Cuna de lobos

PLACERES CULPABLES | La falta de imaginación es el peor de todos los pecados: Catalina Creel

Ciudad de México, 9 de octubre (MaremotoM).- La casta es lo primero” y debido a ello, gran revuelo e indignación ha causado entre el público y la crítica el tan esperado estreno de la nueva versión del clásico melodrama Cuna de Lobos, el cual forma parte del proyecto Fábrica de Sueños, con el que Televisa pretende rendir tributo a las telenovelas que causaron impacto durante sus transmisiones originales.

En este caso, la productora Giselle González es la encargada y responsable de presentar a las nuevas generaciones este thriller televisivo, cargado obviamente de sus toques de melodrama y que en su transmisión original contó con una historia legendaria, creada por Carlos Olmos y ahora adaptada por Lily Ann Martín y Claudio Lacelli; lo mismo que su elenco el cual, después de ver la primera semana de capítulos, puede estar más que tranquilo, pues su trabajo histriónico seguirá intocable y continuará siendo recordado durante generaciones.

El primer y gran error que se tuvo al momento de dar a conocer la realización de este proyecto, fue ‘búsqueda’ de la actriz que daría vida a la villana Catalina Creel, personaje inmortalizado en ese entonces por la primera actriz María Rubio; y que en esta nueva versión cayó en manos de la actriz española Paz Vega, quien en todo momento será comparada con el excelente trabajo que hizo en su momento la Rubio, una de las villanas emblemáticas en la historia de las telenovelas mexicanas.

Cuna de Lobos
El elenco actual. Foto: Cortesía

Aunque cuenta con una amplia trayectoria cinematográfica y televisiva en su país de origen, Paz Vega es una actriz prácticamente desconocida para la mayoría del público mexicano y más para el asiduo a la televisión; siendo recordada tal vez por su participación en 2013 en Los amantes pasajeros, película de Pedro Almodóvar, en la que actuaron el también español y ahora sex simbol Miguel Ángel Silvestre y el connacional José María Yazpik, misma que no tuvo tanto éxito en nuestro país, ubicándose como uno de los tropiezos más grandes del paso del director manchego por las pantallas mexicanas.

Antes de confirmarse el nombre de Vega, se manejaron algunos otros, como el de Laura Zapata, Silvia Navarro, Verónica Merchant, Lucero y hasta el de la ex primera dama Angélica Rivera, siendo este proyecto el que marcaría su regreso a la actuación.

Y para quien esto firma, la verdad, creo que muy bueno que no las hayan tomado en cuenta o que, en hayan rechazado interpretar este rol.

El nuevo argumento de Cuna de lobos, tomando como base el original creado por Carlos Olmos, siendo producido en su momento por Carlos Téllez, tiene una nueva columna vertebral, la cual tuvo una severa lesión y se reconstruyó por completo, abordando ahora temas como el tráfico de diamantes, además de la presencia de una pareja gay, sustituyendo a la conformada en su momento por Alejandro Camacho (Alejandro Larios Creel) y Rebecca Jones (Vilma de la Fuente de Larios), ahora interpretada por Diego Amozurrutia (Alejandro Larios Creel) y José Pablo Minor (Miguel Terranova Contreras).

Continuando con el mode de apertura y nueva visión dentro de la empresa, fundada por la Familia Azcárraga, destaca la presencia de Gélica Andrade, la asistente directa de Catalina Creel, interpretada ahora por Azela Robinson, que es un personaje lésbico que vive enamorada de su patrona, además de sentir una gran consideración hacia José Carlos Larios, ahora interpretado por Gonzalo García Vivanco y que en su momento, fue encarnado por el primer actor Gonzalo Vega.

Cuna de Lobos
Un elenco irrepetible. Foto: Cortesía

En su momento, este personaje fue interpretado también de manera sublime por la primera actriz Rosa María Bianchi, y en ningún momento se sugirió esta preferencia (tomando en cuenta, además, que estábamos en 1986), aunque posiblemente se sugirió cuando en uno de los capítulos, se descubrió que Bertha Moscoso, nombre del personaje en la versión original, vivía con una joven, Lucero Espejel, interpretada por Magda Karina; quien muere a manos de Catalina Creel, ahorcándola con unos audífonos, mientras la joven escuchaba Papa Don’t Preach, interpretada por Madonna.

Como se recordará, después de este asesinato, se desarrolla una estupenda persecución automovilística, en la que Catalina sufre un aparatoso accidente, el cual revela un gran secreto que es utilizado después por la Leonora Navarro original, magistralmente interpretada por Diana Bracho y ahora en manos de Paulette Hernández.

Y es aquí donde se comenta uno de los cambios más fuertes que tiene esta nueva Cuna de lobos, pues en su momento, se descubre que Catalina Creel finge por años estar tuerta, para así martirizar a su hijastro y anteponer a su hijo natural; siendo este un terrible acto psicológico contra el niño, muy por encima de cualquiera de los otros asesinatos cometidos por la Creel original.

En la nueva versión y hasta el momento, Catalina está en verdad tuerta, después de un accidente que tiene justo con José Carlos, quien le clava una flecha de juguete en el ojo; a diferencia de la original, en donde la “pérdida” del ojo de la villana, sucede con un golpe con un trompo de madera.

A 33 años de haberse transmitido por primera vez en la televisión abierta mexicana, del 13 de octubre de 1986 al 5 de junio de 1987, la versión original de Cuna de lobos continúa siendo tema obligado y de referencia, al momento de hablar sobre este género melodramático y por muchas razones; sobresaliendo el soberbio personaje principal de esta historia de intriga, suspenso, muerte y amor, la Catalina Creel de Larios, personificada por María Rubio.

Es de recordar su mente calculadora, capaz de planear y cometer los más extraordinarios crímenes con la finalidad de mantener la dinastía familiar y con ello multiplicar su fortuna, entre ellos provocar la caída y explosión de un avión, vaciando azúcar en su tanque de gasolina. En todo momento, Catalina Creel trabajó sola; a diferencia de esta nueva versión, en la que cuenta con el apoyo de un secuaz, Diego Solórzano Salinas, interpretado por Carlos Aragón.

Te puede interesar:  ¿Qué es la Sociedad Interamericana de Prensa? Saber, antes que padecer
Cuna de Lobos
¡Éramos tan jóvenes! Foto: Cortesía

El look de Catalina Creel es también recordado por su peculiar peinado (que era similar al de una tía de Carlos Téllez), y sin duda alguna por el parche en el ojo derecho, accesorio que convirtió en un objeto de alta costura, pues lo cambiaba de acuerdo al vestuario que utilizaba de forma cotidiana; a diferencia de lo que ahora hacen con Paz Vega, a quien en estos primeros cinco capítulos le han colocado varios parches de pirata que no imponen la gran personalidad que tenía la que hizo María Rubio.

Para crear este personaje, Carlos Olmos se inspiró en el personaje de la señora Taggart, interpretado por Bette Davis en el filme de humor negro El Aniversario, basado a su vez en la obra teatral del mismo nombre, escrita por Bill Macllwraith, dirigida en 1968 por Roy Ward Baker.

Aunque pareciera que ambos personajes son iguales, hay que dejar en claro que el tema central es muy distinto, pues en la telenovela Catalina Creel está decidida a conseguirle a su único hijo la totalidad de la inmensa fortuna de su marido, asesinado por ella al momento de descubrir su secreto, aunque para ello deba de destruir a su hijastro, el otro heredero, y a cualquier otro que se interponga para conseguirlo.

Contrario a esto, en la película el personaje de Bette Davis desea todo en beneficio propio, además de querer el control absoluto de sus hijos, obligándolos a estar con ella todo el tiempo, aprovechando el supuesto homenaje a la memoria de su difunto esposo.

Cabe mencionar que, aunque era fanática de Davis, María Rubio desconocía hasta ese momento la existencia de El Aniversario y debido a la presencia del parche en Creel, buscó la película para tener sólo una referencia pues, para la creación e interpretación de su personaje, dejó la responsabilidad en el director de escena, el mismo Carlos Téllez y Antonio Acevedo, este último en locación.

En la nueva versión, existe también un esposo, personificado por Leonardo Daniel, quien muere a manos de su esposa, tras descubrir que esta sostiene un tórrido romance con su hermano, un nuevo personaje interpretado por Flavio Medina; mostrando aquí a una Catalina Creel que tiene escenas sexuales y que se ‘rebaja’ al mundo mortal, a comparación de su antecesora, que en todo momento se mantuvo inmaculada, enfocando toda su atención en mantener su casta.

La versión original de Cuna de lobos fue una telenovela de trascendencia mundial, que traspasó la ficción para convertirse en tema del día a día. De hecho no tuvo horario estelar, debido a que no se pretendía mucho con la producción; pero el resultado rebasó expectativas en México y en toda América.

No hay que olvidar que, en ese entonces, los asesinatos de Catalina Creel causaron revuelo, llegando a ser mencionados en espacios informativos, en prensa escrita y electrónica, como 24 Horas con Jacobo Zabludovsky, por ejemplo.

Hay que recordar lo original de las secuencias, como aquella en la que Catalina envenena a su esposo vertiendo una extraña sustancia, llamada Cristal, en su jugo de naranja antecedida de la frase: “No me dejas otra alternativa Carlos. ¡Eres tú, o yo!”; además del asesinato del doctor Reynaldo Gutiérrez, interpretado por Carlos Cámara, con aquel “spray americano para combatir maleantes”.

Otras tantas fueron la muerte del Inspector Suárez (Humberto Elizondo), quien muere electrocutado por una podadora que es lanzada por la villana en la alberca a la que lo lanza, al momento de irla arrestar.

Pero sin duda alguna, lo más impactante de esta historia fue su final; muy de película de suspenso y thriller, siendo jamás igualado, ni superado. Incluso, ese día todo el país se paralizó, al igual que los anteriores en los que la telenovela se transmitía, siendo vista por todas las familias.

Otro elemento que trascendió de esta producción fue su música original, compuesto por Pedro Plascencia Salinas, marcando también historia dentro del género al convertirse en los primeros proyectos melodramáticos con música original; de hecho, el ahora Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), otorgó por primera vez un reconocimiento a una telenovela por su trabajo en esta área, pues jugaba un papel más que importante en cada una de sus escenas.

En la nueva versión se rescató el tema original, ahora interpretado y versionado por Jordi Bachbush, un compositor de temas incidentales de telenovelas, que trabaja para Televisa desde 2015; además de componer música para algunas películas y documentales.

Pero esta no fue la única ocasión en la que se intentó hacer una nueva versión de esta historia. En 2011 se hizo el anuncio de la realización de Derecho de sangre, que sería producida por Salvador Mejía y protagonizado por Rebeca Jones, como Catalina Creel; además de William Levy y Danna García.

Pero tal vez al darse cuenta de que no hay, ni habrá competencia con el original, el proyecto se desechó, dejando en claro que Cuna de lobos sólo hay una.

Antes del estreno de Cuna de Lobos, se estrenó la versión para serie de La Usurpadora, ahora protagonizada por Sandra Echeverría, Andrés Palacios y Arap Bethke.

Otros títulos que se planean realizar son El Maleficio, Colorina, Los ricos también lloran, Rosa salvaje, Corona de lágrimas, Quinceañera, El privilegio de amar, Rubí y Corazón salvaje.

¿Logrará la nueva Cuna de Lobos imponer su sello y superar a su antecesora? Espero su opinión.

One Comment

  1. Paz Vega es una buena actriz pero no sé si logre lo que Maria Rubio en aquel entonces…