El lenguaje en el futbol

¡Qué bien juega esa chamaca! El lenguaje en el futbol

“El fútbol, tanto si lo juegan hombres como mujeres, es el mismo deporte: “Fútbol es fútbol”, dejó acuñado para la historia Johan Cruyff”, escribe Magí Camps.

Ciudad de México, 24 de febrero (MaremotoM).- Nuestra presencia como mujeres, seas jugadora, entrenadora, árbitra, periodista, aficionada sigue siendo un acto revolucionario, un acto de rebeldía. Sin importar el país en el que nos encontremos, aún persiste esta idea universal de que el deporte es una cosa inherentemente masculina, dice Marion Reimers, la primera mujer hispana en narrar una final de Champions.

La celebración del Mundial de fútbol en Francia 2019, fue el evento clave para replantear el problema del lenguaje sexista en el periodismo deportivo. Los titulares en el país galo anunciaban La Copa Mundial, sin añadirle el calificativo “femenino”. Desde ese momento, no fue (ni es necesario) incluir el adjetivo. El torneo que juegan los hombres nunca cae en año impar (Sudáfrica, 2010; Brasil, 2014: Rusia, 2018), así que, sí es año impar (Alemania 2011; Canadá, 2015; Francia, 2019), juegan las mujeres.

El lenguaje en el futbol
La celebración del Mundial de fútbol en Francia 2019, fue el evento clave para replantear el problema del lenguaje sexista en el periodismo deportivo. Foto: Cortesía Fifa

El 20 de febrero del 2021, después de 14 años de ausencia, las futbolistas mexicanas regresaron al Azteca. Nicho histórico que albergó el juego amistoso entre México y Costa Rica. El encuentro se disputó al mediodía del sábado y fue transmitido en línea por las dos grandes televisoras del país. Yo vi la cobertura del “siete”, narrada por Carlos Guerrero y Luis García.

¡Qué bien juega esa chamaca!, ¡Qué golazo de “La Katty”! ¡Ya están calentando las niñas!, ¡Se viene otra chica de Tigres!

Ambos comentaban anécdotas del estadio, recuerdos de victorias o derrotas, entre otras irreverencias. Rara vez, hacían mención de la trayectoria de las futbolistas, alguna participación destacada de las jugadoras u la explicación del parado técnico.

Después de que cayó la segunda anotación del partido, por parte de Katty Martínez, los narradores comenzaron a replicar: ¡Qué bien juega esa chamaca!, ¡Qué golazo de “La Katty”! ¡Ya están calentando las niñas!, ¡Se viene otra chica de Tigres! Estas frases, aparentemente inocentes, son reflejo del sexismo lingüístico que persiste en el ámbito periodístico.

Te puede interesar:  Juan y Juancito: Lionel Messi se alza con su séptimo balón de oro

Referirse a las jugadoras como “chicas”, “chamacas”, “niñas”,  es un sesgo sexista; es una manera paternal de vernos, como si siempre fuéramos pequeñas y necesitadas de la protección masculina, afirma la investigadora española Susana Guerrero.

El lenguaje en el futbol
Referirse a las jugadoras como “chicas”, “chamacas”, “niñas”,  es un sesgo sexista. Foto: Cortesía

Son mujeres; se les debe nombrar por su apellido, no por su nombre o seudónimo. No hacerlo, “implica deslegitimar y relativizar su identidad como deportistas”, enfatiza la periodista argentina Ayelén Pujol.

Aunque algunas jugadoras luzcan en su camiseta su nombre de pila, desde el punto de vista informativo, “debemos dar prioridad al apellido o, si es poco identificativo por demasiado frecuente, entonces hay que referirse a ellas con el nombre y el apellido”, menciona Magí Camps, periodista español.

En el campo de juego, no hay que forzar la morfología de las palabras, para aludir a las posiciones del equipo, basta con agregar un artículo que cambie el sentido de referencia: la portera, la defensa, la centrocampista, la delantera, la mediapunta… Lo mismo sucede, en el caso de: la árbitra, la juez de línea, la liniera… Y al expresar las jugadas o funciones de las futbolistas: una 9, una falsa 9, una libre…

Susana Guerrero, sostiene que es una situación transitoria; todo cambiará cuando exista igualdad en el deporte y se elimine del imaginario colectivo la asociación entre deporte y varones. La manera para que los medios deportivos avancen en igualdad, es formar en temas de género tanto a mujeres como hombres profesionales de la comunicación deportiva para que sepan transmitir información sin sesgos de ningún tipo.

El lenguaje es el vestido de los pensamientos. Las palabras y términos que usamos son reflejo de nuestra postura ideológica, sino desarrollamos nuestro pensamiento impedimos la evolución del lenguaje. Rompamos los esquemas, dejemos de reproducir estereotipos de género en los medios de comunicación. No digamos más “fútbol de damas” o “árbitros mujeres”. No usemos los sustantivos que las minimizan: chicas, señoritas, damas, niñas. Ni adjetivos que refieren al aspecto de las futbolistas (bonita, linda).  Mejoremos las transmisiones y redacciones sobre el fútbol en México.

Comments are closed.