Benjamin Clementine

Pudo ser abogado, pero prefirió ser un genio musical: Benjamin Clementine saca And I Have Been

La espera ha valido la pena. La atracción por este artista único continúa y su voz, expresada por diferentes capas, lleva hacia un mundo de sensibilidad extrema, donde el otoño, el sol que se atraviesa, no permite que el álbum sea deprimente. El disco suena fácil. Desde ‘Residue’, ‘Génesis’ (su single de difusión), ‘Gypsy, BC’, ‘Weakend’, ‘Copening’ y ‘Auxiliary’, vale cada uno por sí mismo y merece ser destacado.

Ciudad de México, 1 de noviembre (Maremoto).- Lejos quedaron aquellos tiempos en los que Benjamin Clementine (7 de diciembre de 1988) andaba por los Metros de París intentando conseguir alguna moneda. Ahora, aunque sigue siendo de culto y exquisito para los que lo escuchan, es un cantante, poeta, pianista y compositor inglés conocido en todo el mundo.

Tal así que su fama lo ha llevado a ser actor de la remake de Dune, junto a Timothée Chalamet, Rebecca Ferguson, Oscar Isaac y Josh Brolin, entre otros, en la película de Denis Villeneuve.

Fue un músico de calle, sin dinero y con mucho talento, porque en su casa no lo quería su padre, empeñado como estaba en que Clementine estudiara para abogado. De regreso en Londres debutó en la televisión en el programa Later with Jools Holland de la BBC en 2013.​​

A partir de ahí, Benjamin fue considerado un genio inclasificable. No se sabía y no se sabe a qué género pertenece su música incisiva, expresiones de una poesía que mezcla rebeldía, lirismo, amor, melancolía, yéndose de la canción tradicional, cuando Clementine inventa un universo propio donde expresa su gusto por William Blake, T.S. Eliot y Carol Ann Duffy, una biblioteca a la que se escapaba mientras estaba en clase.

Te puede interesar:  Un silencio bien administrado es una obra de arte: Ariana Harwicz

Privado de tocar el piano cuando tenía 11 años (su hermano había dejado de interesarse por el instrumento), comenzó a imitar los trabajos de compositores como Erik Satie y Claude Debussy, aprendidos de sus escuchas de la emisora Classic FM.

Cuando se mudó a París, luego de haber estado en Camdem compró una guitarra deteriorada y un teclado económico. Durante los siguientes tres años escribió y compuso canciones.

EL TERCER ÁLBUM

Benjamin Clementine ha regresado con su esperado tercer álbum, And I Have Been, luego de I Tell a Fly, de 2017 y el álbum debut ganador de Mercury,  At Least for Now.

La espera ha valido la pena. La atracción por este artista único continúa y su voz, expresada por diferentes capas, lleva hacia un mundo de sensibilidad extrema, donde el otoño, el sol que se atraviesa, no permite que el álbum sea deprimente. El disco suena fácil. Desde ‘Residue’, ‘Génesis’ (su single de difusión), ‘Gypsy, BC’, ‘Weakend’, ‘Copening’ y ‘Auxiliary’, vale cada uno por sí mismo y merece ser destacado.

Benjamin Clementine
AND I HAVE BEEN. Salió el 28 de octubre. Foto: Cortesía

El disco anterior fue Clementines, a dúo con su pareja, Flo Morrissey.

Escrito, interpretado y producido exclusivamente por Clementine, And I Have Been es una joya que trae dolor y alegría por partes iguales y Benjamin Clementine ha anunciado que la segunda parte del LP llegará en 2023.

“Como todos, yo también me enfrenté a un montón de lecciones, complicaciones y epifanías relacionadas con el hecho de compartir mi camino con alguien especial. La primera parte es la punta del iceberg que prepara el terreno para la segunda parte, que va más allá”, ha dicho con respecto al coronavirus y a la epidemia mundial con la que hizo el disco en California.

Comments are closed.