El Perro Raro

Queremos que nuestro vino sea platicador, bebible, dicen los hacedores de El Perro Raro

Ivonne Fuentes e Iván Ávila son personas con la que podríamos hablar de muchos temas. Entre ellos reírnos porque la vez le dijeron a su familia que se iban a dedicar al cine, no supieron decir de qué iban a vivir. Claro, cuando hablaron de cómo una tarea extra podía generarle cierto dinero, expusieron la idea de ¡hacer vino en México!

Ciudad de México, 17 de septiembre (MaremotoM).- El vino El Perro Raro viene del cine o de los tiempos libres del cine. La hacen dos personajes que se dedican a las películas, a los documentales, a todo lo que tenga que ver con la pantalla. También son aficionados al vino y con mucho esmero hacen una bebida riquísima.

Ivonne Fuentes e Iván Ávila son personas con la que podríamos hablar de muchos temas. Entre ellos reírnos porque la vez le dijeron a su familia que se iban a dedicar al cine, no supieron decir de qué iban a vivir. Claro, cuando hablaron de cómo una tarea extra podía generarle cierto dinero, expusieron la idea de ¡hacer vino en México!

El Perro Raro
Les compartimos esta hermosísima imagen que nos diseño el talentosísimo Alejandro Magallanes en vísperas del vino 2021. Foto: Cortesía Facebook

Bueno, no podríamos hablar de economía con ellos, pero lo cierto es que cada cosa que hacen, un documental o un vino que se llama El Perro Raro, tiene una gran cuota de entusiasmo y romanticismo. Lo que no es poco en estos tiempos tan tecnológicos y de Tik Tok.

Le hicimos rápido la entrevista por un error de fecha. Yo pensé que festejaban el décimo aniversario de El Perro Raro el 30 de agosto, pero en realidad ya lo habían hecho (con sold out) el 20. No obstante el pequeño error, fue una grata conversación que ustedes verán en YouTube completa.

ENTREVISTA EN VIDEO A IVONNE FUENTES E IVÁN ÁVILA

“En proyectos como de este tamaño, diez años es mucho tiempo, son muchos retos para superar. Nos pesan los 10 años, pero estamos contentos”, dice Iván Ávila.

Ivonne cuenta que van una vez al año y es para ellos un goce completo, cambian de paisaje, de gente, de clima y de oficio.

“Lo que hacemos es cine y es un viaje hacer vino, un viaje emocional y físico”, afirma.

El vino tarda un año, lo embotellan al año siguiente y luego empiezan a vender. “Es un proceso muy extendido”, afirma Iván.

Te puede interesar:  ¡Ya termina septiembre! Festeja a la Patria en W México City
El Perro Raro
En comparación con el cine, el vino es algo tangible. Foto: Cortesía

“En comparación con el cine, el vino es algo tangible, disfrutamos el proceso de hacerlo, es algo muy físico y eso ayuda a equilibrar los procesos del cine, donde necesitas a mucha gente, que es algo largo y tardado. Lo mejor de hacer vino es que tienes vino en tu casa para beber”, agrega.

“Cada añada que nosotros hacemos tiene su propia historia y es ir generando la historia dentro de la marca. En eso se parece un poco al cine. Vamos escribiendo pequeños cuentos”, afirma Ivonne Fuentes.

El vino ha ido encontrando un perfil de lo que los dueños querían hacer. “Empezamos de una manera empírica, tuvimos un taller donde aprendimos y nuestros primeros vinos no sabían a nada. Luego contratamos a un enólogo, lo que pretendemos es un vino que sea muy bebible, muy platicador. Vamos haciendo las mezclas, tendremos la base que es un Cabernet Sauvignon, no es un vino pesado ni cargado. Es un vino muy balanceado”, dice Ávila.

El Perro Raro
Los creadores de un vino excelente: Ivonne e Iván. Foto: Cortesía

“El vino y el cine se parecen mucho a los problemas de distribución de los productos nacionales. Tener una marca nacional se vuelve una dificultad, el vino que viene de Chile tiene unos aranceles más baratos de los que pagamos nosotros. Los insumos los pagamos en dólares y eso encarece mucho las cosas. Tenemos dos impuestos muy fuertes, uno del 26 % y el IVA del 16%. Llegamos al mercado con un costo muy alto. En nuestro país, el productor de lo que sea, es el que gana el precio más bajo”, afirma.

El Perro Raro
Los ojos vivaces de El Perro Raro. Foto: Cortesía

“La estrategia de competir es a partir de volver el trato muy personal, es como un plus que le damos a la marca, que es boutique. Es un comercio artesanal, alternativo”, dice Ivonne Fuentes, quien también nos comenta que se llama El Perro Raro a raíz de una postal antigua que revela la rareza de sus actividades: Un perro con un moñito que mueve los ojos.

Iván e Ivonne han realizado una serie sobre la cumbia mexicana en la ciudad y están preparando proyectos para el cine.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*