Leonardo Padura

Personas decentes es una novela policial y habanera: Leonardo Padura

“Después de haber escrito Como polvo en el viento, sobre el exilio, la migración, la diáspora, y con una novela de Mario Conde anterior, La transparencia del tiempo, que tenía un carácter mucho más filosófico, he decidido hacer una novela policial. Y que fuera una novela esencialmente habanera”, dice Leonardo Padura, en el marco de la 36 Feria Internacional del Libro, que transcurre aquí, en Guadalajara.

Guadalajara, Jalisco 29 de noviembre (MaremotoM).- El escritor Leonardo Padura explicó muy sucintamente aunque de una manera genial, los antecedentes de su nueva novela, Personas decentes (Tusquets), una aventura un tanto madura para su ya crecidito Mario Conde y que él llama “una historia habanera”.

Antes de empezar su explicación, el autor de El hombre que amaba los perros hizo una broma irónica preguntando si los que estaban escribiendo whatsapp lo iban a oír, aunque precisamente, como estaban haciendo esa tarea indigna no lo escucharon; él hizo una risa socarrona y comenzaron las palabras.

Es la novena novela de Mario Conde. Transcurre en dos épocas históricas. Una en el siglo XXI, en la primavera de 2016 y un tiempo histórico hacia finales de 1908 hasta 1910. Las dos historias transcurren en La Habana.

“Después de haber escrito Como polvo en el viento, sobre el exilio, la migración, la diáspora, y con una novela de Mario Conde anterior, La transparencia del tiempo, que tenía un carácter mucho más filosófico, he decidido hacer una novela policial. Y que fuera una novela esencialmente habanera”, dice Leonardo Padura, en el marco de la 36 Feria Internacional del Libro, que transcurre aquí, en Guadalajara.

Vestido totalmente de negro, muy elegante, con la barba recortada y con esa voz de locutor de radioteatros, el escritor más popular de Cuba, apuntó que entre las dos novelas transcurren menos tiempo del habitual y eso es porque ha habido pandemia. “Cuando terminé Como polvo en el viento, estoy encerrado en Cuba y comienzo a sentirme como un león enjaulado y entonces entendí que lo único que había que hacer era empezar a escribir”, confesó.

Leonardo Padura
Editó Tusquets. Foto: Cortesía

Había una historia que Padura conocía muy bien. A mediados de los 80 trabajó en el periódico Juventud Rebelde había escrito un largo reportaje sobre este personaje real, contradictorio, magnético y atractivo que se llamó Alberto Llarini y Ponce de León.

“Es el proxeneta más famoso en la historia de Cuba. Tenía características especiales, era un hombre que pertenecía a la aristocracia cubana, su padre era el odontólogo más famoso del país. Esas características lo hacen participar en la política. Recuerden que Cuba a diferencia de México, llega la independencia un siglo después. Se produce como una intervención norteamericana, que se quedan como cuatro años”, afirma.

Te puede interesar:  DAVID TOSCANA: Premio Mazatlán de Literatura, por El peso de vivir en la tierra

“En esta novela hay dos muertos y una investigación policial. En 2016, Mario Conde ya tiene 62 años y es otro momento de eclosión de La Habana. Viene el presidente Brack Obama a Cuba. Se hace un concierto de los Rolling Stones y se organiza una pasarela de la marcha Chanel. Es un momento de esperanza de que las cosas pueden mejorar”, explica.

Ocurre un asesinato de un personaje bastante oscuro de la historia cubana reciente. Se llama Reinaldo Quevedo y fue uno de los protagonistas de la censura vivida en el país, que fue llamado “El quinquenio gris”. A partir de una serie política cultural, se desarrollan los procesos de parametración. Establecieron determinados parámetros que debían cumplir los artistas para poder ser representativos del arte y la docencia en Cuba.

“Entre los artistas que fueron marginados están José Lezama Lima y Virgilio Piñera, dos de los grandes escritores cubanos. Los dos mueren en la marginación, no se volvió a mencionar sus nombres ni se publicaron sus libros. El líder de esa represión es Reinaldo Quevedo”, afirma.

Leonardo Padura
Leonardo Padura. Foto: Cortesía FIL en Guadalajara

Es un personaje de ficción hecho a partir de varios personajes reales. “Como yo siempre tengo que buscar un pretexto que me justifique que debe de aparecer Mario Conde, su antiguo compañero que ahora es el jefe, el teniente coronel Manuel Palacio, le pide ayuda porque todos los policías en Cuba están designados para Obama y para el concierto de los Rolling Stones”, agrega.

“En ninguna de mis otras novelas policíacas había cuatro asesinatos como hay en Personas decentes. Creo que sí, que la literatura nos sirve como venganza, aunque quizás esa palabra resulte para mí un poco fuerte. Pienso más en reivindicación histórica, ese proceso que se vivió en Cuba no se ha hablado lo suficiente y fue un proceso por el cual jamás se les pidió perdón a las víctimas”, expresa Padura.

“La política cultural cubana ahora es menos drástica, aunque puede ser un poco represiva en determinados momentos”, agrega.

Con respecto a Jorge Perugorría (el Mario Conde de la televisión) está ahora esperando a empezar el rodaje de Cuatro estaciones en La Habana. “Sería una historia original que escribimos mi esposa, Lucía López Coll y yo. Estamos trabajando con la misma casa productora, con Tornasol Films. Porque hay que decir que cuando se exhibió por la plataforma de Netflix, ellos decían que era suya. Eso es mentira. Es una producción española y fíjense que no es para nada de Netflix que los autores, el director, los guionistas, los protagonistas, no hemos cobrado un centavo por la exhibición”, afirma.

Comments are closed.