¿Qué tan ciertas son las bondades de los productos que comemos?

Una investigación sobre la industria alimenticia en América Latina.

Ciudad de México, 7 de mayo (MaremotoM).- La importancia de la alimentación para tener una buena salud es una verdad que hoy en día nadie pone en duda, ya que investigaciones han comprobado los riesgos que supone el alto consumo de lácteos y productos azucarados, por citar solo dos categorías.

En Mala leche, por qué la comida ultraprocesada nos enferma desde chicos, publicado bajo el sello editorial Planeta, la periodista argentina Soledad Barruti revela cómo ha operado la industria alimenticia en las últimas décadas hasta crear generaciones malnutridas y en peligro de desarrollar enfermedades crónicas.

Lo más terrible de la investigación que durante cinco años llevó a Barruti por todos los países de América Latina es descubrir que hoy en día en materia de alimentación nada es lo que parece o lo que te dicen que es, para que lo compres y consumas.

Libro de Soledad Barruti. Foto: Planeta

“La alimentación moderna es una industria pujante hecha por fabricantes de cosas que no son comida. Empresas químicas, perfumistas, publicistas y laboratorios que por el mismo precio aíslan y reproducen probióticos y hacen vitaminas, hormonas y colorantes. Entre todos manipulan los pocos ingredientes repetidos hasta hacer que cada producto parezca lo que no es”, asegura la autora.

“Se trata de un secreto impreso en letras minúsculas e invisibles en los rótulos de cada envase. Si los leyéramos nos enteraríamos de que ni los cerales “integrales” son muy distintos a los que ofrecen chocolate crujiente, ni las galletas rellenas de crema son tanto peores que las que parecen de salvado”.

Te puede interesar:  Estreno nacional en la UNAM del documental Silencio radio, de Juliana Fanjul

Y en esa estructura riesgosa para la salud el azúcar se coloca a la cabeza y es considerada por expertos la responsable de la crisis de malnutrición y obesidad que vive el mundo, debido a que su composición molecular dista mucho de ser la idónea para que el organismo humano la metabolice y elimine, pese al éxito que tiene en niños y adultos.

Desafortunadamente, muy cerca de esa dulce posición se ubican la leche y sus derivados, con un riesgo que inicia con las vacas que los producen y que tienen vidas que resumen un compendio de dolor y explotación, aderezado con toda clase de químicos que garantizan una producción suficiente y que, con todos el peligro que esto representa, alcanzan a millones de madres y niños que son bombardeados con un marketing efectivo.

Soledad Barruti (Buenos Aires, Argentina, 1981): Es periodista y escritora. Trabaja en temas vinculados a la alimentación y la industria alimentaria en programas de radio y televisión, y en distintos medios gráficos como el diario La Nación y la Revista Mu. Sobre esa temática también brinda charlas en universidades nacionales e internacionales y ciclos en todo el país y en el exterior. En 2017 estrenó Extinción, una conferencia performática en el Teatro Nacional Cervantes que luego fue presentada en México. Otros libros publicados: Su primer libro de no ficción, Malcomidoscómo la industria alimentaria argentina nos está matando fue editado por Planeta en 2013 y se convirtió inmediatamente en un best seller que se continúa leyendo hoy.

Comments are closed.