Olga Wornat

Putas y guerrilleras, entrevista a Olga Wornat, una de las autoras

Con prólogo de Rita Segato, el libro pone en contexto la discusión del sistema patriarcal de los violentos años 70, pero también nos ayuda a ver el futuro. Se dice que el patriarcado caerá. Lo que no sabemos es cuándo.

Ciudad de México, 19 de marzo (MaremotoM).- Putas y guerrilleras (Planeta Argentina) es un libro intenso y desgarrador, un libro que conecta las luchas de hoy contra el acoso, el feminicidio, la violencia sexual y la falta de paridad de género, con las historias dolorosas del pasado que reviven en estas páginas en un contexto de justicia.

Olga Wornat, una periodista de enorme trayectoria, que acaba de editar la biografía de Vicente Fernández: El último rey (Planeta), de la que se hará una serie con la actuación de Pablo Montero como protagonista, escribió junto a la colega Miriam Lewin este libro que narra los crímenes sexuales en los centros clandestinos de detención, las historias silenciadas en lo que es llamada la guerra sin fin.

Con prólogo de Rita Segato, el libro pone en contexto la discusión del sistema patriarcal de los violentos años 70, pero también nos ayuda a ver el futuro. Se dice que el patriarcado caerá. Lo que no sabemos es cuándo.

“Las cosas pasaron cuando yo estaba embarazada de mi hijo mayor.  En plena dictadura el papá de mis hijos tenía un pedido de captura de la marina. Fue una época tremendamente difícil. Yo tenía un miedo atroz. La maternidad te genera emociones y sensaciones diferentes. Lo único que quería tener es a mi hijo. Un día me dije que iba a hacer un pozo en la tierra y voy a tener a mi hijo ahí”, declara Olga Wornat, en una entrevista que le hiciéramos para la Casa Universitaria del Libro de la UNAM (CASUL).

“Eran años de incertidumbre atroz, porque si te agarraban te iba a pasar lo peor. La violación, que te tiraran de un avión, que te robaran a un hijo. Yo sobreviví desde afuera, desde la clandestinidad. Cuando llega la democracia siempre quedaba ese dedo y te preguntaba por qué habías sobrevivido y los otros no. Fue una sensación de culpa y de remordimiento. Fueron muchos años de terapia, para mí y también para Miriam Lewin”, afirma Olga Wornat.

Te puede interesar:  La poesía es un gozo profundo, Gioconda Belli

Miriam Lewin estuvo detenida en el centro clandestino de detención Virrey Cevallos y en la ESMA, durante la última Dictadura Cívico Militar (1976–1983). Es una periodista y escritora argentina. Especializada en periodismo de investigación, fundamentalmente en radio y televisión. Desde junio de 2020 es la defensora de la Defensoría del Público de Argentina.​

Olga Wornat
Editó Planeta de Argentina. Foto: Cortesía

“Con Miriam pensamos este libro. Lo discutíamos, lo pensábamos y nos leímos todo lo que pasó con el Holocausto. En las guerras pasa eso, sobre todo con las mujeres. Miriam es como si fuera mi hermana para mí. Pudimos hablar y desmenuzar esta historia. Es una historia cruel y a veces te pasa que no puedes creer que un ser humano sea capaz de ser tan cruel”, expresa.

“No hay oportunidad en su vida en que los trolls que andan por las redes, que en esta sociedad no tienen cara, se ensañan con ella, recordándole ese tiempo”, agrega.

“La dictadura argentina dejó 30 mil desaparecidos, tiró gente al mar, mucha gente inocente, porque de pronto tu teléfono estaba en una agenda, se apropiaron de niños. Cada país tiene su contexto de tiempo. No es lo mismo ahora que en los ‘70”, dice Wornat.

“La violencia era el método para lograr una sociedad más justa, eso pensábamos. Yo me autocritico por eso. La autocrítica siempre es buena, aunque te deje mal parado”, agrega.

La reducción de la dictadura a los prisioneros, que a todos los hacían volver una cucaracha, “donde muchas mujeres eran obligadas a comer excrementos humanos o vieron morir delante de ellas a sus maridos”, conlleva una herida de por vida, donde muchos años tendrán que pasar para el olvido: la distancia para la falta de recuerdo.

Esta entrevista se la hicimos hace unos meses en el CASUL y cada vez que la escuchamos, esa herida vuelve a abrirse.

Comments are closed.