Las tradiciones que no aman a las mujeres

NOVEDADES |Las tradiciones que no aman a las mujeres, de María Teresa Gómez-Limón

La autora parte de impresionantes historias reales de mujeres que han sido capaces de superar unas circunstancias enormemente adversas y han salido adelante.

Ciudad de México, 1 de septiembre (MaremotoM).- Mujeres lapidadas, obligadas a casarse contra su voluntad, a ocultarse tras unos ropajes que constituyen una auténtica cárcel; mujeres mutiladas sexualmente, violadas o convertidas en esclavas sexuales en los conflictos armados; mujeres estigmatizadas por padecer una enfermedad o apartadas de la sociedad por quedarse viudas; niñas abandonadas o asesinadas a causa de su sexo, prostituidas y condenadas a no recibir educación. Todo ello, aunque nos pueda parecer increíble, está ocurriendo en el mundo ahora mismo, en el siglo XXI. Las autoras parten de impresionantes historias reales de mujeres que han sido capaces de superar unas circunstancias enormemente adversas y han salido adelante. Y del trabajo de otras mujeres que, conocedoras de estas situaciones, luchan en sus países desde sus organizaciones en proyectos concretos que tratan de acabar con estas lacras. Esta obra nos sumerge en determinadas culturas y tradiciones, la mayoría de ellas ancestrales, explicando, desde un punto de vista antropológico y científico, el origen y mantenimiento de las mismas.

CONTENIDO

Capítulo I: MUJER E ISLAM 1. La lucha por la libertad de una mujer de Sudán: Nafisa 2. Una mujer nigeriana huyendo de la barbarie: Amina 3. El islam y el islamismo 4. La mujer en el islam 5. El derecho islámico 6. El islam y la discriminación de la mujer 7. Derecho penal islámico 8. Los asesinatos por honor 9. El hijab 10. Feminismo islámista

Capítulo II: MUTILACIÓN GENITA FEMENINA (MGF) 1. Una activista en Kenia contra la mutilación genital femenina: Agnes Pareyio 2. Una mujer senegalesa perseguida por defender el derecho de las mujeres a su integridad sexual: Marie 3. Qué es la mutilación genital femenina 4. Origen y causas 5. Tipos de mutilación genital femenina 6. Consecuencias de la mutilación genital femenina 7. Mutilación genital femenina e islam 8. Mutilación genital femenina en África 9. Mutilación genital femenina y género: una forma de violencia contra la mujer 10. Mutilación genital femenina, cultura y derechos humanos Anexo

Capítulo III: MUJER Y CONFLICTOS ARMADOS 1. Una vida dedicada a ayudar a las mujeres ugandesas: Rosemary Nirumbe 2. Un ejemplo de superación personal en la lucha por la supervivencia y la dignidad en Colombia: Claudia 3. Las mujeres en los conflictos armados 4. Dinámica e Impactos de Género en los conflictos armados 5. La violencia sexual contra las mujeres y la niñas como arma de guerra 6. Una de las guerras más graves y olvidadas de los últimos años: la guerra del norte de Uganda 7. Colombia: 50 años de conflicto armado y crímenes silenciados contra las mujeres 8. Resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sobre la mujer, la paz y la seguridad

Capítulo IV: LA DISCRIMINACIÓN DE LA MUJER EN LA INDIA 1. El trabajo en los barrios rojos de Calcuta: Urmi Basu 2. La mujer en la India 3. Aproximación a la Cultura Hinduista 4. Estructuras de casta y de género 5. Aborto selectivo, infanticio y abandono de niñas 6. Matrimonios concertados y precoces 7. La dote 8. El sati 9. Las viudas 10. La prostitución en la India

Capítulo V: LA FÍSTULA OBSTÉTRICA, UNA CONSECUENCIA DE LA VIOLACIÓN DE LOS DERECHOS DE LAS MUJERES 1. El trabajo por la dignidad de las mujeres en Etiopía: Rebekah Kiser 2. La fístula obstétrica, un problema poco visible pero muy frecuente 3. Causas, consecuencias, tratamiento y prevención 4. Mujeres estigmatizadas a causa de la fístula obstétrica

Capítulo VI: MULTICULTURALISMO FRENTE A UNIVERSALIDAD 1. Multiculturalismo, una ideología social vinculada al relativismo moral 2. Universalidad, derechos humanos y tolerancia 3. Concepto de civilización 4. Conflicto entre civilizaciones 5. Diálogo entre civilizaciones 6. Multiculturalismo y feminismo 7. La cultura y la violencia contra la mujer

Fragmento de Las tradiciones que no aman a las mujeres, de María Teresa Gómez Limón, con autorización de Akal.

Las tradiciones que no aman a las mujeres
Las tradiciones que no aman a las mujeres, un libro para leer y guardar. Foto: Cortesía

CAPÍTULO II Mutilación genital femenina

Narok es una antigua ciudad al oeste de Nairobi en el sudoeste de Kenia. Se extiende a lo largo del gran valle del Rift, es la capital del distrito que lleva su nombre y constituye el principal centro de comercio del distrito. Tiene una población de 40.000 habitantes, la mayoría de etnia masái. El distrito de Narok, junto con el de Kisii, ha sido identifi cado como uno de los que tiene mayor índice en la práctica de la mutilación genital femenina (MGF) de todo el país, a pesar de que dicha práctica fue prohibida en el año 2001.

Te puede interesar:  QUE LA CIENCIA TE ACOMPAÑE | Muchos contagios y pocas muertes: ¿escenario deseable?

El masái es un pueblo que vive en Kenia meridional y en Tanzania septentrional; su lengua es el maa, un grupo de lenguas y dialectos que se hablan en algunas partes de Kenia y Tanzania, aunque muchos de ellos hablan suajili e inglés. Son pastores nómadas que viven en las llanuras abiertas; el ganado es el que les provee de todas sus necesidades. Son polígamos y la mayoría de los masáis mantienen su religión tradicional, aunque algunos han adoptado alguna forma de cristianismo.

Al llegar a Narok, un gran cartel aparece con esta indicación: “Tasaru Girls Rescue Centre” (Centro de Rescate de Niñas Tasaru). Y, en la parte inferior del cartel, se puede leer la siguiente frase: “Until the violence stops” (Hasta que la violencia se detenga). Se trata del Centro Tasaru, que en lengua masái significa “rescate”, y que se dedica a la atención de niñas y adolescentes que son víctimas de la mutilación genital femenina y de matrimonios tempranos forzosos. Este centro está dirigido por una mujer, Agnes Pareyio.

Agnes nos habla del trabajo que hace en el Centro Tasaru. Nos explica que su organización trabaja en la atención a niñas que son víctimas de esta práctica, que en el caso de Kenia es un rito que simboliza el paso de la niñez a la edad adulta y que las prepara para el matrimonio, tratando de preservar su castidad hasta que llegue ese momento. Al mismo tiempo, las niñas también son sometidas a matrimonios precoces forzosos.

Mi trabajo consiste en educar a mi comunidad sobre los efectos de la mutilación genital femenina y el matrimonio a temprana edad, ya que éstas son culturas muy arraigadas entre los masáis, porque no tuvieron la oportunidad de asistir a la escuela y por eso viven en la ignorancia. Y ése es uno de los motivos por los que hacen ciertas cosas. En algunos casos, estas niñas y adolescentes ya han sido víctimas de la mutilación genital o de matrimonios tempranos y, en otros, huyen de sus casas con el fin de librarse de tales prácticas. En ocasiones, las chicas pasan varios días refugiadas en el bosque, solas, desamparadas, sintiéndose culpables por haber rechazado lo que su comunidad espera de ellas. Algunas me llaman desde el lugar donde se encuentran y me dicen: “Por favor, vengan a rescatarme, estoy escondida en casa de alguien, en casa del pastor, en la iglesia, en una escuela, vengan a por mí”.

Una vez que las chicas han sido rescatadas, se las lleva a la casa de acogida Tasaru donde podrán asistir a la escuela. El Centro se encarga de pagar los gastos escolares de las niñas y su alimentación durante las vacaciones, haciéndose cargo también de sus necesidades sanitarias y de otra naturaleza. La cantidad de chicas acogidas en el Centro ha ido creciendo progresivamente y se ha llegado en algunos momentos a acoger más chicas que plazas tenían, por lo que han tenido que dormir dos en cada cama. “Al principio no venía ninguna, luego empezaron a llegar y así hasta ahora, cuando la mayoría de las veces tenemos más de 60 chicas en el Centro. Todos los días llegan chicas nuevas, lo que demuestra el éxito de nuestro trabajo.”

Agnes, por deseo de su madre y de su abuela, fue sometida a la mutilación genital femenina cuando contaba catorce años y lo recuerda, entre otras cosas, como un dolor insoportable durante dos semanas. También fue obligada a casarse con un hombre al que no conocía, por eso comprende muy bien a las niñas que atiende en Tasaru:

Yo también tuve que enfrentarme a mi madre y a mi abuela, que eran partidarias de la mutilación, pero encontré el apoyo de mi padre. Llegué a interiorizar un rechazo muy profundo hacia esta práctica, que es muy negativa para las mujeres y, a consecuencia de ello, decidí iniciar una lucha para erradicarla.

Agnes Pareyio fue elegida Mujer del Año en Kenia por Naciones Unidas en 2005 por su trabajo para erradicar esta tradición nociva dentro de su comunidad. Es una mujer masái, robusta, de mediana edad y de aspecto serio pero amable. Sus palabras, sus razonamientos, nos indican que posee una gran sabiduría de la vida y que sabe transmitirla. Viste al estilo masái, con una capa anudada sobre los hombros de vivos colores, con diseños geométricos, sobre un fondo blanco. Por encima de esta capa, una serie de collares muy vistosos cubren su pecho. Agnes está casada y tiene tres hijos y una hija.

Comments are closed.