Asbel Hernández

NOVEDADES | Te comeré el corazón: Maternidades que no son rosas

¿Qué pasa cuando la matriarca de esa institución es la misma que la daña, la lastima y la intoxica? ¿Por qué nos parece absurdo mirar esa realidad? Si la Medea de Sófocles pudo acabar con sus propios hijos para vengarse de Jasón, ¿qué se lo impediría a Melisa, personaje de uno de los cuentos de este libro, quien le come figuradamente el corazón a su pareja a través de sus hijos?

Ciudad de México, 9 de mayo (MaremotoM).- Por la editorial Abismos, que dirige Sidharta Ochoa, ha salido Te comeré el corazón (Abismos, 2021, de Asbel Hernández, que toca fibras sensibles en relación a la sagrada maternidad.

Una vez más, la psicoanalista me toma por sorpresa. Leo sus historias y es inevitable sentir su aspereza y su enorme fuerza narrativa. Es una literatura cruel. Una prosa despiadada que es capaz de colocar en la superficie de una letra, de cualquier palabra, de una frase trivial, todo el dolor que acompaña al verdadero amor. Al amor por un hombre, al amor de una madre, al amor de una hija. al hambre de amor.

Asbel Hernández
Te comeré el corazón, de Abismos Casa Editorial. Foto: Cortesía

Con su ya conocido estilo provocador, Asbel nos obliga en este libro a replantear nuestro concepto de familia al mostrarnos su compleja fragilidad anclada en el discurso cultural alentando roles que nada tienen que ver con el amor. Asbel desnuda en su literatura a La Maternidad exponiendo sus lealtades y mentiras, las dependencias. Sus demandas nunca satisfechas.

Te puede interesar:  Joaquín Díez-Canedo Flores recibe el Reconocimiento al Editor Universitario

Por sus páginas desfilan todas las Medeas y Clitemnestras, todos los destinos posibles enfrentados a las tristes fuerzas de poder que se juegan al interior de la familia. Cierro el libro y pregunto en silencio: ¿Me quieres, mamá?, dice María Esther Núñez.

Asbel Hernández
¿Qué pasa cuando la matriarca de esa institución es la misma que la daña, la lastima y la intoxica? Foto: Cortesía

¿Qué pasa cuando la matriarca de esa institución es la misma que la daña, la lastima y la intoxica? ¿Por qué nos parece absurdo mirar esa realidad? Si la Medea de Sófocles pudo acabar con sus propios hijos para vengarse de Jasón, ¿qué se lo impediría a Melisa, personaje de uno de los cuentos de este libro, quien le come figuradamente el corazón a su pareja a través de sus hijos?

La maternidad como experiencia oscura es el punto de partida de este maravilloso libro de relatos de la psicoanalista y narradora Asbel Hernández ganadora del Premio Lucien Freud de ensayo 2019.

Comments are closed.