Fundación Sak

“Poniendo atención y estableciendo las señales de alerta, el suicidio puede ser muy predecible”: Faryde Lara

El suicidio de su hermana menor obligó a esta también directora de cine a llevar a cabo la Fundación Sak. Es una de las 40 suicidólogas que existen en México.

Ciudad de México, 20 de enero (MaremotoM).- ¿Qué hacemos en contra del suicidio? Escuchábamos hace poco a un actor en la televisión diciendo que pocas veces, casi ninguna, dice que está mal anímicamente. “Problemas tengo, pero estar mal anímicamente es otra cosa”, decía.

Hablar del suicidio sigue estando mal para nuestras sociedades, es probable que sea todavía a raíz de la iglesia católica, teniendo en cuenta que los que mueren suicidados, están lejos de Dios, más cerca del Diablo.

Hace poco hemos todo padecido el suicidio de Eugenio Toussaint, de Anthony Bourdain, de Chris Cornell, de Chester Bennington, de la diseñadora Kate Spade, todas muertes que nos han dejado sin habla y tratando de analizar que es esa depresión que cada vez tiene más gente.

Faryde Lara es la directora de la Fundación Sak. Es una de las 40 suicidólogas que existen en todo México. Son pocos suicidólogos y es necesario que más personas se sumen a estudiar esa profesión.

Fundación Sak
Fundación Sak, uno de sus carteles. Foto: Cortesía

–Últimamente el suicidio se ha prolongado y se ha promovido…o al menos así nos parece

–Creo que el suicidio, es cierto, tiene que ver con la manera que tenemos de vivir. Todas estas ideologías tienden al individualismo, al bienestar personal y nos cortan la empatía con el otro.

–Uno va cumpliendo años y descubre el día maravilloso que tiene por delante…pero no en todos es así. ¿El suicidio es algo biológico más que emocional?

–El suicidio tiene tres factores, la primera es la fisiológica, el condicionamiento del cuerpo para funcionar bien. La segunda es lo psicológico, que tiene más que ver con la inteligencia emocional y nuestra propia capacidad para resolver conflictos. Por último, lo ambiental, que tiene que ver con nuestras redes de apoyo hasta servicios de salud, nuestras condiciones socioeconómicas, la espiritualidad. Ahora que lo mencionas, algunas personas que ejercen una profesión como el periodismo, te hace estar más consciente y mas abierta a lo que pasa en el mundo. Te abre a la empatía.

Fundación Sak
La depresión sí es uno de los trastornos que están unidos al suicidio, pero eso no quiere decir que todas las personas deprimidas se vayan a suicidar. Foto: Cortesía

–Uno piensa en el suicidio y piensa en la depresión. ¿Qué hace una suicidóloga?

–Bueno, una persona que es suicidólogo en el estudio de la conducta suicida y en la manera de prevenir el suicidio. La depresión sí es uno de los trastornos que están unidos al suicidio, pero eso no quiere decir que todas las personas deprimidas se vayan a suicidar. No todas las personas que intentan suicidarse están deprimidas. 9 de cada 10 personas que intentan suicidarse o se suicidan tienen una enfermedad mental al momento de llevar a cabo este acto. Podría ser depresión, pero podría ser ansiedad, podría ser un trastorno limítrofe o esquizofrenia.

Te puede interesar:  El hámster del presidente, obra de Juan Villoro en el Teatro Helénico

–¿Qué es lo que te llamó la atención del suicidio y por qué fundaste la organización SAK?

–Soy directora de cine, estuve viviendo en Francia muchos años, pero mi hermana menor, hace siete años, se suicidó. Esto me obligó a regresar a México, fue una situación muy difícil para mi familia, a todos se nos rompió el alma y no sabíamos qué hacer. Recurrimos a muchos terapeutas para tratar de afrontar lo difícil que era vivir en eso. Todos pensábamos en suicidarnos, como si nos hubiéramos convertido en herederos de un sufrimiento.

–¿Un sufrimiento que no te explicabas mucho, verdad?

–Fue un momento devastador, había pensado que había vivido depresiones, pero cuando esto pasó, pensé que no iba a poder vivir del dolor. Todo lo que yo sabía en mi vida lo había olvidado por completo.

–A partir de la reconstrucción tuya, comenzaste a relacionarte con el suicidio…

–No encontré otra solución. Al cabo de dos años me puse en contacto con el grupo Supervivientes, me uní al grupo, me fueron explicando mi propio duelo y como hacían ellos para vivir sus crisis a diario. Decidí concentrarme en estudiar el tema, me puse en contacto con la Asociación Española de Suicidología, poco a poco fui profundizando más, ahora llevo cinco años, hice la Fundación Sak, realicé encuestas a 50 personas que se habían querido suicidar y a 50 personas que tenían familiares suicidados, para establecer los factores culturales, que también tienen que ver con el suicidio. Poniendo atención y estableciendo las señales de alerta el suicidio puede ser muy predecible. Hay también ciertas particularidades, lo que me permitió fundar Sak, para ofrecer una contención y conocimientos sobre el suicidio.

Fundación Sak
Tú puedes ser suicidólogo. Foto: Cortesía

–¿Qué es lo que hace la fundación?

–Ofrecemos atención, acompañamiento, prevención, en torno al suicidio y problemáticas asociadas. Tenemos el CESAN, que es un centro de atención suicidológico integral. Hay expertos en todos los factores que ocasionan el suicidio. Está también el proyecto de Salvavidas, nos dedicamos a ofrecer información y capacitar, ofrecemos conferencias, diplomados, capacitaciones, desde los maestros, los médicos familiares, los psicólogos, algunos psiquiatras. Está la parte de Prevención, donde nos volcamos muchísimo a informar sobre el suicidio, damos datos que fomentan la conciencia de la salud mental.

–Hablan también sobre los suicidios enmascarados

–Es muy difícil sobre todo en México tener un panorama real de los suicidios. Las personas suicidadas son tema tabú, las mismas autoridades no declaran a los suicidados. Aquí entran los suicidios que pueden ser disfrazados de accidentes. Hay personas que no quieren que su familia viva con ese peso.

Comments are closed.