Criseida Santos Guevara

Para mí ha sido necesario cuestionar a la cultura regiomontana y ver donde está afincada: Criseida Santos Guevara

Esta historia sí tiene pretensiones literarias, en un mundo donde la literatura cuesta mucho decir qué es. “Una prosa vivaz, fresca y recalcitrante”, como dice Brenda, es precisamente la voz de los nuevos escritos y frente a ellos no queda más que sorprendernos y buscar nuevas respuestas.

Ciudad de México, 17 de agosto (MaremotoM).- No sabemos todavía si la escritora de La reinita pop no ha muerto (Penguin Random House Mondadori) es tan divertida y fresca como su novela.

Lo cierto es que al encontrarnos con ella, vía zoom, parecía una amiga de toda la vida y con esa confianza cuenta las vicisitudes de su primera novela, una especie de comedia candorosa, que pareciera transcurrir en un talk show.

“Me es difícil ocultar la grata sorpresa que me dio leer esta historia que se distingue por la ausencia de pretensiones literarias y que, por el contrario, se sumerge en una prosa vivaz, fresca, recalcitrante. Habla de racismo, de una sociedad consumista que se conforma con las formas y no va por el fondo, del regocijo inmediato, de la inminente ausencia de oportunidades económicas y del chisme como espectáculo y modo de vida, pero también habla de algo muy íntimo: de la vida de una mujer que está buscando su lugar en el mundo”, es la impresión de Brenda Navarro.

Esta historia sí tiene pretensiones literarias, en un mundo donde la literatura cuesta mucho decir qué es. “Una prosa vivaz, fresca y recalcitrante”, como dice Brenda, es precisamente la voz de los nuevos escritos y frente a ellos no queda más que sorprendernos y buscar nuevas respuestas.

ENTREVISTA EN VIDEO A CRISEIDA SANTOS GUEVARA

“Yo aún estoy sorprendida por la acogida que tuvo en Random House. Creo que es una apuesta grande el tema y todavía estoy en shock por la editorial. Cualquiera diría que odio a Monterrey, después de leer la novela, pero hay una gran tradición de la literatura regiomontana que se ocupa de los temas de la ciudad. Mi intención nunca ha sido como exaltar, porque siento que hay una arrogancia de la cultura. Para mí ha sido necesario cuestionar a la cultura y ver donde está afincada”, afirma Criseida.

Te puede interesar:  AZOTEA DE LIBROS | Todos contamos, de Kristin Roskifte

“Económicamente decimos esto, pero que hay debajo. Por lo pronto los discursos que quedan apachurrados, los derechos de la comunidad LGBT y lo que está afuera del discurso hegemónico”, expresa.

Criseida sale a las calles de Monterrey o al menos la protagonista de La reinita pop no ha muerto, que toma prestado el discurso del rap. “Por eso agarra todos estos matices como si fueran muy de estarse peleando en las calles, en las manifestaciones, en los altavoces”, dice.

Criseida Santos Guevara
Editó Literatura Random House. Foto: Cortesía

Está la canción y al mismo tiempo la poesía. Este tratar de cambiar a Monterrey, para un futuro que se ve auspicioso. “Bueno, no sé, yo siempre he tratado de decir que Monterrey no tiene remedio, pero creo que sí, que de un tiempo para acá, la ciudad vive una época complicada, no tiene acceso a los derechos ni al sistema jurídico, pero ha habido también un despertar de la ciudadanía. Sí, claro, hay esperanza, pero va lento porque una de las tareas de la cultura es proponer ese puente. Aquí la cultura está muy castigada, dejamos afuera al arte”, afirma.

Hoy, en una ciudad que no tiene agua, poco queda de aquel Monterrey que decía que se iba a comer el mundo y que se iría de México. “El agua ha ha sido decisión del gobierno y ahí están las consecuencias. No sólo el gobierno, sino la iniciativa privada en complicidad con el gobierno y la apatía de los ciudadanos”, expresa.

Criseida Santos Guevara
La cervecera, la cementera, la refresquera son las empresas que más agua jalan. Foto: Cortesía Facebook

“La cervecera, la cementera, la refresquera son las empresas que más agua jalan y ahora salen iniciativas ciudadanas para cuidar el agua. Monterrey no es una ciudad con clima fácil y amable, había muchos mantos acuíferos que se han sobrexplotado”, afirma.

La reinita pop no ha muerto es una historia de frontera, en la sexualidad, en las aspiraciones de la protagonista. “El pretexto es también hablar cómo se expresa esa frontera en Monterrey”, dice.

Comments are closed.