María de Alva

Pedro Garfias, un poeta alcohólico y olvidado, revive en la novela Un corazón extraviado

Pedro Garfias, un poeta alcohólico y olvidado, revive en la novela Un corazón extraviado. Sobre esa realidad y sobre el hecho de que los últimos meses el creador haya vivido en Monterrey, la escritora María de Alva construye una ficción histórica destinada a rescatar a este poeta de talento extraordinario, amigo a su vez de Federico García Lorca, Miguel Hernández, Luis Buñuel y Salvador Dalí.

Ciudad de México, 18 de octubre (MaremotoM).- Es probable que durante nuestros estudios hayamos escuchado alguna vez el nombre de Pedro Garfias, sin embargo, como buen poeta y escritor de la generación de artistas más brillante de los últimos tiempos, la del ’27, es un nombre prácticamente desconocido.

Sobre esa realidad y sobre el hecho de que los últimos meses el creador haya vivido en Monterrey, la escritora María de Alva construye una ficción histórica destinada a rescatar a este poeta de talento extraordinario, amigo a su vez de Federico García Lorca, Miguel Hernández, Luis Buñuel y Salvador Dalí.

¿Quién fue este gran escritor y por qué terminó arrinconado en una pequeña librería de Monterrey? Esta novela narra simultáneamente la inquietante historia de nuestra modernidad y la de una escritora que parte en busca de este legendario personaje con el corazón extraviado, pero con la cabeza llena de canciones y poemas: la de María de Alva, una de las autoras más inteligentes de nuestro tiempo.

ENTREVISTA EN VIDEO A MARÍA DE ALVA

“Es un poeta extraviado en el sentido de que no se sabe mucho de su persona, no es el poeta que la gente recuerda cuando piensa en la Generación del 27. Su obra es difícil de conseguir. La problemática que hay detrás de Pedro Garfias es que su aporte es vastísimo y él aparece en las memorias de Rafael Alberti, de Luis Buñuel, de Pablo Neruda y creo que quizás que no haya asentado en algunas ciudades, se queda un poco como errabundo. Es un poeta bohemio, no académico. Muere en Monterrey porque hizo algunas relaciones con gente prominente en la ciudad. A los cinco meses de estar aquí, muere”, afirma la autora de Un corazón extraviado (Harper Collins).

“Me interesé por su figura porque es una leyenda urbana que hay un poeta en Monterrey que perteneció a la Generación del 27. Es tan poco recordado, que me genera cierta ansiedad, él le echa la culpa a Gerardo Diego, que no lo incluyó en las antologías, también estaba su alcoholismo. La letra de Asturias, esa canción de Víctor Manuel, le pertenece a Pedro Garfias”, expresa.

Te puede interesar:  Hombres de verdad vagando en la FIL

Es un libro doble, donde nos acercamos a la prosa y a la vida de María de Alva. “Hay una anécdota personal que tiene que ver que cuando estoy haciendo la investigación de este poeta, me encuentran una arritmia cardíaca y tuve que atenderla inmediatamente. Empecé a recordar muchas anécdotas de mi vida y por ahí se entretejen la pérdida de Pedro Garfias, el extravío del corazón, el tema del cuerpo porque este sistema está encarado al éxito y a la perfección y aquellos poetas y aquellas personas que no cumplimos con ciertos cánones estamos condenados a la marginalidad”, explica la autora.

María de Alva
La letra de Asturias, esa canción de Víctor Manuel, le pertenece a Pedro Garfias. Foto: Cortesía

“Me cuesta mucho trabajo decir cosas como que rescaté a Pedro Garfias. Además, todo depende de los lectores, son ellos los que lo tienen que buscar. Lo que más me fascinó es para señalar la pérdida. Tenemos esta idea de que el éxito se mide en dólares y qué pasa cuando una persona no encaja con ese perfil. Tenemos a una sociedad demasiado mediática que se ha olvidado de ciertas personas”, agrega.

Decir que Pedro Garfias no era famoso porque no era buen poeta, es una falsedad. “Toda la gente tiene derecho a su voz, a existir”, dice María de Alva.

María de Alva
Decir que Pedro Garfias no era famoso porque no era buen poeta, es una falsedad. Foto: Cortesía Facebook

“Hay mujeres del 27, ¿cómo puede ser posible que la gente no sepa quién fue María Teresa León? Ah, no, como estuvo casada con Rafael Alberti, nada se sabe de ella. Sin embargo, Memoria de la melancolía es un gran libro”, afirma.

“Me causa tristeza que no pudiera gozar de cierta autonomía y presencia. De eso no hay remedio, pero es importante hablar de por qué ciertos autores obtienen la fama y otros no. Hay un problema editorial, con las galerías, con los museos, que ciertas personas son reconocidas y otros no”, expresa.

“La novela está sustentada en la investigación que hice del poeta. Entra la parte novelada, la parte literaria, que ficciona la figura de Pero Garfias”, concluye.

Comments are closed.