Karla Zárate

“¿Por qué comer lo que más nos gusta cuando vamos a morir?”: Karla Zárate

Pensar en los condenados a muerte, algo siniestro que también tiene que ver con la vida, es algo que ha movido a la escritora a hacer la novela Llegada la hora (Dharma Books), una de las mejores leídas este año en México.

Ciudad de México, 13 de agosto (MaremotoM).- Karla Zárate revela en Llegada la hora, la última acción de un hombre frente a la vida y a la comida.

“Hay algo siniestro en cocinar para los condenados a muerte, confiesa John Guadalupe Ontuno, protagonista de esta novela donde la pena capital, la sazón, el erotismo y el crimen celebran un maridaje tan perturbador como apetecible”, es la opinión del también escritor Bernardo Esquinca.

Editada por Dharma Books, esta novela de la autora nacida en México en 1975, es un ojo clavado en esas circunstancias extrañas y raras, que parece que nunca nos va a pasar a nosotros. Sin embargo, un pie en un lugar equivocado nos puede llevar a ese universo que recorre Ontuno, “observador privilegiado de la condición humana –o inhumana, según se vea”, como dice Esquinca.

Karla Zárate dice que su novela es de migrantes y uno podría decir en tal sentido excede las fronteras para hablar de historias de seres humanos frente a un espejo roto, donde ella descubre y explora su amor por la novela negra.

Novelista y cuentista mexicana, Karla es una escritora muy interesante y esta novela probablemente sea una de las mejores leídas en México este año.

Karla Zárate
Karla Zárate dice que su novela es de migrantes y uno podría decir en tal sentido excede las fronteras para hablar de historias de seres humanos frente a un espejo roto. Foto: Internet

Karla estudió la Licenciatura en Lengua y Literatura Hispánicas en la Universidad Nacional Autónoma de México, donde obtuvo la Medalla Gabino Barreda (distinción al más alto promedio de su generación). Más tarde, cursó la Maestría en Literatura en la Universidad de California en los Ángeles y concluyó el Doctorado en Letras Modernas en la Universidad Iberoamericana.

Obtuvo la beca Chancellor’s Fellowship por la Universidad de California, Los Ángeles y fue profesora adjunta de la materia de Teoría Literaria, en la Licenciatura en Letras Hispánicas.

–Hora de llegada se está vendiendo muy bien en Dharma Books

–Sí, ahí la vamos llevando, hace un mes que salió y estamos muy contentos. Esta novela nació por mi obsesión con el tema de la muerte, tengo una formación psicoanalítica en donde todo el tiempo se habla, vía Sigmund Freud, de la pulsión de vida y pulsión de muerte. Creo que al final John Guadalupe Ortuno es la fusión de varios temas. Cocina, está en contacto con el alimento, con la vida; se cuenta su nacimiento, su crecimiento, que está lleno de violencia y de sangre. Su padre lo castigaba con la no comida y su madre lo premia con la comida. Por otro lado, está el cocinar la última cena de los condenados a muerte, creo que hay una fusión que me gustó, sumergirme en lo dual. Creo que subrayé lo de la cultura hispana de John Guadalupe, son migrantes de Michoacán y esto de ser chicano de John es tener una doble influencia cultural. ¿Qué significa ser de aquí, ser de allá?, es lo que se pregunta él, con esa tradición cultural tan fuerte que viene de los padres. Hablo de la migración, de cómo la madre sufrió violencia cuando cruzó de un país a otro, se sugiere que hubo una violación.

Te puede interesar:  Todo para saber de los dibujos animados en el libro El Caricaturiscopio

–La última cena y la muerte, es una contradicción

–Vuelvo a los mismos de los dobles, ¿por qué comer lo que más nos gusta cuando vamos a morir? Creo que algo que hace John Guadalupe, quien tiene conflictos con el vínculo, con las personas, es hacer lo que le gusta. Esta novela habla de la condición humana.

Karla Zárate
Desde el momento que nacemos estamos en falta, vamos para allá, quizás es lo que nos hace tener más cosas en común. Foto: Educal

–¿Esperar que la muerte no suceda no es algo que de vez en cuando pensamos?

–Podríamos pensarlo de una forma delirante. Desde el momento que nacemos estamos en falta, vamos para allá, quizás es lo que nos hace tener más cosas en común. John Guadalupe se lo cuestiona todo el tiempo, juega con la muerte y se confronta con ella. También es una novela de crecimiento.

–Hablas de John Guadalupe, pero también está Chief Brown, director del presidio y la antítesis

–Exacto, es curioso porque podría ser un doble. Es el director de la cárcel malo, aunque yo no trato de poner esos arquetipos de malo-bueno. John Guadalupe no es ni bueno ni malo, aunque juegue sádicamente con los condenados a muerte. Todos somos así, buenos y malos. Chief Brown representa un poco al padre de John, quien es muy violento cuando era joven. Todos somos John Guadalupe, estoy hablando de la condición humana, él tiene mucho conflicto en relacionarse con las personas, algo que sucede mucho en estos días. Las redes sociales nos impiden relacionarnos como antes. John Guadalupe juega, no es solemne, es reflexivo, juega todo el tiempo hasta que sobreviene una situación importante en la que debe tomarse un poco más en serio.

Karla Zárate
Una de las novelas más vendidas por Dharma Books, la editorial. Foto: Dharma Books

–¿Estás a favor o en contra de la pena de muerte?

–Es un tema difícil. Yo viví en Los Angeles un tiempo y lo que creo que planteo ahí es la pena de muerte, que tiene que ver con las situaciones, con las circunstancias. Esa es la dualidad de la vida. Es la ley del Talión, donde se juega mucho la violencia, la ira y la venganza del ser humano. Los 43 de Ayotzinapa, estamos hablando de jóvenes y son cosas que vemos todos los días.

–¿Qué cosas te interesan de la literatura?

–Me interesa mucho el thriller, la novela negra, la novela policial y es lo que quisiera seguir escribiendo.

Comments are closed.