Mozart

NOVEDADES | Allegro, de Ariel Dorfman

En su colección Popular, el Fondo de Cultura Económica (FCE) publicó recientemente la novela Allegro, de Ariel Dorfman, en la cual el autor realiza un interesante, complejo y divertido thriller histórico que involucra a un Mozart niño detective.

Ciudad de México, 12 de enero (MaremotoM).- Johann Sebastian Bach y Georg Friederich Händel nacieron en 1685 en Alemania, en pueblos que distan 40 kilómetros; Händel, en Halle y Bach, en Eisenach, pero nunca se trataron personalmente.

Sin embargo, hubo una coincidencia trágica que los enlaza, los dos fueron operados por el cirujano británico de ojos, John Taylor, y a consecuencia de esas intervenciones quirúrgicas quedaron ciegos, ahora se sabe que Bach murió poco después debido a una infección causada por la intervención de ese médico charlatán.

Este personaje dejó tras de sí una estela de ruina y dolor, además de tres gruesos volúmenes en los que exalta su trabajo, que si no fueran terribles serían picarescos. El poeta, ensayista y biógrafo Samuel Johnson dijo de Taylor que era una muestra “de lo lejos que puede llevar la desvergüenza cuando está nutrida por la ignorancia”.

Ariel Dorfman es un apasionado de la música, así que su interés melómano lo llevó de la mano para escribir esta historia que comienza con Wolfgang Amadeus Mozart cuestionándose ante la tumba de Bach cuál fue la causa de su muerte. El texto se desarrolla en diversos tempi, como en las partituras: allegro ma non troppoadagioandanteminueto y finale, con un epílogo que abarca réquiem y fuga.

La trama inicia en Londres, donde Johann Christian Bach, hijo menor de Johann Sebastian, fue mentor de Mozart cuando éste tenía ocho años; ahí también residían el supuesto oculista, John Taylor y su hijo, Jack.

Te puede interesar:  Los escenarios creativos emergen de la melancolía, afirma Jesús Ramírez Bermúdez
Ariel Dorfman
Una novedad del FCE. Foto: Cortesía

“La decisión de que Mozart fuera el narrador de este intento de rastrear las remotas sombras de Bach y Händel dio nacimiento a Allegro”, dice Dorfman, a quien le aterró la forma banal en que presentaron a este gran músico primero Peter Shaffer, en el teatro, y luego Milos Forman en la película Amadeus, por ello, agrega el autor, “el Mozart que yo llegué a conocer íntimamente mientras cohabité con su odisea durante los largos meses que tardó Allegro en plasmarse es un ser enteramente diferente: alguien tan asombroso y profundamente humano como su música. Un artista con plena conciencia de la hazaña que está llevando a cabo. Un inteligente rebelde contra los gustos e injusticias de su época, comprometido con las ideas más modernas del siglo de las luces, valientemente enfrentado a la extinción. Un ser compasivo y dolorido, travieso y lleno de júbilo”.

El niño Mozart detective se involucra en la historia de los últimos días de Bach y Händel, rodeada por la figura del chevalier John Taylor, “oculista que quita y devuelve la vista y que, encegueciéndonos, va iluminando, a su pesar, la gloriosa historia de la música”, concluye el autor.

Ariel Dorfman
Ariel Dorfman. Foto: Cortesía

Ariel Dorfman (Buenos Aires, Argentina, 1942) es catedrático de la Universidad de Duke, en Carolina del Norte. Su obra literaria ha sido traducida a más de 30 idiomas, se inició con el ya legendario ensayo sobre la comunicación titulado Para leer al Pato Donald (1971); ha cultivado la poesía, el ensayo, la novela y el teatro.  La pieza teatral La muerte y la doncella constituye su obra más conocida, ha sido montada en más de 90 países; como novelista destaca Konfidenz, con la que, según The Washington Post, “pisó definitivamente el terreno de los grandes novelistas mundiales de primera clase”.

Comments are closed.