Manos Libres

PERIODISTAS Y SUS MEDIOS: Manos Libres, un buen sitio de Facebook para debatir e informarse sobre los temas culturales

Los periodistas no tenemos cabida en este fin del mundo neoliberal, pero sí tenemos un gran camino en sumergirnos en el camino para un nuevo mundo. Cometeremos errores, no sabremos cómo manejar medios, algunos periodistas perderán el entusiasmo, la perseverancia, pero mientras tanto aquí estamos: jóvenes y emprendedores como siempre.

Ciudad de México, 27 de agosto (MaremotoM).- Siempre han dicho (y con razón) que los periodistas no sabemos cómo llevar un medio. Hablábamos a menudo de esos empresarios tremendos que se llenaban los bolsillos con nuestras notas y esfuerzo y a nosotros, claro, nos pagaban un salario mísero.

No hay empresarios buenos. Veían en los periódicos y en la revista una buena oportunidad de hacer negocios y a eso iban. No tengo nada bueno para decir de los empresarios periodísticos. Ni de aquí ni de allá.

Maruja Torres, la gran periodista española, siempre dice: Los periodistas no estamos en crisis, son los dueños de los diarios los que están en crisis.

Sucede que en los últimos tiempos nos han echado o hemos decidido irnos de esos “medios grandes” y hay una cosa que es barata ahora y no lo era antes: tener nuestros propios medios, hacer el periodismo en el que creemos, tener nuestra propia opinión y nuestras tendencias.

Es una cosa maravillosa, a pesar de que ahora lo veamos difícil y a veces oscuro, en el sentido de que tal como dice el peruano Diego Salazar “el periodismo comienza a parecerse a un hobby”.

La verdad es que cada apreciación sobre el periodismo se cambia todos los días y aparecen proyectos que a pesar de que duren poco, van dejando una huella en nuestro oficio.

Hace unos pocos días, el columnista y escritor Martín Caparrós discutía con un editor del New York Times (que debe de tener no más de 20 años) por una nota que le había corregido. El famoso periodista entonces decidió dar la noticia de que no volverá a publicar en el diario estadounidense, en su edición en español.

Fue muy divertida la respuesta del editor: “Como editor de Martín Caparrós en los últimos tres años y medio y quien lo trajo a The New York Times en Español, estoy muy agradecido por las docenas de estupendos artículos que publicó con nosotros, todos, en mayor o menor medida, resultado de un proceso de edición”, dijo.

Ese calificarse como “quien lo trajo” y, por supuesto, el acto de soberbia que todos “sus estupendos artículos” son el resultado de un proceso de edición, nos hicieron entender por qué Martín se iba de ahí.

Te puede interesar:  El género de la novela negra me parecía casi una camisa de fuerza para hablar de Muerte en La Habana: Rubén Gallo

Pero más allá de eso (The New York Times en español es un medio deficiente, no vale la pena leerse), lo que ha hecho Caparrós es comenzar a publicar su propio periodismo en http://chachara.org/, un sitio que tiene todo su esplendor y mientras dure sacaremos de allí los mejores artículos sin que esté el editor o el dueño tratando de echar mano.

Manos Libres
Todos los viernes en Facebook. Foto: Cortesía

No quiero empezar a hablar de los manuales de estilo de los periódicos y la falta que hacen los editores (cada vez menos), pero lo único que tengo que decir es que los editores de antes habían recorrido los medios durante mucho tiempo. Jamás iban a sacar las palabras sin avisarle antes a su autor. A veces discutían día y medio y no se podían poner de acuerdo, pero precisamente eso era el periodismo: algo vivo, combativo…

El otro día me contaba un amigo que una agencia española había dicho que para qué preocuparse por los libros, si eso nadie los lee. Era un jefe que decidió no tener cultura en Latinoamérica, en un contexto donde la gente es cada vez más bruta, en una región donde hay que educar todo el tiempo para escaparnos de la muerte y de la vida sinsentido.

No hablaremos aquí de civilización o barbarie, porque felizmente la cultura se ha expandido hacia límites incluso bárbaros, pero todavía recuerdo esos medios con los que me eduqué (nos educamos muchos autodidactas) y que tenían esa misión (que no era precisamente una orden o un mandato) de dar conocimiento a todo el mundo.

Los periodistas no tenemos cabida en este fin del mundo neoliberal, pero sí tenemos un gran camino en sumergirnos en el camino para un nuevo mundo.

Cometeremos errores, no sabremos cómo manejar medios, algunos periodistas perderán el entusiasmo, la perseverancia, pero mientras tanto aquí estamos: jóvenes y emprendedores como siempre.

Jesús Alejo y Carolina López Hidalgo, junto con Yanet Aguilar, tienen trabajos de periodista. Son reporteros muy activos de Milenio, de IMER y de El Universal,  respectivamente, pero en su tiempo libre han decidido crear MANOS LIBRES, un sitio que aparece los viernes en Facebook y que queda ahí para que nos enteremos del gran debate cultural que se está gestando en México. Inauguran esta sección con gran entusiasmo y no se pierdan para nada esta conversación.

Comments are closed.