Las plicas abiertas

¿Por qué y para qué abrieron las plicas?

Tijuana, 31 de mayo (MaremotoM).- Puedes llamarme iluso, pero al menos hasta ahora he querido creer en la limpieza e imparcialidad de los premios literarios que se convocan en México. Cada quien habla como le va en la feria y a mí en la feria de los premios me ha ido bien. Puedo hablar como concursante y también como jurado. En las no pocas veces en que me ha tocado deliberar como juez ha imperado siempre la buena fe y los criterios para valorar y premiar un manuscrito han sido estrictamente literarios. Sí, yo sé que evaluar literatura siempre será subjetivo y puede llegar a depender de los prejuicios y los gustos personales de un juez, pero eso no significa que un premio esté a priori amañado. Yo sé muy bien que un premio es (o puede ser) una ruleta, un buen chiripazo, un trago de aleatoriedad. Como juez me he quedado con manuscritos muy buenos que no ganaron y también he visto ganar al libro menos malo.

Hay mucho de fortuna, es cierto, pero por lo menos no había trampas documentadas.

A diferencia de lo que ocurre con los premios gordos convocados por corporativos multinacionales (Planeta, Alfaguara) en donde por obvias razones influyen criterios de mercado editorial y cabildeo de agentes literarios, creo que en la mayoría de las convocatorias mexicanas en donde participas con seudónimo lo que se premia es la calidad de una obra. Al menos así ha sido en mi experiencia.

Sobre el tema de las plicas abiertas me parece que hay todavía demasiadas preguntas por contestar. ¿Por qué y para qué abrieron las plicas? ¿Cuál era la estrategia? ¿Depurar para palomear o bendecir a priori a un ganador o a tres o cinco favoritos? Habría que ver entonces si los tres jueces se prestaban. Vaya, si a mí como juez me imponen avalar con mi firma a un ganador previamente seleccionado los mando mucho a la chingada. ¿O acaso también los tres jueces se iban a prestar a la pantomima?

Te puede interesar:  Caroline Fourest: “Hay que aterrorizar a los racistas y a los violadores, no a los hombres ni a los blancos” 

A ver, con nombre y apellido ¿quién dio la orden de abrir las plicas? Dicen que vino de la Coordinación de Literatura ¿Y en Michoacán y en San Luis solo callan y obedecen? ¿O acaso hay corresponsabilidad? El primer concursante en denunciar dijo que a él lo sacaron por haberse inscrito a más de un premio ¿resulta entonces que ahora solo te puedes inscribir a uno? Si es así, sean claros y canten el tiro en las bases. Conozco a Cristina Rascón desde hace muchos años, tiene una trayectoria literaria admirable y la considero una profesional. Tal vez la inmolaron en la piedra sacrificial para que rodara una cabeza y calmar la indignación, pero sin que haya una voluntad real de limpiar un proceso que aparentemente este año está viciado de origen, algo que bien puede redundar (y ojalá me equivoque) en el pretexto ideal para la futura eliminación de los premios argumentando que son y han sido siempre corruptos, cuando la realidad, al menos en mi experiencia, no es ni ha sido así. Muchas más dudas que certezas.

Comments are closed.