José el soñador

PLACERES CULPABLES | Carlos Rivera y su túnica multicolor

La trama presenta a ‘José’, hijo de ‘Jacob’, un joven pastor que vive en Canaán junto con sus once hermanos. El padre siempre mostró preferencia por él, lo que levanta los celos del resto de los hijos. Cuando le es regalada una túnica multicolor, los consanguíneos cegados por la envidia, l venden como esclavo a unos ismaelitas fingiendo su muerte.

Ciudad de México, 23 de febrero (MaremotoM).- Después de 18 años de haber realizado temporada en nuestro país, José el soñador (Joseph and the Amazing Technicolor Dreamcoat), la primera ópera rock escrita por la dupla británica Andrew Lloyd Webber (música) y Tim Rice (letra), dando inicio así a una legendaria lista de títulos; está de regreso en nuestro país, siendo ahora producida de forma extraordinaria por Alejandro Gou, el nuevo Rey Midas del teatro musical en México.

Teniendo como protagonista y de regreso al musical producido en México, a Carlos Rivera, quien funge también como productor asociado; este sorprendente montaje bíblico sobre el undécimo hijo de los doce que tuvo Jacob, e hijo de Raquel, se presenta desde el pasado 10 de febrero en el Teatro 1 del Centro Cultural, siendo este escenario emblemático de esta historia, estrenada por vez primera en nuestro país en 1982.

Carlos Rivera
Carlos Rivera. Foto: Cortesía

De hecho, cabe mencionar que con esta obra se inauguró este inmueble, llamado en ese entonces Televiteatro, justo en el teatro 1; producido y traducido por Julissa, de quien Alejandro Gou retomó la misma, tal y como lo hizo en su proyecto anterior, Jesucristo Súper Estrella; siendo este uno de los grandes aciertos que ha tenido Gou en su paso por el teatro musical mexicano: retomar los textos que se conocieron antaño, invitando con ello al recuerdo del público que acude a verlos.

Después de esa temporada inaugural, José el soñador regresó a México en 1984, en el Teatro San Rafael; después en 1994, en una producción universitaria en la Facultad de Estudios Superiores Acatlán, de la UNAM; en 2004, justo en el Centro Cultural (Telmex); pero en el teatro de en frente, protagonizado en ese entonces por Mauricio Salas, a quien Gou incluyó como invitado especial y cover de los personajes de ‘Faraón’, ‘Putifar’, ‘Jacob’ y el protagonista.

También hubo un montaje versión school edition, llevado a cabo en 2011, por la escuela especializada Artestudio, propiedad y dirigida justo por Salas, en conjunto con Efraín González.

Pero volviendo de lleno a la nueva propuesta de Alejandro Gou, ahora dirigida por Mariano Detry; contando con la dirección artística y diseño de producción de Armando Reyes; y con Guillermo Wiechers, como productor ejecutivo; hay que decir que es, simple y sencillamente impresionante el manejo que se logra en escena con la interacción con la escenografía corpórea y la digital, realizadas por Jorge Ferrari; en conjunto con el video escénico, encargado a Maxi Vecco.

Incluso, me atrevo a decir que esto, a pesar de haber ya sido criticado por algunos detractores, es en pocas palabras el futuro del teatro en relación a algunos de los espectáculos de gran formato, como este; logrando en esta ocasión un gran impacto visual, logrando colorear el espacio con los múltiples tonos con los que cuenta este cuento musical.

Te puede interesar:  Teatro, canto, danza e inclusión de actores diversos forman La Tempestad, la comedia
José el soñador
José el soñador

Mención aparte merece el diseño de audio, realizado por Gastón Briski, ya con muchos años de trayectoria en el musical mexicano y el correspondiente a la iluminación, llevado a cabo por Pablo Gutiérez y Soho Ávila.

La coreografía fue realizada por Carmelo Segura; la producción musical es de Alex Carrera; y el diseño de vestuario, incluyendo la sorprendente capa multicolor protagónica fueron diseñador por Sol Kellan.

Además de Carlos Rivera, cuya presencia convierte a José el soñador en algo imperdible para los seguidores del género musical, además de para sus fanáticos, llamados ‘Riveristas’; la puesta en escena cuenta también con la participación protagónica de Fela Domínguez, quien da vida a la ‘Narradora’, y que cabe mencionar hace pareja de nuevo con Rivera, después de El Rey León México (2015) y de protagonizar en España títulos como El Guardaespaldas y también El Rey León, pero ya no con Rivera como protagonista.

Junto con ellos, el cuadro protagónico se completa con Kalimba, quien se consagra como figura del teatro musical con su interpretación de ‘El Faraón’, aquí con una nueva interpretación del original de José…, haciendo a un lado la figura de Elvis Presley, cuya interpretación en su momento consagró la carrera de Héctor Ortiz, convirtiéndose gracias a ello en el personificador número uno en México del intérprete de Suspicious Minds, reconocido incluso por la BBC de Londres.

Ahora, Kalimba interpreta a su ‘Faraón’ recordado en esta ocasión a Lenny Kravitz, pero dejando impreso su propio sello, ganándose se inmediato el buen recibimiento del público que ha acudido a ver esta producción, que cabe mencionar sólo estará siete semanas en cartelera, a partir de su estreno de febrero; lo cual Alejandro Gou y su equipo está sabiendo aprovechar, pues a la par de la temporada en CDMX, se llevarán a cabo funciones en Guadalajara y Monterrey.

Mención aparte merece el ensamble que participa en este José el soñador, conformado por un amplio grupo de jóvenes, pero experimentados artistas, todos con una amplia trayectoria sobre los escenarios, entre los que podemos mencionar a: Carlos Ramírez, Tanya Valenzuela, Gerry García, Aldo Guerra, Andrés Elvira, Augusto Fraga, Fer Soberanes, María Elisa Gallegos, Natalia Leal y Hugo Curcumelis.

Además de la presencia de Emilia Gou y Patricio Gou, quienes aparecen como los nietos de ‘Jacob’.

La trama presenta a ‘José’, hijo de ‘Jacob’, un joven pastor que vive en Canaán junto con sus once hermanos. El padre siempre mostró preferencia por él, lo que levanta los celos del resto de los hijos. Cuando le es regalada una túnica multicolor, los consanguíneos cegados por la envidia, l venden como esclavo a unos ismaelitas fingiendo su muerte.

Comments are closed.