Raquel Castro

“Puedes escribir ciencia ficción donde haya fantasmas, porque es literatura escrita por mujeres”: Raquel Castro

Castro, que está escribiendo a cuatro manos un libro con su esposo y escritor, Alberto Chimal, también se ha hecho aficionada a los audiolibros, un mercado en el que está entrando escribiendo historias para Storytel y para Ipstori.

Ciudad de México, 7 de julio (MaremotoM).- Raquel Castro ha publicado recientemente un libro verde, con zombis en la portada y ese libro obedece a sus amores prohibidos, clandestinos. Hace tiempo que a la escritora le da igual si la llaman la autora de los sobrevivientes, pero a la hora de pedirle un material que muestre la colección de la UNAM para los jóvenes de secundaria, a Raquel se le ocurrió mandar El ataque de los zombis (Parte mil quinientos), con la que demuestra su lealtad a estas criaturas que vienen del Más Allá.

Publicada por Hilo de Aracne, el libro cuenta la historia de un accidente en el acuario de la Torre Latinoamericana, cuando una chica se transforma en una piraña mutante que devora hombres machistas. Otra chica observa desde la reja de su casa cómo todos en la ciudad, incluido su novio, se convierten en zombis, un niño guarda un secreto que no quiere compartir con su familia: su mamá, que ha estado hospitalizada una larga temporada y acaba de regresar a casa, en realidad es una impostora y nadie más se ha dado cuenta; cada madrugada una chica escucha desde su ventana el balanceo de un solo columpio en el parque que está frente a su casa sin atreverse a mirar quién está jugando a esa hora de la noche…

El eje fundamental es la transmutación, algo que la escritora ve con absoluta normalidad y nos lo cuenta como algo que ya todos damos por sentado, con un humor y una consistencia en cuentos inolvidables.

Castro, que está escribiendo a cuatro manos un libro con su esposo y escritor, Alberto Chimal, también se ha hecho aficionada a los audiolibros, un mercado en el que está entrando escribiendo historias para Storytel y para Ipstori.

–Ha salido El ataque de los zombis, un libro para adolescentes

–Sí, la idea es pensar en los adolescentes. Es una gran idea de la UNAM, tenemos a todos los muchachos de preparatoria, que tienen 17 años y no hay una colección que apunte a ellos. Una colección de literatura como diversión, cuando me invitaron, pegué de brincos. De los cuentos que tengo hice mi selección y me di gusto con mi historia de zombis, de fantasmas.

Raquel Castro
Hilo de Aracne, la nueva colección de la UNAM para adolescentes. Foto: Cortesía

–La actual gestión está haciendo muchas cosas para los jóvenes, algo que es natural…

–Sí, claro. De hecho, a los 14 años son unas criaturitas.

–¿Qué pasa contigo y con los zombis?

–No lo sé. Me gusta mucho la metáfora del zombi. Me gusta mucho lo que pasa detrás del zombi. El zombi es como una promesa de las historias interminables. Uno como lector o espectador, piensa en qué le pasó a esa zombi con traje de novia o al zombi vestido de bombero. Entonces nace la historia que uno quiere conocer. La historia principal de lo que te están contando, está llena de historias que te gustaría conocer. Detrás de todo eso, lo más visual, creo que funciona como un mensaje subconsciente, el hecho de pensar cómo funciona un ser humano en una situación extraordinaria. Y eso también me parece muy inquietante, muy interesante. Esta multitud de mensajes que puede tener una historia de zombis es muy atractiva, muy generosa para uno que escribe. Además, es un gran reto, las historias de los zombis más tradicionales son todas iguales. Darle la vuelta a este esquema me parece un reto muy divertido, escapando del cliché.

Raquel Castro
Raquel Castro vuelve a la transmutación. Foto: Cortesía Facebook

–A ti ya no te importa qué digan que escribes de zombis, de terror, ¿qué pasa con las escritoras que tienen poca promoción, a pesar de que escriben mucho y se están corriendo de los géneros?

Te puede interesar:  Los diarios de Rafael Chirbes, donde practica la escritura

–Al fin de cuenta la mayor parte de las camarillas, son de puros hombres. La presión que ejerce sobre sus propios miembros de que tienen que escribir de cierta manera, les pesa a ellos mismos. Cuando una asume de que no va a pertenecer al grupo, independientemente de que si te invitan de repente… me parece horrible que haya un encuentro de literatura negra y pongan a todas las mujeres en una mesa como si todas escribiéramos igual.

–Sería genial hacer un encuentro de literatura negra, con todas mujeres

–Sí, claro. Siempre saber que no perteneces, te da mucha libertad. No necesitas cumplir con las expectativas que se están poniendo explícitas o implícitas y puedes quebrar el género literario. Eso es para mí muy grato, creo que una cárcel es la que nos pusieron a las mujeres: esto de que las mujeres escribimos literatura. Una de las maneras en que se ha evolucionado es que quiere decir que no hay ninguna regla. Puedes escribir ciencia ficción donde haya fantasmas, porque de todos modos van a decir que es literatura escrita por mujeres. Se le va dando la vuelta a las restricciones.

Raquel Castro
Raquel Castro y sus compinches literarios: Alberto Chimal y BEF. Foto: Cortesía Facebook

–Pedro Lemebel decía leer lo que le gustaba y hablaba de las mujeres como esta posibilidad de quebrar los géneros, mucho más que en los hombres

–Sí, yo creo que es lo mismo que pasa a la literatura mexicana frente a la de los Estados Unidos, donde los escritores ganan muchísimo más, pero también es cierto que tienen unas restricciones pavorosas que nosotros no enfrentamos. La desatención de los especialistas nos da al mismo tiempo una libertad creativa que yo disfruto mucho.

–¿Qué piensas con el tema de publicitarse un poco más? Son muy conocidas Valeria Luiselli, Fernanda Melchor, pero luego parece ser que los medios no conocen a todas las mujeres que están al frente de la literatura

–Tengo sentimientos encontrados por ello. El tiempo en el que estás haciendo promoción es tiempo en el que no estás escribiendo y me siento mucho más cómoda escribiendo. Cada vez son más las editoriales que te piden que tengas redes sociales, se me hace muy complejo y a veces estresante que todo es como un mercado que cada autor está subido a un banquito y gritándole: Pase, pase, y todos nos escuchamos al mismo tiempo. Me gusta mucho más ofrecerle a la gente y me queda claro que los temas sobre los que me gusta escribir no están en la agenda política o social. No voy a tener la incidencia que tienen Fernanda o Valeria y he hecho las paces con eso. A veces soy como una romántica, cuando llega una persona y dice: Leí tu libro y me encantó, yo digo: misión cumplida.

Raquel Castro
Yo espero que la UNAM dé ese pasito adicional de que el libro esté más allá de su propia comunidad escolar. Foto: Cortesía Facebook

–Tu libro El ataque de los zombis es un libro muy recomendable más allá de la UNAM

–Sí, yo espero que la UNAM dé ese pasito adicional de que el libro esté más allá de su propia comunidad escolar. Cuando era adolescente me metí en la biblioteca y en la librería que estaba cerca y me quedaba vacía, no había libros que pudiera leer, casi todo era muy teórico, yo lo sentía muy elevado para mí.

–¿Qué estás haciendo ahora?

–Estoy escribiendo una novela a cuatro manos con Alberto Chimal. Es nuestro segundo proyecto entre los dos. El primero fue un manual de escritura. Estoy jalando a Alberto al lado oscuro, es de fantasmas, para niños, estamos muy entusiasmados los dos. Cómo es esto de trabajar a cuatro manos. Estoy haciendo un proyecto de audiolibro para Storytel y otro para Ipstori.

Comments are closed.