Margaret Atwood

NOVEDADES | Los testamentos, de Margaret Atwood

“Queridos lectores y lectoras: vuestras preguntas sobre Gilead y su funcionamiento interno han sido la fuente de inspiración de este libro. ¡Bueno, casi todo! La otra es el mundo en el que vivimos.” Margaret Atwood

Ciudad de México, 12 de septiembre (MaremotoM).- Obra maestra de la literatura distópica, El cuento de la criada se ha convertido en un clásico moderno. Tres décadas más tarde, Margaret Atwood lleva su icónico mundo hasta un final dramático en esta impresionante secuela.

Cuando las puertas de la furgoneta se cerraron de golpe tras Defred al final de El cuento de la criada, no había forma de saber cuál iba a ser su futuro: la libertad, la prisión o la muerte. Con la publicación de Los testamentos, la espera ha terminado.

Margaret Atwood recupera la historia quince años después de que Defred se adentrara en lo desconocido, con los testimonios asombrosos de tres narradoras del mundo de Gilead.

Los testamentos
Los testamentos, de Margaret Atwood. Foto: Cortesía

Una nota de la Deutsche Welle

Fue el acto literario del año: el pasado martes tuvo lugar en la librería londinense Waterstones la presentación de la segunda parte de “El cuento de la criada”, de Margaret Atwood. Muchos han estado esperando durante tres décadas para ver lo que sucedería con los personajes del estado totalitario ficticio de Gilead. La autora canadiense de 79 años se presentó en Londres para leer por primera vez fragmentos de su nueva novela.

Cuando se publicó “El cuento de la criada”, en 1985, hubo algunos que no se entusiasmaron con la visión sombría de Atwood sobre el futuro de las mujeres. Algunos críticos consideraban que el texto era demasiado exagerado. Otros, según Atwood, solo preguntaban: “¿Cuánto tiempo nos queda?”.

En el marco de los debates actuales sobre los derechos de la mujer en Estados Unidos y en otros lugares, Atwood cree que incluso hoy en día las sociedades pueden caer en el totalitarismo como el de Gilead: “Si nos fijamos en ciertos proyectos de leyes, algunos Estados de EE.UU. ya están casi listos”, dijo Atwood en una conferencia de prensa en la British Library, la biblioteca nacional del Reino Unido. “Si los gobiernos fuesen justos y equitativos, solo las mujeres potencialmente embarazadas podrían decidir sobre esos temas”.

¿Realidad o ficción?

En vista del debate actual en Estados unidos sobre la autodeterminación de las mujeres en cuestiones reproductivas, la continuación de la novela de Atwood llega en el momento justo. En la presentación del libro dijo que el mundo de hoy se parece más a Gilead que hace 34 años, cuando salió “El cuento de la criada”: “Con el tiempo nos hemos movido hacia Gilead en vez de alejarnos de ella”, señaló la autora.

Te puede interesar:  Cuando el sueño del pibe terminó

A pesar de la aparentemente fina línea divisoria entre realidad y ficción, hay algunas diferencias significativas entre El cuento de la criada y Los testamentos. La nueva novela se sitúa 15 años después del final de la primera narración y se cuenta desde la perspectiva de tres mujeres que observan e interpretan los acontecimientos del mundo brutal de Gilead de diferentes maneras. Quería “indagar cómo reaccionan las diferentes mujeres ante la opresión”, dijo Atwood.

Cuando Margaret Atwood escribió El cuento de la criada, vivía en Berlín Occidental, un enclave rodeado por la RDA socialista y el Muro. Ante la ciudad dividida, se preguntaba cómo sería un estado totalitario en Norteamérica, dice. Así surgió la idea del patriarcado violento de Gilead. Atwood basó su relato en casos reales e históricos de opresión de la mujer. “Para todo en esa novela hay una base real. No quería agregar nada que no hubiese sucedido ya de alguna manera”, dijo Atwood una vez a la revista People.

Una distopía moderna

Después de tantos años de la caída del Muro de Berlín, se discute sobre un nuevo muro a lo largo de la frontera entre Estado unidos y México, justo en el momento de la publicación de Los testamentos. El aislamiento, la política de los aranceles y el populismo se están extendiendo en Occidente. El momento de esperanza tras el final de la Guerra Fría parece ahora una nota a pie de página. ¿Es el mundo de El cuento de la criada y Los testamentos una distopía? “Esperemos que así sea”, responde Atwood en Londres, pero, de cara al futuro, suena desilusionada.

Este nuevo matiz también se puede sentir en su libro. Mientras que en El cuento de la criada se podía percibir la esperanza del fin de la teocracia y el totalitarismo, “Los testamentos” se centra en la experiencia de las diferentes personas y el comportamiento que tienen que desarrollar para sobrevivir en ese tipo de esclavitud.

Original aquí.

Comments are closed.