Pelé

Pelé, el documental: Lo más importante de ser campeón del mundo no es la copa, sino el alivio

No quiero ahondar más detalles para no spoilear (arruinar sería en castellano) el documental. Quizás faltó una mención a Garrincha. Pero está muy bien hecho (los ingleses son maestros en esto) y merece verse para reconstruir y acercarse a uno de los grandes jugadores de la historia que la mayoría desconoce.

Ciudad de México, 26 de febrero (MaremotoM).- Vi anoche Pelé, el estreno de Netflix. Y me pasó lo mismo que con el documental de Fangio. Me gustó y me entretuvo pero no me emocionó. El problema no es de la película. Soy yo. Que hace casi 50 años vengo leyendo y buscando material sobre uno de los dos o tres más grandes futbolistas de la historia y sé todo o casi todo sobre su excepcional carrera futbolística. Y que a principios de los 80, me devoré otro extraordinario documental Esto es Pelé, que también refiere a su surgimiento desde el Brasil pobre y a su consagración tres veces como campeón del mundo, una medalla que sólo él pudo colgarse. Y que tal vez nunca más nadie podrá volver a hacerlo.

No perdamos de vista este detalle: a Pelé no lo vio en la Argentina nadie que hoy tenga menos de 50 años o sea mucha gente. Fue una visita habitual en la década del 60, en la que jugó inolvidables partidos ante River, Boca, Racing e Independiente y también en Rosario, Córdoba, Santa Fé y Mendoza, y su última presentación en el país data de 1973 en cancha de Huracán.

A Pelé no lo vio en la Argentina nadie que hoy tenga menos de 50 años o sea mucha gente

De él sólo se repite aquello que dijo Maradona en una de sus tantas frases desafortunadas y que no voy a reiterar aquí. Pocos vieron sus grandes goles y sus grandes jugadas. Y nadie sabe todo lo que tuvo que vivir y sufrir para llegar hasta allí.

Te puede interesar:  La reinserción social en el Bosque de Aragón

De aquello que dijo en el documental, una frase me llamó la atención: “Lo más importante de ser campeón del mundo no es la copa, sino el alivio”. A sus 80 años e impedido de caminar por una fractura de cadera y por los golpes y las lesiones que acumuló en su físico, Pelé recuerda con lucidez y emoción los principales trazos de su vida. Acompañado por algunos de los cracks que lo respaldaron en su carrera. Emociona verlos viejitos a Pepe, Dorval, Coutinho (fallecido el año pasado), Jairzinho y Rivelino. Fueron monstruosos jugadores y tienen toda la gloria encima

El documental ofrece en paralelo una historia política de Brasil en los 60 y explica el contexto en el que Pelé surgió y se consolidó como un astro mundial y en el que llegó a jugar el Mundial de México ’70 en medio de la feroz dictadura militar que encabezaba Emilio Garrastazú Medici.

Pelé
Aunque el ídolo brasileño había vuelto, no había mucha confianza en la selección. Foto: Cortesía Netflix

Critica a través de la visión de Paulo César, uno de sus compañeros en aquella selección imborrable, su escaso compromiso político y su aceptación de ese régimen. Y admite un paralelo con la turbulenta vida de Diego cuando reconoce sus infidelidades, sus relaciones paralelas y los hijos extramatrimoniales que tuvo y que también fue reconociendo con el paso del tiempo. No hay gran figura del deporte que haya podido escapar de eso.

No quiero ahondar más detalles para no spoilear (arruinar sería en castellano) el documental. Quizás faltó una mención a Garrincha. Pero está muy bien hecho (los ingleses son maestros en esto) y merece verse para reconstruir y acercarse a uno de los grandes jugadores de la historia que la mayoría desconoce. Que Di Stéfano, Maradona y Messi puedan ser comparados con él refleja sus propias grandezas y la inagotable potencia de nuestro querido futbol argentino.

Comments are closed.