Paniagua gana el premio de ensayo al escribir sobre Ida Vitale y su vida en México: un ejercicio memorístico notable

Un ensayo sobre Luis Paniagua Hernández gana el Premio Bellas Artes de Ensayo Literario Malcolm Lowry 2020. El escritor guanajuatense obtuvo el galardón por su obra inédita Claro rastro del mundo oscurecido.

Ciudad de México, 14 de julio (MaremotoM).- Una de las cosas que siempre me queda claro es que hay que separar a la obra de un artista. Pero cuesta. De un tiempo a esta parte, he dejado de tenerle respeto a la poeta uruguaya Ida Vitale, por la negación que hace de su ex marido Ángel Rama (1926-1983), muerto trágicamente en aquel accidente de avión en el que también muriera Jorge Ibargüengoitia.

Pero bien lo dice Luis Paniagua Hernández, reciente ganador del Premio Bellas Artes de Ensayo Literario Malcolm Lowry 2020, con su trabajo Claro rastro del mundo oscurecido, donde analiza la influencia literaria en Ida Vitale, durante los tiempos en que vivió en México.

Ensayista y poeta, Luis Paniagua Hernández, su obra constituye un acercamiento creativo y original a la vida y las letras de la escritora uruguaya Ida Vitale y, con ello, a una época dorada de la literatura hispanoamericana.

El también autor de Los pasos del visitante (2006) contó que sus inicios en la literatura se remiten a los talleres de creación literaria que solía tomar como estudiante del Colegio de Ciencias y Humanidades, plantel Naucalpan, en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM): “A partir de esos primeros acercamientos fui dando paso a paso hasta que el día de hoy mi vida gira en torno a los libros, a la escritura, a la edición, a la cultura”, expresó.

Luis Paniagua Hernández
El ensayo se basa en el libro Shakespeare Palace, de Ida Vitale. Foto: FIL en Guadalajara

Luis Paniagua Hernández estudió Letras hispánicas en la UNAM. Sus poemas han sido incluidos en las antologías Crimen confeso (2003) y Un orbe más ancho. 40 poetas jóvenes de México (1971-1983), (2005), entre otras.

En el 2000 obtuvo el primer lugar en el género de poesía del concurso José Emilio Pacheco y en 2004 el premio en el mismo género en el concurso Punto de Partida.

Es autor de los poemarios Maverick 71 (2013), por el cual obtuvo el Premio Literal Latin America Voices; Casa (2014), que lo hizo ganador del Premio Hispanoamericano de Poesía San Román (2017) y Umbrales (2018).

El ganador recibirá el Premio Bellas Artes de Ensayo Literario Malcolm Lowry 2020 durante una ceremonia que se celebrará de manera virtual el próximo mes de agosto, en el marco de la Feria del Libro de Morelos. El galardón consiste en un diploma y 150 mil pesos, además de la publicación de su obra.

–El ensayo es sobre Ida Vitale. Me cuesta un poco pensar en ella, porque me parece una persona un poco odiosa

–En lo personal, no la conozco a Ida Vitale. Como poeta me parece excelente, una poeta con muchas cosas que decir, con un fraseo y una dicción muy sugerentes, llena de una ambigüedad que crea un mundo específico, aparte del mundo cotidiano. En este trabajo que ganó el premio es una reflexión acerca del concepto de memoria, partiendo sobre todo de su libro Shakespeare Palace (Lumen), donde cuenta su vida en México y algunos ensayos de su libro De plantas y animales. Lo que intenté es ver cómo se reflejaba su experiencia vital en su experiencia poética. Octavio Paz decía que “el poeta no tiene biografía. Su obra es su biografía”, así que no fue fácil. Los mosaicos de su vida en México son muy expresivos y muy reveladores.

Te puede interesar:  Poe, ese genio de la melancolía y el dolor al que hay que volver siempre
Luis Paniagua Hernández
Hay que hacer un trabajo de inferencia y mi aproximación es una especie de literatura comparada. Foto: Cortesía

–Ida Vitale ha declarado muchísimas veces la influencia que ha tenido México en su obra

–Me interesa mucho, porque ahora tocas un punto muy curioso, pues en este libro de memorias habla muchísimo de sus relaciones con escritores y con artistas que vivieron en México esa década que ella pasó acá. A partir de lo que cuenta de esos personajes, porque es muy discreta en torno a su vida, habla de su vida, pero es más elocuente lo que cuenta de aquellas personas para echar luz sobre su propia existencia. Hay que hacer un trabajo de inferencia y mi aproximación es una especie de literatura comparada, para ver cómo estos escritores enfrentaban el fenómeno de hablar de sus propias vidas.

Claro rastro del mundo oscurecido me parece a mí que toma en cuenta a Octavio Paz como una gran relación, pero no como influencia poética. Ida se parece a otros poetas mexicanos, no a Octavio Paz

–Ella se expresa muy agradecida por el apoyo que Octavio Paz le dio, pero creo que la poesía no tiene relación estética ni formal ni las preocupaciones con las que tiene Octavio Paz.

Luis Paniagua Hernández
Estos extranjeros exiliados en nuestro país siempre le han dado un empuje a la vida cultural tremenda. Foto: Cortesía

–Yo como mujer te digo que ha tenido la suficiente fuerza para estar casada con dos hombres importantísimos: Ángel Rama y el poeta Enrique Fierro

–Sí, justamente, eso es algo muy importante, por una para ella confiesa sobre Enrique que siempre es una presencia constante, una presencia subalterna. Algo que se me hace muy curioso es la que maneja el automóvil siempre es Ida. Tiene una vida totalmente suficiente por sí misma, no necesita ningún otro espaldarazo para ser la poeta que es.

–Como mujer herida y narcisista, no habla de Ángel Rama, pero haber estado casada con uno de los críticos más importantes de la literatura latinoamericana, debe de haber tenido su influencia

–Sin duda. Es decir, la propia Ida Vitale muestra en otros textos prosísticos este ojo crítico que siempre tiene respecto a la literatura. La confluencia de estas inteligencias ha tenido obviamente mucha influencia. Suelo separar la vida personal de los autores, de la obra en sí. Escribir sobre Vitale y tratar de relatar algunas experiencias vitales dentro de su obra ha sido sumamente complejo, pero creo que pasa este examen su trabajo poético, en un ejercicio memorístico muy notable.

–Además de hablar de Ida Vitale y su vida en México, ¿también hablaste de la época?

–Era una época de gran efervescencia cultural, estábamos de alguna forma saliendo de los movimientos políticos de tanto empuje, que en los 70 tenía todavía la fuerza. Estos extranjeros exiliados en nuestro país siempre le han dado un empuje a la vida cultural tremenda. La llegada de estos exiliados trae esa ola de renovación, unos nuevos registros, que hace que la vida cultural tenga un nuevo respiro.

Comments are closed.