Enriqueta Muñiz

¿Quién fue Enriqueta Muñiz? Operación Masacre, de Rodolfo Walsh: una revolución de periodismo (y amor)

Cuando Rodolfo escribe: “Hay un fusilado que vive”, todavía no se había publicado A sangre fría, de Truman Capote y tampoco se sabía que había al lado de él una periodista muy joven, con la que tuvo una relación secreta de pareja y que ahora su familia, luego de muerta Enriqueta Muñiz, en 2013, publica todos los diarios que ella escribió de puño y letra durante la investigación.

Ciudad de México, 12 de junio (MaremotoM).- Casi todos dicen que Rodolfo Walsh es el mejor escritor argentino y que su obra Operación masacre, ha creado los límites y las posibilidades de la no ficción, hoy tan en boga.

Cuando Rodolfo escribe: “Hay un fusilado que vive”, todavía no se había publicado A sangre fría, de Truman Capote y tampoco se sabía que había al lado de él una periodista muy joven, con la que tuvo una relación secreta de pareja y que ahora su familia, luego de muerta Enriqueta Muñiz, en 2013, publica todos los diarios que ella escribió de puño y letra durante la investigación.

Hay además documentos y fotografías y cartas y poemas enviados por Rodolfo Walsh, en un documento absolutamente extraordinario no sólo para comprender esa obra máxima del periodismo y la literatura, sino también para saber cosas de la historia reciente de la Argentina.

Eran tiempos duros para las mujeres periodistas. Te mandaban a hacer horóscopos, las noticias sociales, las de espectáculos (de vez en cuando, porque muchos de los responsables de esa información eran hombres) y te perdías en esas tareas que no tenían brillo, aunque eran imprescindibles para que un diario saliera o para que EL periodista consiguiera todo lo que necesitaba saber para hacer una nota.

En ese sentido, Rodolfo Walsh no peleaba por la liberación de la mujer y muchas de las organizaciones de izquierda en ese momento eran absolutamente machistas.

Precisamente por eso y porque tal vez estaba enamorada de Rodolfo Walsh es que Enriqueta Muñiz, nacida en Madrid en 1934, cuando tenía 22 años, comienza a llevar un diario para relatar paso a paso la investigación.

Enriqueta Muñiz
Su letra redonda es la que se puede ver en el libro editado por Planeta Argentina en 2019. Foto: Cortesía

Su letra redonda es la que se puede ver en el libro editado por Planeta Argentina en 2019: Historias de una investigación. “El libro que el lector tiene en las manos es una pieza fundamental para comprender una de las más singulares y de las más revolucionarias experiencias en el contexto de las letras americanas (subrayo la palabra para que se comprenda que la uso a conciencia). Aunque Operación masacre (como experiencia de escritura, como experiencia periodística, como experiencia literaria y como experiencia de vida) ocupa un lugar que hoy sólo los necios o los mal intencionados pueden negarle, toda prueba adicional que nos evite confrontarnos con la banalidad del mal (o la maldad de los banales) será siempre bienvenida.

Este libro incluye: 1) El diario de trabajo de Enriqueta Muñiz mientras asistía a Rodolfo Walsh durante la investigación que culminó con la publicación de la primera edición de Operación masacre (1957), revisado y anotado por el propio Walsh (me emocionó reconocer su letra a primera vista). 2) Dos originales mecanografiados de cuentos publicados por Rodolfo Walsh (“Tres portugueses bajo un paraguas” y “Zugzwang”), acompañados de una breve nota mecanografiada (me emocionó reconocer la máquina de escribir de Walsh a primera vista) donde, entre otras cosas se lee: “En V. y L. [Vea y Lea] me han masacrado [la palabra aparece entrecomillada a mano] el cuento. Como en cierto modo lo escribí para vos, te dejo una copia por si alguna vez te dan ganas de leerlo. Pero a V. no le entregues el otro que te di, rompelo simplemente. Por las dudas te dejo también una copia de la carta que acabo de despacharte”. 3) La carta consta de tres folios mecanografiados titulados “Diario para H. –31 de agosto,1957” a los que se suman otros tres fechados en “Diciembre 19 y 20 (la segunda fecha agregada a mano), pero que parecen parte del mismo proyecto de escritura. Lo que allí se lee es extraordinario como índice de una intensísima relación afectiva, no comprometida por casi ninguno de los vicios a los que una sociedad sexista nos tiene acostumbrados. Incluye además un fragmento “de mi diario, de fecha 23 de setiembre de 1953, sin alterar nada”, un par de recuerdos sobre los años de internado de Walsh y el resumen de una novela policial en marcha. 4) La “Relación de Giunta” consta de dos folios mecanografiados que incluyen una transcripción incompleta de la declaración de Giunta sobre los sucesos del 9 de junio de 1956 que constituyen el núcleo de Operación masacre. Es un material valiosísimo para confrontar con la reconstrucción que realiza Walsh en la segunda parte del libro, “Los hechos”. 5) Tres poemas mecanografiados: dos sin título (en el mismo folio) fechados en 1953; otro “A un benteveo”, fechado en 1956: tu pico se hundió en mi corazón: te veo con mi corazón sangrante en el pico, / bien te veo, bien te veo. 6) Una breve nota de Walsh, manuscrita, a propósito del arte de fotografiar”, enuncia el editor Daniel Link.

Te puede interesar:  Centroamérica es una región que sorprendentemente respira y vive una frecuencia similar a México: Diego Olavarría
Enriqueta Muñiz
Enriqueta Muñiz

“Mientras lo iba copiando a toda prisa (era muy largo y tenía que terminarlo antes de las 4 horas), una duda se me instaló en el cerebro: ¿Sería verdad aquello? ¿Sería posible que aquel espantoso relato hubiera tenido alguna vez carácter de acontecimiento?”, escribe con su letra prolija Enriqueta, en una clase de periodismo, con entrevistas de la propia Muñiz, quien antes y después de involucrarse con Rodolfo Walsh en la investigación de los fusilamientos ocurridos en José León Suárez, realizó traducciones en Librería Hachette, escribió literatura infantil y una novela de ciencia ficción y también ejerció el periodismo cultural. Cubrió festivales de cine, participó de programas de radio y televisión y colaboró en La Gaceta Literaria, Vea y Lea, La Nación, Platea, Siete Días y El Hogar. En La Prensa, trabajó durante quince años, fue prosecretaria de redacción y dirigió el suplemento cultural. Integró la Academia Nacional de Periodismo y fue distinguida con los premios Konex (Ciencia Ficción y Literaria), Municipal de Novela, Gente de Letras y Al Maestro con Cariño del Taller Escuela Agencia de Periodismo. Falleció en Buenos Aires el 18 de noviembre de 2013.

Comments are closed.