaba sus propios montajes, algunos adaptados de cuentos infantiles, los cuales fueron protagonizados en su mayoría por su hija Angélica María y por su nieta Angélica Vale.

Otro aguerrido y ferviente seguidor del teatro musical es el dramaturgo y empresario José Dolores González Ortiz, quien sorprendió a la crítica y al público en 2017 con el montaje en el Teatro Hidalgo ‘Ignacio Retes’ de Josefa, el musical de México, su versión musical del movimiento de lucha por la independencia mexicana, con temas musicales compuestos por él y Riccardo Robledo, contando este último con la dirección musical.

Teatro Musical
La creatividad de dramaturgos, compositores y demás creativos mexicanos no se ha quedado atrás. Foto: Cortesía

La puesta tuvo como atractivo principal el poder ver a los héroes de la independencia nacional interpretando temas musicales, cada uno de ellos con desbordante pasión y sentimiento, además de la recreación en escena de sorprendentes batallas y emotivos momentos de nuestra historia, como el fusilamiento de Miguel Hidalgo y Costilla e Ignacio Allende, arrancando la ovación del público.

En el elenco participaron lo mismo primeros actores en el género, como José Antonio López Tercero y Manuel Landeta, además de figuras ya consagradas en el género como Hugo Serrano y Jimena Parés y otros jóvenes pero experimentados actores, como Oscar Ugalde, entre otros.

La dirección fue de Edgar Cañas, la coreografía de Gerry Pérez, el vestuario de Jessa Núñez y la escenografía de Daniel Ramírez.

Comments are closed.